lunes

2017/03/16 “Son tan pelotudas…”

Hola Doctor, me encuentro muy deprimida, mi problema es que yo formo parte de aquellas personas a las que nos falta inteligencia, algo inocentes y faltos de rapidez mental y se me hace muy doloroso convivir con los demás. Tengo mucho miedo de perder a mi pareja, la cual me llevó tanto tiempo conseguir, ya estamos en la tercera edad, aunque somos joviales.El me da muchas muestras de su amor pero a su vez me hace notar mis fallas, ayer por ej. de manera suave, risueña pero muy sincera me dijo: son " taaan pelot", le salió del alma. Y yo no comprendo como me puede amar. El es todo lo contrario a mi, inteligente muy sociable y divertido.Llevamos casi tres años de relación, no convivimos pero está en nuestros planes hacerlo.



Empiezo con esta expresión, "son tan pelotudas", porque creo que es lo que intentó escribir pero salió de esta manera (son " taaan pelot")  por cuestiones de su computadora. Pues bien, él se refiere a otras personas, si no me equivoco; y, además, lo dice de una manera que no es precisamente rabiosa, diría, sino, hasta de repente, juguetona. Pero usted se siente aludida, considera que la referencia es a usted… Si fuera tan poco inteligente como cree ser, ni se habría dado cuenta del detalle; lo habría entendido como que “hay otras personas que son…”, es decir, de forma literal.

Lo que ocurre es que es usted muy sensible, quizás extremadamente sensible e insegura, lo que la hace sentir permanentemente las cosas como juicios condenatorios o de desaprobación. Esto tiene que ver con  la autoestima y no con la inteligencia. 

Es cierto que la inseguridad, cuando dudamos demasiado, dificulta nuestra relación con las cosas, con los demás, mermando nuestra capacidad de concentración, porque estamos minados por la duda de si lo que hacemos o decimos está bien o mal. Esto resta nuestra espontaneidad creativa… 

Sin embargo, dice usted que son joviales, o sea que no está tan tensa como para no tener ese talante. Emocionalmente comparte ese lado de él que seguramente es el lado que la hace deseable para tenerla a su lado.

Creo que si se soltara un poco -de a pocos-, por ejemplo, reuniéndose con amigos así, joviales y sueltos, va a darse cuenta que puede estar al mismo nivel, con las diferencias naturales. Siempre hay quienes son más ágiles en el humor o la creatividad, el asunto es entenderlos y “conectarse”. No desarrolle prejuicios negativos sobre sí misma; suelte lo que tiene guardado; simplemente sea espontánea y las cosas irán cambiando. 

No dude de la disposición positiva de su pareja… Comparten ustedes la jovialidad. Deje de compararse con él.  Más bien, sienta que ustedes son  parte de una unidad.  Sea, también, en él, a través de él.  Festéjelo más a menudo en sus “salidas inspiradas” y, de repente, ayúdelo a poner límites cuando se exceda en sus críticas a los demás.


No hay comentarios: