martes

Para Consultar

Haga clic en la palabra "comentarios",  abajo de esta entrada, y luego haga clic en "Formulario de Comentarios". Encontrará un recuadro debajo de "Haga su comentario". Escriba ahí su consulta. Donde dice "elegir una identidad", haga clic en ANÓNIMO y luego haga clic en "Publicar Comentario".  Le responderé de todas maneras aunque  puedo tardarme unos días.

lunes

2016 08 17 Depresión Mayor

Estimado Dr. le agradezco se haya tomado la molestia de abrir mi correo... Soy una mamá mexicana. Mi hijo tiene 29 años y estoy desesperada porque ha ido con muchísimos doctores y nadie le resuelve su problema. Le resumo. Empezó sintiendo una tristeza muy grande sin saber por qué,  que lo imposibilitaba de todo literalmente.  Lo trataron con medicamentos para la depresión, sin mucho éxito porque los efectos secundarios lo hacían sentir peor (mucho sueño, cansancio, desmotivación etc. ) y sentía que su capacidad intelectual iba disminuyendo (mi hijo era un chico sumamente brillante y muy exitoso) hace aproximadamente un año, le hicieron un EEG del que resulto "Una disfunción subcortical profunda" no entiendo muy bien que es, pero le empezaron a dar muchos medicamentos la mayoría creo eran para tratar esquizofrenias y manías (no se si estén bien indicados)... pero el sigue sintiéndose muy mal, algunos de esos medicamentos fueron:
Citox (escitolopram), Clorazepam  y uno que no recuerdo el nombre, pero  después de tomarlo le provocó que se le tapara nariz y se le cerrara la garganta con una hinchazón en la cara. El último al que le cambió fue la risperidona, yo leí los efectos secundarios y me da mucho miedo... quisiera que usted me dijera si mis miedos son fundados... el problema también es que ya esta cansado y no quiere ya tomar nada. ¿Usted cree que en base al EEG se esté tratando adecuadamente? Yo he pensado pero no me atrevo por temor a equivocarme... que pruebe a dejar los medicamentos, dar una buena suplementación (vitaminas minerales omega etc) y ver como se siente.
De corazón le agradezco el que pueda darme su opinión. Por lo menos ahorita que estoy sumamente nerviosa por ese nuevo medicamento.



Estimada amiga, lo más importante para enfocar un tratamiento es el diagnóstico. Por lo que describe, de la sintomatología de su hijo, podría ser una Depresión Mayor, componente de una forma de trastorno bipolar. Sin embargo, importaría que se descarte una esquizofrenia u algún otro trastorno.  

Como comprenderá, la comunicación por esta vía no me permite hacer un diagnóstico adecuado, tal como uno lo consigue cuando uno tiene la entrevista directa con el paciente y encuentra mejor argumentación clínica para los objetivos de diagnosticar y orientar el tratamiento.

Es indispensable el tratamiento permanente, insisto, en base a que un buen profesional tenga claro el diagnóstico. Lo más probable es que se trate de un trastorno bipolar con Depresión Mayor como manifestación predominante.

El registro del EEG, en realidad es complementario y de alguna manera difuso, pero muestra alteraciones de función en zonas que tienen que ver con la afectividad, lo cual va en sintonía con el cuadro clínico.

Los psicofármacos suelen tener efectos secundarios y la elección de tomarlos considera lo que se llama “el mal menor”, es decir, si corrige el trastorno mayor, habrá que tolerar estos efectos. Se trata de buscar el medicamento que mejor le vaya, sin reaccionar “pateando el tablero”, es decir, requiere tratamiento "sí o sí". Entonces, con su médico, hay que armarse de paciencia y encontrar las dosis y las combinaciones que mejor se adecúen a su caso, pero de ninguna manera dejar el tratamiento. 

Puede pedir una segunda opinión a un Psiquiatra que tenga mucha experiencia y la ayude en este caso, pero, tampoco se trata de ir dando vueltas buscando opiniones porque podría no estarse aceptando lo que ya es evidente. Si está claro el diagnóstico, es necesario persistir con el mejor de los profesionales encontrados o con quien mejor se entienda su hijo y seguir con el tratamiento con él. 

No apoye el rechazo al tratamiento, mas bien apoye la necesidad de hacerlo a toda costa. El riesgo es que si no se logra el control, el cuadro se va profundizando, presentándose riesgos, incluso para su vida.

Le sugiero que, si ya visitó a varios colegas, con alguno de ellos debe haber funcionado mejor. Retome el tratamiento de su hijo con él y comprométase a seguir sus indicaciones. Mantenga comunicación sobre las posibles molestias y juntos encuentren la solución y tengan la paciencia para superar las dudas. En ningún caso deje el tratamiento.

2016/08/11 Una historia traumática

No soporto a mi padre. Desde chica siempre maltrató a mi madre y cuando nos retaba a mí y a mi hermana mayor nos decía cosas como "eres una pobre plasta", "yo no soy papá de cagadas como tú", "animal, vienes del infierno". Mi mamá trabajaba y él se quedaba en casa "cuidándonos". Ella pagaba el dividendo, comida, etc. Luego vendieron la casa y mi papá con ese dinero puso un negocio. En menos de un año se aburrió de la gente y de que el arriendo estaba muy caro y lo cerró. Él le debía a mi mamá un préstamo del banco por 2.000 usd aprox y otros 2.000 usd que eran de ella. Mi madre le exigió que se los pagara, como él no hacía caso ella le dio un puñetazo en el pecho y el la empujó y cayó por la escalera. Finalmente él devolvió el dinero del préstamo del banco pero no el de mi madre, gastó todo solo y no le dio nada a ella. Yo puse una denuncia para solicitar que se separaran. Nos fuimos donde mi abuela, yo quedé embarazada de mi primera hija (con 16 años) y un tío molesto por la situación me corrió de la casa. Me fui donde mi ex novio, padre de mi hija y tuve que llegar a vivir con mi padre porque nadie más podía tenerme. Mi hermana mayor se había ido a otra ciudad y mi hermana menor se quiso venir conmigo. Mi mamá nunca hizo nada por recuperarnos, y tuve que retirar la demanda para que no nos mandaran a un orfanato. 

Mi papá vivía en una pieza, entonces un tío nos prestó una cabaña que tenía en el patio para que viviéramos. 4 años después mi madre compró un departamento y nos fuimos con ella. Yo guardaba mucha rabia contra ella por abandonarnos, pero por mi hija no podía irme a otro lado.A mi papá mi tío le pidió de vuelta la cabaña prestada, mi padre lejos de agradecer se molestó y nunca más volvió a verlo ni siquiera al funeral. Se quejaba siempre de que le cobraran $40 usd aprox por concepto de agua y luz, alegando que él no gastaba tanto, sin tomar en cuenta que no pagaba arriendo ni nada.Con el tiempo conseguí un novio y trabajo, y mi mamá también consiguió novio. Entonces nos pidió irnos, porque se pensaba mudar. Me tuve que ir con él a vivir donde mi papá alquilaba una habitación, pero ese novio que yo tuve no tenía trabajo, ni pensaba tenerlo según me doy cuenta ahora. Llegué a vivir a las piezas, arrendando dos con mi sueldo, una para mi hija y mi hermana menor y otra para mí y mi novio. Mi papá quedó debiendo su pieza y dijo al dueño que yo debía pagar, pero el dueño supo que no era cierto. Junté un dinero para poder irnos y pagar mes de garantía, mi papá consiguió una casa en alquiler, y tuve que pagar el mes de garantía y la mitad del mes normal. Mi papá no aportaba en nada para el alquiler, sólo yo pagaba. Entonces me fui donde mi hermana mayor unos meses, busqué trabajo, pero no encontré más que uno donde llegaba casi de madrugada a la casa, me asaltaron, empecé a andar mal y volví donde mi padre porque me llamó diciendo que volviera, que tenía un trabajo mejor y yo pagara un % del arriendo, y que necesitaba que estuviera con mi hermana menor. Llegué en dic. del 2015 y al entrar a la casa me dice que perdió el trabajo. Conseguí un trabajo y pagué en mi parte del arriendo y él no puso la suya. Conseguí otro novio y quedé embarazada. Mi hermana menor (de 17 años), quien cuidaba a mi hija por las tardes, se fue a quedar con mi hermana mayor una temporada y tuve que dejar el trabajo porque me sentía pésimo de salud y nadie cuidaría a mi hija. Pagaron mi finiquito y mi papá me pidió prestado el dinero para pagar el arriendo. Jamás me lo devolvió. Después nadie volvió a pagar el alquiler. 
Mi novio ahora tiene trabajo y se vino a vivir conmigo y quiere pagar el alquiler, pero sé que mi papá va a aprovecharse de él. Él dice que aquí no pagaremos garantía, pero yo ya no soporto a mi padre, no sé qué debería hacer.


Estimada amiga, me has relatado una larga historia y, aún así, sé que tienes mucho más para contar. No sé qué edad tengas, pero el primer gran reto que observo es el de tener que sacudirte del resentimiento y de los recuerdos negativos de toda una vida. De alguna manera tienes que empezar una vida distinta, no solo en el sentido de encontrar mejores relaciones en tu entorno (trabajo, amistades, pareja), sino, también, darte cuenta de que sigues cayendo siempre en el amparo engañoso de tu familia de origen.

No estoy hablando de algo sencillo; ten presente que tú misma te has ido limitando las posibilidades al hacerte de hijos tan temprano en tu vida. Esto me dice que hay dificultades para conducir tu vida, emocional y materialmente hablando. 

Deja de lado el lamento y deja de esperar que el resto cambie. Ingéniate alguna forma de vivir aparte y cuidarte, respetarte y hacerte respetar. Hay mucho maltrato en tu vida y no tiene por qué seguir ocurriendo, pero ahora depende de ti. Encuentra algo digno y, con humildad, empieza a crear experiencias positivas, de amor. 

Tú misma obsérvate y ve de qué manera reaccionas. Trata de no enojarte demasiado y cuida a tus hijas con amor. Trata de no depender demasiado de nadie y que lo que obtengas sea producto de un reconocimiento.

Parte de la solución podría ser irte a algún otro lado, lejos de la familia, algo que te dé una mayor sensación de empezar de nuevo. Trata de hallar un espacio propio o formar un hogar de amor y autoestima saludable; trata de cultivar un carácter amable.  Eso te abrirá las puertas de un espacio que irás conociendo y gozando.  La felicidad te espera al final de este camino;  más bien, diría, te empieza a acompañar cuando transitas por él.

Cabe también que consultes con un terapeuta para que te oriente si sientes que no lo puedes hacer sola.


¡Suerte!

2016/08/11 Con esfuerzo y sacrificio, hasta el cielo se llega

Hola buenas noches doctor, bueno yo tengo un problema particular hace 4 años cuando estaba en la universidad tenia mi enamorada, teniamos una relacion de 4 años en las cuales habian altos y bajos, pero llego un momento en que la relacion se acabo y no la vi por 2 meses y es ahi que empece a salir con una amiga de la misma universidad, la cual era todo lo contrario a ella, era divertida, amable, todo lo contrario, tuvimos 4 meses maravillosos en el cual ella quedo embarazada, pero para eso ya no estabamos bien, mi ex me habia buscado y queria volver y ella regreso de una forma completamente distinta incluso con chantajes de que queria matarse y eso, y cometi el gran error de aceptarla de nuevo y abandone a la mujer que me queria estando embarazada la deje a su suerte,sabe no dure mucho con la otra persona no era lo mismo, era practicamente una obligacion para mi inclusive me prohibio ver a mi hija cuando nacio, me volvio una persona sin sentimiento y sin corazon, pero como nada dura para siempre terminamos de mala forma pero se acabo y es ahi donde decido amarrarme los pantalones e ir por mi hija y mi mujer, pero ella practicamente el amor que me tenia se habia esfumado casi en su totalidad y vengo luchando casi 8 meses por ella, porque a mi hija practicamente la he recuperado ahora soy un buen padre, el problema es ella le hice mucho daño con mi ausencia durante el embarazo y practicamente un año mas, doctor la quiero mucho, ella lo intenta tambien pero estamos entre idas y vueltas y eso a mi me esta matando no puedo concentrarme en mi trabajo, en nada ahora hace poco me ah dicho que va a tomar una decision definitiva y la verdad imaginara como estoy, lo bueno es que aun siempre me dice que todavia me ama pero la habladuria de la gente o los comentarios hacen que ella vuelva a recordarlo todo, doctor que me aconseja seguir insistiendo?


Estimado, la verdad es que tiene usted los lentes de la vida bastante desenfocados. Lo suficiente como para no ver dónde está el bien y el mal. La madre de su hija tiene razón en desconfiar; es muy duro aquello por lo que la hizo pasar. Más que nada porque es usted capaz de dar virajes radicales en momentos tan importantes como la culminación de una relación de amor, a la hora en que va a tener a su hija.

Hay algo en usted que es frágil y pareciera necesitar estar en conflicto. Antes el conflicto era con la otra enamorada, ahora es acerca de si lo dejan o no. Un alma en conflicto. Me parece que debe tener usted dificultades para sostener una relación estable. Quizás tenga poca paciencia y su tolerancia esté todo el tiempo a prueba. Ahora, todo parece medio forzado… 

Yo le sugeriría que vaya donde un psicoterapeuta para que lo ayude a encontrarse y enfocar sus posibilidades de amar con equilibrio. De otra forma, tengo la impresión de que, "si no es esto, será aquello", pero los conflictos lo acompañarán en cualquier relación.

Por supuesto que vale la pena seguir buscando rescatar el vínculo que partió de un amor equilibrado. Persevere, pero con humildad, con paciencia, sin demandas exageradas a que el otro ceda. El verdadero amor se fortalece de la tolerancia a la espera. La inmadurez, al contrario, todo lo quiere ¡ya!  Es muy fácil que se frustre o se desespere. 

Hágame caso, revise sus emociones con un profesional, un psicoterapeuta. No basta la buena voluntad, también tenemos que estar suficientemente equilibrados para crear una familia.

2016/08/08 Virginidad Perdida

            
Buenas tardes doctor. Estoy preocupada con mi vida sexual. Perdí la virginidad hace un año y medio y desde entonces he probado cinco chicos, todos ellos con un mal resultado. La penetración no me da placer, de hecho a veces me duele. Lo único que me agrada es el sexo oral. Nunca he conseguido llegar al orgasmo. Además me aburro fácilmente de ellos (creo que porque sigo buscando a uno que me guste). ¿Esto tiene solución o existen chicas que no sienten placer en la vagina? ¿Qué me recomienda? Gracias.



Un tema siempre importante para hacer comentarios al respecto, es saber la edad de la persona que consulta. Pero, partiré de la palabra que has elegido para definir tu inicio sexual: “perdí la virginidad”. Da la impresión de que involucra realmente una pérdida. Es posible que aún te duela esa pérdida o que quizás no estabas preparada para ello.  Estoy refiriéndome estrictamente a razones de tipo psicológico y emocional.

Mucho tiene que ver también el grado de madurez que una mujer lleve al encuentro con el varón, tanto como la experiencia de éste en las artes amatorias. Es importante que no sea un acercamiento puramente mecánico, sin lugar para la excitación previa y para el desarrollo de caricias o jugueteos que propician la disposición y lubricación naturales. Entonces, es cuestión de darse el espacio y tiempo necesarios para que la excitación desarrolle y se exploren todas las sensaciones que emergen de nuestro cuerpo.

Uno de los incentivos que favorecen el placer sexual es el afecto o la posibilidad de incluir ternura. Uno de los elementos perturbadores, en cambio, es el estar pensando en lo que pasa o en lo que tiene que pasar. También, influye el ambiente, no sólo el físico; la sensación de confianza importa. Para ello, es recomendable que las personas se encuentren muchas veces, se exploren física y emocionalmente. Lo menos común es que en una sola vez o en un encuentro furtivo se encuentre el mayor placer.

Dentro de la fría estadística, sí se señala que un alto porcentaje de mujeres no llega a tener orgasmos vaginales más si clitorideanos. Muchas veces el orgasmo femenino  solo se logra por la vía de la estimulación del clítoris; incluso, hay diferentes formas de lograrlo, variables que tienen que ver con cada persona y su particular sensibilidad.

Hablé al comienzo sobre la importancia de una madurez en el encuentro. Si, por ejemplo, una persona tiene dificultades para establecer una relación de intimidad, si teme el compromiso o si tiene interferencias con respecto a la culpa por tener sexo (la virginidad perdida), temor a embarazarse, etc., es posible que no se logre relajar lo suficiente en el momento del coito. Hay que hacer mención también que si se ha dado un exceso de inhibición previo al inicio de la práctica sexual (por ejemplo, empezar después de los 25 años), algo pesará en el sentido de experiencia no vivida o entrampada en el clítoris.

Las fantasías de sometimiento si se es penetrada o, más aún, de que se es dañada, pueden influir. Muchas veces estas fantasías provienen de haber visto o escuchado el coito de los padres en una etapa en la que como niña no estaba en condiciones de entender o distinguir las expresiones de placer, diferenciándolas  de posibles manifestaciones de dolor.

Bueno, es un tema amplio. Espero que le sirva lo que le he dicho. No deje, tampoco, de considerar una visita a su ginecólogo.

2016/08/03 Te amo para siempre hoy... no sé mañana

Hola Doctor. Le agradecería mucho que pudiera brindarme su ayuda. Verá, mantengo una relación seria con un hombre 20 años mayor que yo. No amamos mucho y todo va bien pero no puedo evitar tener una sensación muy desagradable que me entristece mucho.
Él estuvo casado anteriormente, también estuvo prometido después a otra mujer (aunque no llegó a casarse con ella) y ha tenido ese tipo de relación tan seria y plena (como la que tiene conmigo ahora) con otras dos mujeres y con todas duró muchos años. La sensación que tengo es que su relación conmigo, después de que él haya pasado por todo eso en otras 4 ocasiones no le va a resultar satisfactoria a mi pareja. Para mí es la primera vez que tengo una relación seria y que me enamoro y estoy muy emocionada y tengo muchas ganas de que descubramos juntos cosas nuevas y de que vayamos a sitios... de que vivamos experiencias y disfrutemos del amor. Pero el problema o la razón de que yo me sienta mal es que mi pareja ya ha vivido todo eso ¡cuatro veces! no una o dos, ¡cuatro! y tengo la impresión de que como él ha viajado por todo el mundo y hecho un montón de cosas siempre acompañado de sus anteriores mujeres no va a encontrar esas experiencias novedosas ni especiales ahora que las vive conmigo. Me siento prescindible a su lado, no me siento especial ni siento que sea capaz de aportarle ninguna experiencia nueva o sensación nueva o ningún recuerdo que sea especial y solo nuestro. Creo que para él va a resultar monótono volver a pasar por lo mismo y que no va a disfrutar de nuestra relación tanto como yo ni va a estar tan ilusionado. Sé que ahora es mi momento y las demás mujeres no me importan pero a todas ellas les dijo que eran el amor de su vida y ahora ya no están, del mismo modo que a mí me dice ahora que soy el amor de su vida y que quiere estar para siempre conmigo. Tal vez es que no veo como un privilegio que una persona así me diga eso porque ya se lo dijo a muchas otras y eso no me hace sentir especial niexclusiva.
Me siento como algo que se puede reemplazar, como un juguete del que has tenido 4 versiones más a cual más nueva pero a medida que cambias el modelo el juguete sigue siendo el mismo y las experiencias las mismas y cada vez las afrontas con menos empeño e ilusión. Lo he hablado con mi pareja y jura y perjura que no me ve de ese modo pero la sensación que tengo continúa. No me siento privilegiada ni afortunada porque él me diga que me ame y que soy el amor de su vida y no me lo termino de creer del todo.
Por cierto, él tiene 40 años y yo 20. Un saludo y gracias.

Algunas cosas que me dices me parecen muy claras. Si lo hizo una vez y luego otra y otra, seguramente puede volver a pasar. Tienes toda la razón. 

Aunque no lo creas, la única que puede marcar la diferencia eres tú. Él parece tener un temor al compromiso aquel de “hasta que la muerte nos separe” y puede jugar todo el tiempo al juego del enamoramiento, ese sentir especial que nos depara el momento idealizado de los primeros  –a veces prolongados-  tiempos de una relación de pareja.

Quizás el punto de partida para manejar una relación como ésta sea que cada día consideres que puede ser el último… o que no te interese tener el “título de propiedad” o la posesión de "tu amado”.  

Ten presente que él te induce a sentir inseguridad y temor al abandono. Necesitas estar muy segura de ti a la hora de embarcarte en este vuelo, sabiendo que en cualquier momento se puede acabar y... ¡ya! 

Entonces, seguir con esta pareja solo te conviene si estás en posición de decirte a ti misma: "fue bueno mientras duró…"  Sólo en este caso te quedará suficiente autoestima como para saber que lo que disfrutaste fue algo que te enriqueció interiormente, particularmente si tu entrega es sincera y “no esperas nada a cambio” y que te sientes aún más valiosa como para emprender otra relación, habiendo aprendido algo sobre la elección de pareja y la capacidad de sobrevivir a la ausencia.

Aún si tuvieras otra pareja, más estable y confiable en su posibilidad de compromiso en el tiempo, siempre es mejor no aferrarse o sentir que uno depende demasiado del otro. Tienes que cultivar el sentimiento de que tú eres alguien que vale, que estás viviendo una experiencia que tú has elegido, tal cual es… con todo lo que conlleva, pero sin perderte a ti misma en el intento.

Ahora, si nos ponemos a mirar con lupa, es posible que justamente hayas elegido la pareja “imposible” por diferentes razones. Una de ellas sería porque en el fondo deseas y temes  a la vez esa intensidad de ser todo para él… Aunque no lo creas, esos niveles de amor que conllevan demasiada atracción, con mucha dependencia, nos mueven sentimientos encontrados y nos ponen a la defensiva. 

A veces, justamente el saber que nos van a dejar, hace que nos entreguemos con todo, que nos aferremos, en particular si alguna experiencia de abandono o falta de cariño nos acompañó en la infancia temprana. Pero, el final es el mismo: ocurre el abandono o un aferramiento que tolera todo a costa de nuestra estima personal.

Si observamos el famoso "40 y 20", vemos que es la edad compatible para una relación entre alguien que podría ser el padre del otro. Es muy fácil –y frecuente- que los sentimientos se confundan y, en medio de todo ello, aparezcan esos amores idealizados que tuvimos o hubiéramos querido tener cuando éramos muy niños. Todo eso mueve sentimientos encontrados y, a veces, justamente nos relacionamos con un abandonador, con quien repetimos nuestra experiencia ya vivida en ese sentido. Esto nos trae dificultades para abandonar los objetivos infantiles en pro de una relación adulta y sana. 

Ese abandonador al que nos referimos, en realidad, lo que hace es depositar en sus mujeres el propio abandono vivido o la ausencia del sentimiento de haber sido querido o, quizás,  el haber sido engreído hasta darse cuenta que esto no es lo mismo que ser querido.

Si crees que lo vas a cambiar, estas perdida. Lo único que puedes hacer es cambiar tú. Toma la experiencia como algo que te ayude a crecer.  Si es necesario, permítete la experiencia de renunciar a él, si crees que es lo mejor. La renuncia nos hace más fuertes, nos da la oportunidad de aprender a manejar mejor la idealización y, mejor aún, nos protege de catástrofes emocionales… 

Es como querer hacer la casa donde antes pasó un huayco... y probablemente vuelva a ocurrir.  Idealizar es creer que no va a pasar. Madurar es estar preparada para cuando pase… o construir la casa en otro lado.

Bueno, tienes 20, es tu decisión, nadie puede decidir por ti… De repente necesitas vivir la experiencia. Madurar en la vida es eso: lograr tomar decisiones por uno mismo. En eso nos asiste el poder discriminar qué es lo mejor para nosotros y asumir con entereza la consecuencia de nuestras decisiones sin culpar a nadie.

2016/07/14 Una duda donde no cabe duda

Hola
Antes que nada muchas gracias por ofrecer de manera gratuita su ayuda.
Tengo una duda que quería consultar con alguien.
Lo que me pasa es que llevo mucho tiempo que voy como cambiando de estado de ánimo. Cuando estoy mal, estoy muy mal, al punto de desesperada, sin energía... Pero luego eso cambia y estoy muy bien. Por eso no pensaba que tuviera depresión, pero un psicologo me ha dicho que cree que tengo depresión y no entiendo bien, es posible tener depresión y tener días buenos? Porque hay días en las que entiendo toda mi vida y otros en los que creo que todo va abocado al desastre. En los momentos malos me pongo muy irritable y hago cosas de las que después me arrepiento y que me perjudican, destrozo relaciones etc.
Luego por otra parte cuando estoy mal me da la impresión de que la gente me odia. En sus gestos parece que veo desprecio, o falta de afecto o falsedad... Y no sé si es real, porque por ej mi madre dice que no lo es. Eso es un síntoma psicótico?
Luego tengo como mucha culpa, me siento culpable por todo, y esto ocurre siempre, tanto en buenos como en malos momentos.
Gracias!


De lo que no cabe duda es que tienes un problema que se perfila  - por las manifestaciones que, cuando ocurren tienen una dimensión severa, con falta de ánimo, pérdida de energía, irritabilidad, impulsividad hostil-  como un síndrome depresivo de moderado a severo. A esto se suman manifestaciones de angustia y cierta inestabilidad.

Los cuadros de depresión, en tanto se van larvando en el tiempo o tienen un antecedente de predisposición familiar, van desarrollando de manera creciente y más vale atenderlos de manera integral a tiempo. 

Cuando me refiero a “de manera integral”, quiero decir que en la generalidad de los casos existen también problemas con la personalidad derivada de nuestro desarrollo en la vida. El ideal de tratamiento en estos casos es la combinación de psicofármacos (para regular el desequilibrio afectivo) y psicoterapia (para apuntalar la integración y conciencia de nuestros recursos y problemas).

