lunes

2016/12/31 El amor en la edad madura


Estimado Dr.  Tengo 70 años y desde los 25 he mantenido una relacion esporádica con un hombre de mi misma edad, de gran fortuna, en oportunidades con parentesis muy largos.  El ha estado casado varias veces y yo tambien y no hemos coincidido estando los dos libres hasta ahora.   Hace 8 años que no nos vemos, en los cuales él tuvo un matrimonio y un divorcio y  yo me  vine a vivir lejos de la capital.  En esos 8 años se me diagnosticó la enfermedad de parkinson, gracias a Dios de evolución muy lenta, que se me nota muy poco en lo externo aunque si en otros síntomas.  Mi situación económica es mas bien precaria. Hace unos días he recibido con gran sorpresa una llamada de él que al saber donde yo estoy viviendo decidió venir a una casa que tiene cerca y quiere  verme y hablar "seriamente" conmigo ademas de pasar las fiestas de fin de años juntos.   El siempre me ha atraido muchisimo y se que esto es mutuo. El toma y fuma mucho, lo cual ha sido algunas veces motivo de disgusto entre los dos. Yo vivo  sola y tengo un hijo a tres horas de aqui, al que veo muy poco. 

Mi inquietud es, le digo y en qué momento la enfermedad que tengo? El hace veladas alusiones al sexo, que a mi sinceramente no me interesa.   Creo que quiere casarse porque es un hombre que no puede estar solo y muy tradicional.  Me da miedo que me encuentre muy vieja.   Que hago?  El no conoce mi direccion, solo aproximadamente el sector rural donde vivo.  Yo podria desaparecerme o pedirle que no venga.  No se que hacer...!  Yo aprendi a disfrutar mi soledad pero no deja de ser tentadora la oportunidad de pasar mis ultimos años al lado de él.   Mil gracias por la ayuda que me pueda dar Doctor !!!


PD por favor Doctor no ponga mi nombre en su página sólo invente uno


Cuando digo “madura” me refiero en principio a cómo solemos llamar a estar viejo. Pero mujer, la vejez no necesariamente tiene que ver solo con el cuerpo. Uno puede mantenerse joven de espíritu y sentir emociones y afectos frescos (o “añejados”) que se reactivan de manera especial con determinadas personas.

Ustedes tienen una relación de toda la vida, una historia novelesca que encuentra oportunidad de cambiar el final. ¡Muy al estilo de García Márquez! El deseo de volverse a juntar ya los encuentra en otras circunstancias, quizás más maduros en  otro sentido. Por algo te ha buscado. Lo cierto es que las cosas se aclararán en sus alcances sólo cuando se junten a conversar y se sinceren, se acepten –o no- en lo que son y en lo que están. 

Uno nunca sabría realmente qué piensa el otro si no lo conversan. La soledad no es buena y es probable que, más que sexo, nuestro amigo necesita compañía, al igual que usted. Tenga presente que el Parkinson anda mostrando avances en sus posibilidades de control… y junto con los cambios propios de la edad, hay que aceptar que a estas alturas de la vida lo que más importa es la persona, sus cualidades, madurez  y la capacidad de compartir espacios. 

Si él tiene estas tendencias al trago o al cigarrillo, más bien habrá que ver que no sean un problema y de qué manera contribuye usted a un control de sus impulsos (sin forzamientos). Evalúe bien el que su relación no sea la de una enfermera a cargo de un caso. Lo que provenga del afecto que se tengan, requiere de un equilibrio y él pareciera requerir de usted para tenerlo (me refiero al equilibrio).

Ensaye reunirse y ver… No se base en temores, vergüenzas o prejuicios. Confíe en la mujer, esa mujer sensible y madura que usted puede ser (si usted misma la deja ser). Recién después tome su decisión. A lo mejor es usted la que decide que no, pero también pudiera ser que sí....

Suerte

No hay comentarios: