lunes

2015/10/19 La letra… ¿con sangre entra?

Buenos días Doctor, tengo 24 años soy madre de dos niñas una de 6 y otra de 1, estoy teniendo problemas con mi hija de 6 años ella es hija de mi primer compromiso, con mi esposo actual llevamos una relación de casi 3 años, mi niña esta en 2do. grado paso de una escuela particular a una fiscal, yo antes trabajaba y ella pasaba más tiempo con mi mamá, ahora paso en casa junto a mis hijas pero tengo muchos problemas de conducta con mi hija ella no me quiere obedecer a mi ni a mi esposo para nada y cuando yo la regaño ella llora y dice que yo no la quiero, que soy mala, incluso para hacer sus deberes no quiere pero mi mamá le dice que vaya hacer allá ella si va y hace allá los deberes pero la verdad es que no me gusta ya que mi mamá no le exige a que mejore sus tareas y yo si lo hago (esta mal eso), ahora yo quisiera saber que medida debo tomar mi esposo que no es padre biológico de mi hija quiere tomar medidas el dice que lo deje a él, mi esposo es un poco más enérgico pero ninguno de los dos queremos recurrir al maltrato físico tal vez castigos con las cosas que a ella le guste, y también no se si sería bueno dejar de ir donde mi mamá tan seguido, y también ella ya no quiere dormir en su cuarto dice que no quiere estar sola que le da miedo y se pasa a mi cuarto. Espero usted me pueda ayudar a tomar una buena decisión gracias.


Estimada Carolina: Me parece que su hija ha tenido que pasar por circunstancias difíciles, que en una niña pequeña dejan huellas muy hondas y que la predisponen a manejarse a la defensiva y/o le generan una inestabilidad derivada de sentimientos encontrados. Ha tenido que lidiar con la ruptura de su primera relación; no ha tenido una continuidad de vínculo con el padre; no ha visto una relación de armonía entre sus padres; la abuela la cría y desarrolla afectos y después tiene que dejarla y volver con la mamá... Son demasiadas situaciones emocionales estresantes y de separación para una niña... Como madre tendría que tener esto en cuenta y ser muy sensible para comprender por todo lo que ella ha pasado y sigue pasando.

No es fácil retomar una relación así. Se requiere de mucha paciencia y comprensión.  Para nada recomendaría un régimen de sanciones y castigos, lo cual no quiere decir que ella no requiera límites. El asunto es que los límites tienen que partir de ganarse su confianza, no de someterla e imponérselos. Los límites se ponen con cariño y comprensión. Más que preocuparse por sus tareas escolares, procure jugar con ella, entienda que es una niña y sólo encontrará su nivel de manera gradual y natural. 

Si tiene una buena relación afectiva con su abuelita y las separan drásticamente, eso traerá problemas y un nuevo sufrimiento a la niña por otra separación, especialmente porque ha sido el lazo de cariño en el que se apoyó.  Si ahora tiene que dejar de verla probablemente aumente su inseguridad, su angustia y la vea a usted más como un ogro que como una madre amorosa.

Lo que es indispensable ahora es ayudarla a ganar confianza en sí misma, más aún, ahora que tiene una hermanita y un nuevo papá... Realmente se siente un poco forzado que él padrastro "sea quien imponga el orden" con formas que no nacen del cariño… Muy difícil obtener así un buen resultado para el futuro de su hija, ya que esto puede ser muy desestabilizador para su salud mental. Se trata de una situación en la que todos tienen que cambiar un poco su actitud hacia ella. 

Los padres solemos preocuparnos más de las cosas formales y no de los afectos; a veces nos importa más el que “se porte bien”, "que se saque buenas notas" -es decir, que no nos cause problemas- más que el desarrollo de su autoestima, su alegría y la confianza en sí misma.  

Una niña que muestra problemas de conducta, está reflejando un estado emocional perturbado, que tiene que ver con ella misma, con su propia historia, con sus relaciones afectivas más importantes. Muchas veces no nos damos cuenta de que todo esto está relacionado con el entorno emocional en que ha vivido y con sus primeros años de desarrollo.

No deben  sobre-exigirle un buen comportamiento sino que usted debe centrarse en desarrollar una relación afectuosa y de confianza emocional con su niña… Eso requiere mucha paciencia… y, sobre todo, amor.

Si les es posible, háganla evaluar por un(a) psicoterapeuta emocional, que precise mejor lo que puede observar en ella.Creo que la recomendación de que evalúen a la niña y su situación (la de ustedes), ayudaría más consistentemente.


No hay comentarios: