miércoles

Un rechazo más que de piel...visceral

14 06 2017
Hola.
Mi consulta es sobre un tema en específico.
Dentro de la universidad a la que asisto, hay un joven cuyas actitudes me han molestado a tal punto de simplemente repudiarlo. Parece algo simple, sin embargo, el sólo tenerlo cerca me disgusta e incluso asquea.
Para agravar la situación, dicho joven declaró un interés romántico por mi, lo rechacé por supuesto, no obstante, él continua persiguiéndome a todas partes, incluyéndose en las charlas que tengo con amigos e integrándose a talleres a los que asisto.
El rechazo que le tengo es demasiado, simplemente no lo soporto (Detesto a las cucarachas y él me parece una y la más asquerosa). Cada vez que siquiera escucho apenas su voz me dan ganas de gritarle cosas desagradables, ser mala, muy mala y herirlo para que deje de molestarme. Tristemente, he llegado al punto de pensar que la única forma de arrancar definitivamente las sensaciones de asco y disgusto, es que él muriera. Sé que este joven no comete ningún acto ilícito al interesarse por mí pero no puedo evitar sentir rabia cada vez que lo hace, así como frustración por no poder borrar su presencia.
Debido a este rechazo excesivo y anormal (Es la primera vez que me pasa.) ¿Sería necesario asistir a tratamiento psicológico? Lo pregunto debido a que exponiendo el conflicto a parientes, estos coinciden en que es un rechazo pasajero y debo simplemente alejarme.
"¿Cómo alejarme de una goma de mascar pegada en el pelo? ¿No es acaso mejor simplemente cortarla?" Suelo pensar eso continuamente cada vez que me aconsejan arrancar de él.

Agradezco de antemano la orientación.
Buen día.


Estimada amiga, en las relaciones humanas, es natural sentir, elementalmente agrado o desagrado, placer o displacer. Los niveles emocionales en que uno siente a determinada persona o cosa, va en proporción a nuestra subjetiva sensibilidad o a la manera en que hemos vivido en el pasado alguna situación que, en el presente nos moviliza emociones en forma desproporcional al estímulo. Podría, por ejemplo tratarse de un miedo o hasta pánico ante otra persona… o una terrible atracción, como la que siente este compañero de clase por usted, sin saber porqué …, en su caso, es importante seguir las huellas del tremendo desagrado que le moviliza esta persona, pero, como una forma de conocer mejor lo que le está movilizando a usted, qué huella o recuerdo, qué fantasma del pasado, cargado de odio aparece con tal violencia, al punto de sentirse tan mala (sentimiento con el que entra en conflicto, pero que no es fácil de manejar).
La forma en que me escribe, es bastante clara y hasta prolija, en contraste con los sentimientos desbordantes que me describe. Esto me cuenta de una historia quizás muy primitiva de su vida, cuando lo que predominan son los afectos y emociones.
Uno podría pensar que toda la movilización correspondería al hecho de ser pretendida por un varón que se fija en usted, en la tradición Freudiana, quizás una movilización tremenda a partir de la sexualidad o cosas como envidia del varón (a la vez que sentirse amenazada) pero, su ejemplo del chicle pegado en el pelo, me hace pensar en otra cosa. Una de las cosas más temidas en el ser humano es la dependencia absoluta del otro, esa que nos lleva al anhelo de la fusión y a la angustiante sensación de que podríamos quedarnos pegados al otro, en una situación tal, que, estar juntos es terrible por la pérdida de uno mismo, por la fusión… pero más terrible y angustiante es el desamparo de la separación.
Esto, leído en clave adulta no tiene mayor significado si manejamos una racionalidad que no le encontraría lógica. Pero, un bebé de temprana edad sí pudiera contarnos al respecto, nos podría decir cosas por el estilo. En fín es cosa de indagar dentro de ti, qué cosas se te están removiendo y eso, sería aconsejable que lo hagas con un psicoterapeuta psicoanalítico. Es claro que te das cuenta que no es normal, eso es la mitad del camino de aprender de ti misma, abrirte a la indagación y resolución de aquello que habita en ti, en tu inconsciente, pendiente de solución para la  construcción de tu equilibrio emocional..


martes

oculta en el Silencio

13 06 2017

Buenas noches mi consulta es por que llevo 17 años con mi pareja el tiene 39 y yo 33 yo soy una persona demasiado callada se puede decir al extremo y el problema que tengo es que no dialogó con el y es algo que siempre el me a reclamado en estos momentos la relación está mal y no se como hacer para que haya un buen dialogó pero la del problema soy yo

Estimada amiga, ser demasiado callada, es, ciertamente un problema, todo extremo lo es, pero, llevan ustedes 17 años juntos y, supongo que siempre fue usted así, o sea que él la conoció así… claro, con los años se pueden cuestionar algunas pautas del otro, de la pareja…pero, seguramente no están las cosas en un sentido de terminar la relación.
Varias cosas surgen a la reflexión, la primera es ¿usted está satisfecha con ser así?, ha hecho intentos por cambiar, por propia motivación? Tiene cosas para decir que no puede expresar? Se pone “en blanco”?  tiene miedo a equivocarse? Fue así desde niña? Etc.
El peor estímulo para superar este problema, es sentirse bajo presión. Creo que tiene que plantearse la situación, de modo que, soltarse y hablar sea el logro de superación de un problema que lo tuvo postergado, que hasta ahora no se propuso hacerlo. Me parece que sería importante revisar con un psicoterapeuta que1ué es lo que la puede estar dificultando en esta natural función de la comunicación, quizás un trauma infantil no superado... Mientras, ensaye en el espejo, participe en grupos de reflexión, hable con el espejo. Cualquier cosa, pero enfrente el tema, lo importante, básico, es que usted desee funcionar de otra manera. Creo que mejor con ayuda. Puede participar en grupos de teatro, oratoria, lo que sea, pero lo importante es que usted quiera hacerlo, que ponga pasión en lograrlo, Que encuentre satisfacción en el hecho, más allá de que contribuya a mejorar su relación de pareja.
Hablar soltarse, expresarse hace que una persona enriquezca su vida en la interacción con los demás. Es una parte importante de la calidad de vida. Estar retraído, en silencio con secretos que no se comparten, empobrece la vida o aumenta el tamaño de nuestros fantasmas. Hablar es liberador, decir lo que pensamos o sentimos, permite a la otra persona conectarse mejor con uno. Entonces tiene sentido proponerse cambiar, creo que la hará sentirse más realizada y libre en la vida.



Para Consultar

Haga clic en la palabra "comentarios",  abajo de esta entrada, y luego haga clic en "Formulario de Comentarios". Encontrará un recuadro debajo de "Haga su comentario". Escriba ahí su consulta. Donde dice "elegir una identidad", haga clic en ANÓNIMO y luego haga clic en "Publicar Comentario".  Le responderé de todas maneras aunque  puedo tardarme unos días.

lunes

2017 05 25 El gato y el ratón

Hola! No sé que hacer con respecto a un amigo. Le conozco desde hace relativamente poco y, para no enrollarme con historias, digamos que hemos tenido desde el principio mucha "química" entre los dos, nunca llegó a haber nada entre nosotros, simplemente atracción. Sin embargo, él tuvo un lío con una chica, nada serio, y me pidió perdón, me dio explicaciones por ello, cosa que no entendí. Éste y otros comportamientos confusos, sumados a que hace poco descubrí que tiene novia, hicieron que yo desconfiara de sus intenciones e intentara distanciarme un poco. Cuanto menos caso le hacía, más me buscaba. Se supone que tiene novia pero me sigue buscando constantemente, sigue teniendo la misma actitud hacia mí, y me habla mucho por Whatsapp, a veces para decirme que pase la noche con él, que no quiere dormir sólo, y cosas de ese estilo. Además, le gusta mucho hacer que parezca que soy yo la que le busca, cuando es al revés. Me da la impresión de que no va a parar hasta que consiga que yo le haga ver que estoy detrás de él, aunque sólo sea para darse el placer de rechazarme. Desgraciadamente, aunque siempre intento que él no se de cuenta, está consiguiendo que yo me enganche a esto. No sé si lo hace por diversión o por qué. No sé que pensar de él ni tampoco qué hacer para que la situación tenga sentido.

Estamos ante un juego psicológico, aunque no lo parezca a primera vista, donde se intercambian roles.  Al final, el asunto es: quién persigue a quién…. Quién es el gato y quién el ratón. 

Resulta un poco ambiguo lo que pasa entre ustedes.  Al parecer, no tienen un compromiso, pero sí facilidades en la cama (si él la invita a pasar la noche juntos, infiero que no es para contarle cuentos). 

Hay algo que pasa, pero que tiene que ser negado. Quizás ambos estén evitando el que esa intensidad de “la química” pase a ser una intensidad emocional de necesidad y dependencia del otro. Tal vez tengan el temor a necesitar al otro de una manera excesiva o descontrolada. 

Por cierto, las cosas se facilitarían para cualquiera de los dos si  alguien “corre con la cuenta”; es decir, si uno de los dos asume el rol de necesidad y búsqueda. El problema es que, dado el temor subyacente, es en ese momento en que la otra parte se ve liberado de su propia necesidad. Eso ya está pasando, pero pareciera que tú estas empezando a ceder en el terreno de dejar que salgan tus afectos aún controlados. Dadas las leyes del juego, esto no determinaría la constitución de una pareja, porque se han unido, precisamente, porque ambos necesitan del juego para defenderse.

El tema es cuestión de definirse. ¿Qué quieres que te pase en relación a tener una pareja?, ¿eres consciente que temes depender emocionalmente?. 

Si tu objetivo es tener una pareja, creo que no necesitas mayor explicación. Con este tío no creo que pasen del juego en el que están. Tienes que encontrar algún otro, pero no solo eso, también tienes que renunciar a los juegos en los que evitas la entrega emocional al otro, sin sentir que es como una derrota o esclavitud. Hay temores que superar. El sentido que buscas tienes que definirlo tú misma… A partir de eso es más fácil elegir con quien.   


2017 05 25 Mi pareja y yo no tenemos intimidad… hace un mes

Hola mi pareja y yo ya no tenemos intimidad hace casi 1 mes y cuando le insinuo hacerlo dice que esta cansado lo hace de mala gana no me acaricia como antes prefiere que yo haga todo el proceso y no es así me preocupa esta situación y ahora prefiere ver videos para adultos y para eso no Está cansado.

¡Uf!, agradezco su esfuerzo de síntesis, pero quedan una serie de interrogantes: ¿cuánto tiempo tienen como pareja?, ¿hay hijos?, ¿pasó algo hace un mes o poco antes?, ¿cómo era el sexo antes?, ¿ha ocurrido que usted rechazara sus invitaciones o sólo lo hiciera a iniciativa de él...?

Creo positivo el que dé la alarma temprano ya que es claro que hay un problema.  El mensaje que él le da es “prefiero masturbarme que estar contigo” y eso resuena como que anda resentido o que se le activó algún conflicto de aquellos de “no dar el brazo a torcer”. 

¿Tienen temas en los que no se ponen de acuerdo?, ¿hay cosas que él le reprocha o que le molestan y ya no le dice nada?, ¿en qué tonos conversan?, ¿tienden a discutir?

Importa mucho que trate de comprender la situación, de no dejarse ganar por la reacción emocional inmediata. Procure no reaccionar con reclamos o reproches. Examine su propia situación, sin ánimo de buscar culpas. Estos son momentos propicios para la introspección antes de hacerse un espacio para conversar o simplemente para facilitar la solución.  No siempre la conversación refleja todo lo que ocurre en una persona. 

Como vemos, en ustedes la comunicación verbal ha sido sustituida por la actuación.  Están "actuando" el conflicto. 

Quizás tendrían que atenuar primero las cosas, salir, hacer cosas juntos o con amigos… , cualquier cosa menos cultivar el resentimiento o la victimización. Sea usted parte de la solución y no del problema.


2017 05 23 Los tiempos del Amor

Buenos días, mi consulta es la siguiente: soy hombre, tengo 45 años y en los últimos 7 meses he tenido una relación sentimental muy intensa con una mujer de 25 años, ella trabaja y estudia en la universidad. Ella también hace es parte de mi escuela de baile y yo soy el profesor, nunca antes había tenido relaciones con ningún estudiante pero esta vez las cosas fueron diferentes, ella es muy amorosa, tierna y me cuida muchísimo, está pendiente de mí siempre, me sorprende todo los días con algo nuevo, un poema, un café, un regalo una nota, siempre pasa por mi trabajo y me pregunta: Te Puedo robar?” , la comunicación en social media (Facebook/ Snapchat) es frecuente, cada hora, sentimos no podemos vivir sin uno del otro así que mantenemos en contacto frecuente, con snaps de lo que hacemos de done estamos, y mensajes en FB de lo que sentimos y que tan fuerte lo sentimos por el otro y cuanto extrañamos vernos, nos vemos casi todos los días y noches.
Ella muchas veces lo repite que me AMA, yo también la AMO, lo que siento por ella es muy fuerte, siempre hablamos de nuestro pasado, ella le interesa siempre saber todo de mí, de mi pasado, mis historias, ella disfruta mucho de mis historias, de mi compañía, de mis abrazos, su deseo siempre ese dormir entre mis brazos y sentirse protegida.
Desafortunadamente últimamente las cosas han cambiado, ella está muy estresada con trabajo y mucho más trabajo en la universidad, yo siempre le he ayudado mucho en todo esto, algo que ella adora de mí, también yo escuchaba todas sus frustraciones y problemas y le ayudaba en esto y le daba consejo, pero ahora se rehúsa a dejarme ayudarla, se rehúsa a decirme sus problemas, dice que yo tengo muchas cosas y ella se siente mal dándome más problemas, desde hace 3 semanas las cosas han cambiado radicalmente, ya no tenemos sexo, ya no hay besos, solo un abrazo es nuestro saludo, ella dice que está muy estresada y no puede mantener las cosas como antes y me ha dicho que todo está bien y que solo espera terminar este mes para que todo se calme así poder ser la misma persona que era conmigo antes, ella dice se siente mal no poder dedicarme el tiempo como antes lo hacía, pero también me dice que tiene muchas cosas en la cabeza y cosas que resolver pero no me las quiere decir pues no me quiere molestar con sus líos.
Ayer me dijo que juraba me amaba y se siente muy mal no poder ser la misma ya que tiene muchas cosas en la cabeza y que espera cuando todo su trabajo y estudios se calme volver a ser la misma.
Me pregunto, si antes en los 7 meses era el mismo estrés y trabajo ¿Por qué en ese momento no se sentía mal contándome sus problemas? Por que ahora si? Que ha cambiado en ella? Ella jura me AMA y no hay nadie más en su vida, solo yo, pero siento algo esta pasando y no sé qué es, le he preguntado si quiere dejemos todo y nos separemos, pero no quiere, ella me dice que me necesita a su lado.
Puede alguien decirme, que le está pasando?


Estimado amigo, la experiencia del enamoramiento moviliza, en muchos casos, un anhelo de relación tan grande, que si se pudieran fundirse el uno en el otro, lo harían. De alguna manera, algo de esto se da, cuando, como me cuenta, a cada instante estaban en contacto, por cualquier vía, casi minuto a minuto. 

Noto que al referirte a esto, en el relato, hablas en presente, como si se siguiera dando así. Sin embargo, la consulta es sobre el por qué ya no es así…

Esta intensidad del enamoramiento puede generar, en algún momento, sentimientos muy fuertes de necesidad de “reencontrarse” uno mismo, de tener su propio espacio; se puede llegar a sentir hasta que la relación asfixia y necesitamos aire…

El primer capítulo de la relación, por ser demasiado ideal, puede no tolerar el pasaje a un segundo momento de la relación, menos pasional, con mayor individualización, con una recomposición como sujetos. Si hay verdadera valoración y madurez en la elección, empieza a funcionar la capacidad para la frustración, la tolerancia a la espera y demás componentes de una relación de amor maduro, a veces es cuando recién conocemos a la otra persona.