Cuando uno empieza a sentir que los demás nos ven de manera negativa, suele ser que nosotros mismos no hemos logrado mirarnos en el lugar de lo que somos y proyectamos en los demás lo que es una creencia que en principio nos habita. No es infrecuente, en estos casos, que uno viva a la defensiva y reaccione con resentimiento.  Si estos afectos nos habitan, es difícil que prevalezca “el lado bueno” y amable, afectos en los que, seguramente, nos gustaría prevalecer.

En resumen, conviene una buena evaluación, que integre la consulta al psiquiatra y al psicoterapeuta. Parece necesario que, por un tiempo y de manera regular, tome algún antidepresivo, ya que tiene una carga pesada que no va a resolver solo con psicoterapia. Tome el medicamento, que le recete el psiquiatra, sin prejuicios. Suponga que tiene la presión alta y le dicen que tiene que tomar algún medicamento; es lo mismo, necesita equilibrar algo que anda desequilibrado en el ánimo y no le permite lograr plenitud.


2016/07/14 Cuando se pierde la cordura

Hola. Tengo una hermana que tiene preocupada a nuestra familia, ya que de repente ha empezado a decir y hacer cosas que consideramos son disparates o está perdiendo la cordura. Es más relacionada con el tema religioso, dice que está escribiendo un libro (en efecto se pone a escribir página tras página), habla que tiene que hablar con el papa Francisco, que Dios le ha dicho tal cosa, que en tal lugar descenderá Jesús, ha cambiado términos para referirse a uno (lo llama precioso, lindo). Ella tiene familia (esposo e hijo) y forma parte de un grupo religioso católico, y recién estuvo sola debido a un viaje de su familia. Al regresar el esposo la encontró con esos cambios que lo tienen asustado. Doctor, qué puede estar ocurriendo con mi hermana.


Estimada amiga, con semejante descripción, calculo que ya deben haber visitado a algún colega psiquiatra. 

Lo que describe es un estado de pérdida de la cordura, como usted misma lo refiere. Es indispensable que la evalúen y precisen muy bien el diagnóstico, punto de partida de un tratamiento que no debe demorar en instalarse. El riesgo es la cronicidad y el deterioro de las capacidades mentales si no se interviene a tiempo.

En el deslinde clínico, hay que considerar si en la familia hay antecedentes de cuadros similares y si ella ya ha ido mostrando algunos comportamientos que ahora simplemente se han desbordado. 

Es posible que el viaje de la familia haya sido un desencadenante aunque no la causa de fondo.  Podría tratarse de un cuadro agudo que tiende a organizarse en el sentido de un delirio, pero da la impresión que más predomina la desorganización.

En caracteres frágiles puede ocurrir que el participar en grupos de influencia, como los religiosos, influyan más allá de lo normal y desencadenen formas delirantes de pensamiento o sentimientos de grandiosidad.

Y, sin más, le sugiero, ¡no, la conmino! a que lleve a su hermana a una evaluación psiquiátrica lo más pronto posible. Eventualmente, podría requerir hospitalización, cosa que resolverá quien la evalúe.


2016/07/07 La necesidad de reparar

Buenas son una mujer de 40 años y hace 17 tuve una relación de meses con un chico mebor que yo el problema es que los años han pasado y no dejo de pensar en el nunca volvió a hablar y yo no me porté bien con el pero ahora conseguí su número y lo llamó pero no me atrevo a hablarle pero ahora quiero hacerlo decirle que yo también lo ame soy casada tengo 4 bebés y el acaba de tener uno siempre le mandó algo por el face pero el no me contesta que hago por favor llevo años con este tormento.


Estimada amiga, ¡es un acontecimiento de hace 17 años!  

Cada quien ha evolucionado en la vida generando otras relaciones de pareja y sus respectivas familias. El daño que pudiera haberle ocasionado parece que ya fue superado. A distancia, puede uno observar que su vida se va llenando de satisfacciones, como la de tener sus hijos.  Usted misma ha llegado a tener 4 “bebés” (¿cuatrillizos?). 

Su comportamiento en aquella época pudiera explicarse desde la falta de madurez y de no estar aún preparada para responder de otra manera. Me parece importante que lo entienda. 

El intentar comunicarse con él ahora, si bien pudiera tener alguna validez en el humano sentido de pedir disculpas, pudiera, también, servir para que usted entienda mejor lo que pasó y se desprenda de esa culpa. 

Una posibilidad oculta, que a veces aparece, es retomar una relación con fines de reactivar afectos de aquellas épocas. ¡Cuidado con eso! Ésa es la puerta para encuentros “imposibles” y perturbadores. 

Deje que sea la casualidad la que permita algún encuentro, pero quítele vehemencia al intento de precipitar que esta aproximación se produzca. 

Lo más importante es que aquello que le ocurrió en el pasado le haya servido para corregir formas y conductas que, en el presente, la alejen de la posibilidad de repetir lo que entonces ocurrió. Si es así, si su matrimonio camina, si es una buena persona, madre y esposa, lo que pasó tuvo un signo positivo y lo más probable es que lo mismo haya ocurrido con él. Se han reparado las cosas y “todos andamos bien en la vida”, ¡qué mejor prueba! 

2016/07/07 Estoy sexualmente bloqueado con mi mujer

Hola doc, mi problema es que no puedo responder sexualmente a mi esposa, ya hace varios años. A solas tengo erecciones y me masturbo normalmente, pero cuando estoy con ella me bloqueo totalmente. Acudo al sildenafil pero es muy incomodo para mi, tengo 40 años y no se que hacer. Siempre me paso de chico cuando estaba por primera vez con alguna mujer hasta que entraba en confgianza, luego normal; pero ahora no logro responder ni a mi esposa, me tiemblan las piernas, se me acelera el corazon, transpiro y no logro erectarme.. No se que me pasa..Gracias.


Mi querido amigo… 

Un viejo chiste que usaba para ilustrar la diferencia entre angustia y pánico era el siguiente: "Angustia es cuando fallas por primera vez la segunda y pánico cuando fallas por segunda vez la primera…"  Sé que no es exactamente tu caso, pero me cuentas que ya anteriormente has vivido algo de esto y que para ti es importante darte un tiempo “para entrar en confianza”.

Pareciera que algo en ti tiende a reaccionar marcado por la ansiedad o la angustia… Y, bueno, ahora se trata de las relaciones sexuales con tu esposa. Para tu consuelo, esto probablemente sea transitorio. Suele ser muy frecuente que, una vez instalado el matrimonio y más aún cuando aparecen los hijos, cambien una serie de estímulos en la relación de pareja. 

La esposa, que antes era simplemente una "extensión de la enamorada", empieza a requerir de nosotros un mayor compromiso, lo cual puede percibirse como una atadura. Suele ser que sus expectativas afectivas y sus demandas personales nos lleven a adaptarnos a ella. Pero esta "adaptación" puede incluir distintas variables, entre las cuales el sentimiento de que nos quiere dominar y controlar puede generarnos ocultos resentimientos, de los que muchas veces no nos damos ni cuenta.  Éstos se pueden manifestar en nuestra respuesta sexual y en el hecho de que "dejemos de aportar" en la cama.  No es algo consciente sino que se da de manera inconsciente.

Cuando la esposa, además, deviene en madre de nuestros hijos,  con mayor facilidad empezamos a asociarla con su cualidad de “madre”, que conecta inconscientemente con emociones prohibidas en relación a nuestra progenitora, a nuestra propia madre… Esto puede contribuir a nuestras inhibiciones para la intimidad y la respuesta sexual frente a ella.

A todo esto se pueden agregar una serie de factores personales que -teñidos por la ansiedad de no estar suficientemente realizados, a la vez que movidos por una sobreexigencia- merman nuestro estímulo de “macho alfa”, es decir, nos regresan a las épocas en que el placer solitario era la pauta. Pudiera ser que uno sienta que no está dando la talla y regresemos a etapas no superadas de nuestra experiencia personal.


De cualquier manera, has podido verificar que el aparato funciona y que lo que está fallando es el deseo, particularmente en relación a tu esposa. El Sildenafil funciona solo si hay deseo, no moviliza la erección si no hay deseo. 

Convendría examinar el panorama tomando en cuenta cómo ha evolucionado la relación de pareja, a la vez que detectando cuáles son tus puntos frágiles, en particular esa tendencia a ponerte ansioso. 

Una sugerencia al paso es crear un espacio aparte (fuera de casa), pasar una noche linda, irse de juerga, relajarse y dormir juntos (por supuesto, con ejercicios previos). Lo otro es que, con la confianza de que, sexualmente funcionas, te atrevas a tener unas consultas que te orienten con más base respecto a cómo resolver esta coyuntura (que no parece tan difícil de resolver). 

Un tema que parece que requieres resolver es el abordaje de tu ansiedad. Quizás sea un punto de partida que te ayude a los fines propuestos. Pero... ¡hazlo!