lunes

2015/06/12 El humano lenguaje universal

Muy buenas Dr. Morales
Soy originario de España, pero confío en que usted atienda mi pregunta, ya que he visto que usted es muy profesional en su trabajo.
Verá, resulta que desde hace unos años tengo problemas serios con el acceso al repertorio de vocabulario en mi cabeza, o eso creo yo, y he decidido consultarlo de una vez por todas para conocer el origen y cómo llevarlo.
Cuando estoy manteniendo una conversación, tanto formal como relajada con amigos o familiares, muy a menudo ocurre que me quedo en blanco cuando quería decir una palabra concreta y no consigo recordar cuál: sé lo que quiero decir, sé lo que significa la palabra que busco, pero me veo incapaz de recordarla o acceder a ella concentrándome en ello. Al final termino utilizando otra palabra diferente que nunca es lo que yo quiero decir, o no es exacta.
Pero lo peor no es eso, sino que me ocurre también al pensar. Cuando estoy solo, y me hallo pensando en mis cosas, en lo que tengo que hacer, en lo que sea, cuando pienso olvido palabras también. Cuando las personas pensamos, utilizamos el lenguaje para ello, y olvido palabras o, mejor dicho, no me vienen palabras que busco cuando pienso, igual que me ocurre cuando converso.
Además de esto, en otras ocasiones, también numerosas (varias veces al día), ocurre que pienso diversas cosas al mismo tiempo, estoy pensando en algo, pero a la vez estoy pensando en otra cosa, y a la hora de hablar ocurre que ambas cosas quieren salir a la vez y termino diciendo palabras incoherentes, mezcladas, haciendo que lo que digo quede sin sentido ni razón.
Con los años esto ha ido a más, y no conozco la razón, tengo 23 años y cuando tenía 12 no me ocurría, a partir de la adolescencia y juventud fue en aumento. Me preocupa en verdad, creo que no es algo normal, todo el mundo se queda en blanco alguna vez, todo el mundo se traba al hablar, u olvidamos palabras... pero a mí me pasa diariamente como mínimo una decena de veces, pensando y hablando.
¿A qué se puede deber esto? ¿Vivo demasiado estresado? ¿Acaso pienso más rápido de lo que puedo producir al hablar y pensar?
Muchas gracias por su atención. Un cordial saludo.


Estimado:

Tres causas suelen ser las más frecuentes  de un problema como el que cuentas.  Una, es que tengas un problema de ansiedad crónico, de esos que uno ya ni nota que tiene la ansiedad, pero allí está… una tensión que nos acompaña permanentemente y que interfiere el flujo natural de nuestras asociaciones de pensamiento y también de nuestras emociones y afectos.

La otra causa frecuente es que se trate de un déficit atencional, problema bastante frecuente en nuestros días. Conviene que se te descarte esa posibilidad. Concurre a una evaluación neurocognitiva con un profesional (neurólogo o psicólogo) especializado en trastornos de atención.

Podría pensarse también en algún problema relacionado con la inseguridad y la autoestima que, sumados a una tensión excesiva de alerta, contribuyan a desgastar nuestra economía funcional. Existe un cuadro en el que, justamente el temor a olvidarse o equivocarse promueve que se produzca la interferencia temida generándose círculos viciosos en el que mientras más nos afanamos más nos perturbamos.

Es importante partir de un buen diagnóstico; ¡no te imaginas cómo facilita el manejo de la situación!,  sea que tenga uno que tomar psicofármacos o que sea el resultado de una terapia. 

Mientras tanto, viene bien buscar algún ejercicio de relajación, infórmate sobre el tapping y practícalo…me cuentas como te va.

Saludos





1 comentario:

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias por contestar, ha sido de inestimable ayuda.

Lo cierto es que la primera y la tercera causa me resultan de lo más probables. Durante mi infancia hube de pasar innumerables malos tragos a causa del alcoholismo de mi padre, las consiguientes discusiones entre mis padres, y todo lo relativo. Viví muchísima ansiedad y tensión en aquella época y repercutió en mi forma de ser, en mis miedo, en una aversión total hacia los vicios (alcohol y tabaco), intransigencia total hacia otros alcohólicos, cerrazón hacia ese tema-

Con los años mi padre dejó de beber y la situación se normalizó. Hasta que un día recayó. Sucedió ese día, hace unos tres años, pero la confianza que había construido con que su alcoholismo desapareció se destruyó por completo y nunca mas he podido confiar en que haya acabado y perdí la confianza y respeto hacia mi padre (sé que tendrá sus circunstancias, pero creo fervientemente que el dolor que causó fue mucho peor), y a partir de entonces, comencé a dormir muy mal, me costaba horrores conciliar el sueño, incluso llegaba a dormirme tapándome los oídos con la almohada para no ser consciente de los ruidos de la noche y la casa y no tener que pensar en lo sucedido, ver las cosas negras, temer y sentir la horrible sensación de ansiedad y nervios agarrados al estómago; el nudo en la garganta... Tardé muchos meses, si no un año en volver a poder dormir sin aislarme del exterior. Además, ponía enfermiza atención en si mi padre volvía a casa a la hora esperada; si se retrasaba, comezaba a sentir congoja, nerviosismo, nudo en el estómago y ganas de marcharme de casa. A menudo sentía ganas de huir, así no era consciente de si tardaba, de qué hacía, de qué ocurriría...

No sé si esta será la razón de una presunta ansiedad crónica que verdaderamente creo tener, pues jamás me siento totalmente relajado si estoy en mi casa, siempre estoy pendiente de lo que hace mi familia, de si hablan alto, de si se discute o no, de quién se va yquién vuelve... es una alerta continua; me hallo incapaz de dejarlo estar y despreocuparme, me hallo incapaz de dejar de ser el pilar que mantenga todo como debe estar, de sostener a mi madre y escucharla, de interceder cuando vienen los problemas para amortiguar (porque también me toca ser el alma caritativa que escucha a todos)

Pero el déficit de atención creo que sería descartable, ya que siempre me entero de lo que la gente dice, de los dobles sentidos, de los sentimientos inmersos en las palabras. Siempre he recordado bien las clases, he tenido buenas notas, a veces muy altas en mis materias más afines...

También me informaré sobre el tapping que usted menciona, toda terapia es poca...