Esto tiene un lado muy importante en la configuración de la pareja, ya que siendo los dos más diferenciados, los lazos exacerbados de la dependencia y el anhelo ideal de fusionarse empieza a pesar menos y pueden reconocerse mejor en la realidad de lo que cada uno es y puede aportar –o no- al otro.

Sugiero que, si se atenúa tu afán de poseerla es posible que ella viva con menos estrés la relación entre ustedes y ceda algún reflejo exagerado de distancia en su momento actual. “Si quieres realmente que esté a tu lado, déjala ir”, dice un pensamiento al respecto. No hay que olvidar que el amor no tiene ataduras. Si aparecen, nuestra necesidad exagerada de apego tendrá que ser domeñada, porque se convierte en un problema. Perdemos nosotros mismos nuestra libertad, aparecen los fantasmas de la infancia, el temor al desamparo. Paciencia. Creo que es una relación que recién se está definiendo y necesita tiempo para encontrar un equilibrio que garantice su viabilidad. 


2017 05 23 ¿Temor al compromiso o temor al castigo?

Buenos días. Mi consulta es la siguiente: Un amigo mio y yo os vemos muy poco, y las pocas veces que nos vemos él coquetea mucho conmigo. Él problema es que una vez que nos separamos él me rechaza y me promete que no volverá a suceder. Esta situación de ha ocurrido ya en varias ocasiones y ha llegado a un punto tal que no sé como interpretar su actitud. ¿Por qué me lanza la caña, si luego cuando se la recojo y surge lo que tenga que surgir, me rechaza y me dice que fue un error?


Estimada(o) amiga(o):

Me parece bastante posible hacer una lectura de su parte: “esta persona, que hace siempre lo mismo, tiene sentimientos contradictorios”. De esto, surgen dos vertientes: una, es entender cuál es el conflicto de él; y, la otra, es por qué juega usted el juego de ser seducido (pescado) para luego encontrarse con una suerte de culpa o arrepentimiento, que deriva en distanciamiento temporal.

Me parece que es un juego del que los dos participan y, como no sabemos más sobre los motivos de su amigo (puede ser que tenga miedo al compromiso, a convertirse en “el pescado”, que tienda a culparse porque siente que está mal lo que hace, que existan problemas emocionales infantiles no resueltos, etc.), resulta más conveniente fijarnos más en usted, en sus propias motivaciones para participar en este juego particular de seducción… 

¿Está usted repitiendo algo que forma parte de su experiencia pasada? Por ejemplo, en relación a la presencia y ausencia en sus relaciones tempranas... ¿la mamá que está, pero que es inconstante e incierta en su relación con usted…? ¿O una oculta atracción incestuosa hace que la culpa aparezca y se de el apartamiento de lo actuado-prohibido. 

En todo caso, tiende usted a jugar un rol pasivo, “el me lanza la caña”. Creo que, a estas alturas del partido, conviene que usted ocupe un lugar más activo en el juego para que no continúe este sentimiento de incertidumbre. Es así como es.  Jugamos a que somos y no somos… Otra posibilidad de ser activo(a) en esta situación, es definir si es o no un juego que quiere jugar.

En la vida nos enfrentaremos alguna vez con el reto de ser nosotros mismos los que decidimos lo que queremos y lo que somos. Eso conlleva renuncias, a veces penosas pero necesarias. Hay que asumirlas si es que es el sentido que queremos darle a nuestras vidas. En la capacidad para la renuncia encontramos el camino a la libertad y a la plenitud. Obviamente, ayuda también el hacer, lo que hagamos con conciencia de lo que implica, así, no nos sentiremos víctimas de nadie, solo dueños de nuestras propias decisiones.
Por cierto, importa saber qué es lo que pasa en el otro, eventualmente la comprensión permite una mayor estabilidad en la relación, por lo menos, el problema del otro quizás no me cause la misma perturbación que si lo ignoro y solo lo actúo, entrampándome en un rol (como en este caso, de víctima) sin muchas posibilidades de influir en un sentido positivo para el otro y para mí.


2017 05 23 “A veces tú, a veces yo…”

Ante todo gracias, mi problema es que conocí una mujer que por circustancias sufre depresion contantes por abusos en su infacia. Tengo 38 y ella 37, cuando nos conocimos, empezo a mejorar pero cn el paso de ls meses fue empeorando hasta el punto de sufrir una esquizofrenia a ls 10 meses. Acudi a un psiquiatra porque me importaba pero al final decidio de poner fin a la relación.Ella siguio acudiendo al médico el cual le recomendaba que se alejase de mi. Pase 2 mese de puro sufrimiento y me ahogaba en mis lágrimas hasta que heche valor y fui hablar con ella.Era una veleta, ahora si al dia siguiente que no, en fin volvimos pero seguia con sus inseguridades a pesar de mi apoyo y la medicación. Dias buenos y dias q q se llevaba todo el dia llorando. Escuchaba a muchas personas incluido la madre, la cual decian q me abandonase, no tenia futuro conmigo por oidas ( convivenvia de mi exmujer y maltrato, la cual me denunció saliendo absuelto). La semana pasada volvio a dejarme y al dia siguiente hablamos y se arregló, hadta que a la siguiente semana me ha vuelto a dejar sin explicación ni dar la cara. Como enamorado de ella fui a hablar cn ella pero no me abrió la puerta y por la cual me dijo que no emtendia yo de ya hayamos terminado. Hoy en dia stoy destrozado y con depresión, no tengo ganas de nada y esta inseguridad de q si va a volver o es para siempre. Gracias por su atención


Las cosas que surgen en nuestras relaciones de pareja suelen mostrar nuestras fragilidades y problemas. Muchas veces la elección de pareja tiene que ver con problemas propios. Por ejemplo, si es depresiva, es muy posible que en nosotros haya alguna historia al respecto; si es inestable, puede ser que encaje con relaciones infantiles en donde tuvimos inestabilidad emocional y falta de seguridad en el afecto de nuestros padres, en particular de nuestra madre.

En otras palabras, en la vida de pareja solemos reflejar nuestra historia emocional, tendemos a repetirla si no hemos resuelto nuestros problemas de origen. Usted ya tiene un fracaso matrimonial previo y está eligiendo una persona con problemas emocionales, todo lo cual genera sufrimiento e incertidumbre. Tiene que tomar esto como una señal de que necesita ayuda, necesita comprender el porqué está pasando lo que le pasa, porqué fracasa en el amor, qué cosas siguen funcionando en usted que representan el propio maltrato vivido, las propias carencias que lo predisponen a sentir lo que siente.

Es evidente que está intentando, sin éxito rehacer su vida de pareja, pero escapa a su voluntad encontrar el camino de la estabilidad y la confianza en la pareja. Tiene que acudir a un psicoterapeuta que lo ayude a encontrarse a sí mismo, a quererse, a conocerse mejor y discernir de manera adecuada qué es lo que lo afecta, qué es lo que busca y cómo manejar los sus afectos y decisiones. De otra manera, lo más probable es que siga repitiendo lo que usted relata. Sigue tropezando con la misma piedra y eso es porque no está aprendiendo las lecciones que le ofrece la vida, no está creciendo, no está madurando, está actuando por impulso, a merced de necesidades que no son precisamente saludables y que le garantizan el sufrimiento antes que la felicidad.

Deje de pensar que a quien tiene que ayudar es a esta pareja, lo que tiene que hacer es ayudarse a sí mismo…

2017 05 22 Tener “buen sexo”

Buenas tardes tengo 43 años mi esposa 48 tenemos 26 años juntos nuestro sexo siempre es muy mal porque ella es muy conservadora y tímida he comprado vibradores extensiones para penes y muchas cosas más y ella se pone muy molesta estoy tan ansioso de un buen sexo que le propuse hacer un trió y casi me corre de la casa no se qué hacer siempre la he respetado no quisiera acostarme con otra mujer pero quiero tener buen sexo

Amigo, habrá que entender mejor qué significa para usted “buen sexo”. Creo que parte de nuestro arte como varones es contribuir a que nuestras mujeres superen su timidez, saber estimularlas, seducirlas, con ternura y amor, conocer con ella los vericuetos de sus sensaciones, despertar sus sentidos a la vez que nos acercamos a su persona con tacto, con respeto, transmitiendo calma y paciencia en vez de ponernos impacientes y hacerle reproches.

El “buen sexo” no requiere de artefactos o, en todo caso, estos pueden surgir del  natural deseo compartido.  De no ser así, estamos en una actitud de forzamiento y de tratar de someter a la pareja antes que desarrollar juntos un entendimiento mutuamente satisfactorio. Es lo que un machista cualquiera haría. Tener buen sexo es la extensión de un buen encuentro con la pareja. Después de 26 años juntos, ya deberían conocerse bien.

De repente hay otras causas, si al comienzo de la relación el sexo era “bueno” y satisfactorio para ambos. Es posible que el casarse y tener hijos haya revuelto el sentido de los afectos y a veces predomine más el vínculo con los hijos que el deseo por el marido. También hace su parte el temor, si existe, de volver a embarazarse, en cuyo caso, hay que reconquistar los espacios perdidos, hacerse de espacios fuera de casa, estar solos, crear climas y variables, salir a comer o bailar, compartir espacios con amigos etc.... todo menos tratar de forzar las cosas a la bruta…

El sexo, mi amigo, es de a dos, y requiere de un buen entendimiento, que no hayan resentimientos guardados ni maltratos verbales, menos aún físicos.  Es importante que su mujer se sienta valorada, pero nada de “pasaditas de mano”.  Tiene que ser sincero, auténtico.

Si, en última instancia, la cosa no funciona, consulten con un profesional… No se agoten forzando intentos que no funcionan. 

2017 05 22 Castración psicológica

Buenos dias.
Soy un hombre maduro, de 52 años. Sin llegar nunca a saber cuando empecé pues sería muy niño, tuve el problema de la masturbación. En la adolescencia fui a peor (todos los días varias veces) sin poder pedir ayuda por vergüenza y sin saber las implicaciones negativas para la salud. Se que la ansiedad por tener un padre violento de palabra me afectaba. Ahora lo tengo superado pero las consecuencias de ser un inutil sexualmente (impotente) lo llevo encima además del daño psicológico que ser incapaz de tener amistades sobre todo femeninas. Mi pregunta es si pudiera ser que la causa que me masturbara desde muy niño fuera por haber recibido malos tratos físicos o no tiene nada que ver. Y si cree que un hombre impotente es menos hombre por no tener sexo y si alguna mujer pudiera estar interesada al conocer a un hombre que no le daría sexo.
Gracias.

Estimado, esta es una consulta que debió hacer hace mucho tiempo. Aunque, nunca es tarde!. Si bien se llama un hombre maduro, creo que una de las cosas que le falta es madurar.  Es como que se ha quedado pegado al trauma infantil y le cuesta asumir su lugar como adulto, luchar por recuperar su pene, sentir que lo puede compartir con una mujer… Infiero que aún se masturtba; si no es así, ¿tiene erecciones? Entonces, el tema es que las mujeres le causan algún temor y no puede ni acercarse a ellas.

En la mente de un niño sensible es frecuente asociar el castigo paterno con una prohibición sexual. Por otro lado, si bien es cierto que la ansiedad puede ser uno de los móviles de la masturbación compulsiva, caray, que se manda usted con fuerza, "tres veces al día”. Entonces, también es posible, más bien, que usted tenga una eroticidad temprana y créame, no se agota. 

En Medicina, el principio fisiológico es más bien al contrario: órgano que no se usa, se atrofia… y usted lo mantuvo en intenso ejercicio.  Pues, no deje de hacerlo, aunque sea masturbándose. 

El gran problema es su temor a acercarse a la mujer y tener sexo como corresponde. El miedo hace perder la erección con frecuencia. Entonces, busque ayuda; un sexólogo o un urólogo  lo pueden orientar, pero, me parece que le vendría bien una psicoterapia, para revisar bien los entreveros de su mundo inconsciente… Haga esas dos cosas; resuelva su ansiedad, sus temores… Se puede. Propóngase lograr ese objetivo y dése el gusto del mundo.  Suena resignado eso de que una mujer lo acepte sin sexo…

Eso puede perfectamente superarlo.