lunes

2017/03/09 Los dulces 16

Hola. Tengo 16 años, por lo que no estoy muy dotada en cosas del amor, me da apuro consultar a algún familiar o amigo, así que mejor lo hago por aquí. Estoy de lío con un chico, tiene mi edad, y es el típico chico gracioso, el payaso de la clase que siempre está haciendo bromas y no deja ver sus sentimientos. Llevamos tres meses y medio juntos, y lo que para mí antes eran encuentros "sexuales" y sin ningún tipo de sentimiento, se están volviendo en horas inolvidables, con mariposas en el estómago y millones de sonrisas. Me estoy enamorando y tengo miedo, miedo de que para el esto no signifique nada, y que por amor me esté haciendo daño yo misma, él en ningún momento ha expresado algun tipo de sentimiento amoroso por mí y no se muy bien si lo hace porque no sabe expresarlo o porque de verdad no siente nada por mí. Quiero preguntarselo y sincerarme pero temo que por eso nos distanciemos y nos dejemos de hablar. Que puedo hacer ? Otra cosa es que el está en mi clase, y no lo sabe nadie que estamos juntos solo su mejor amigo y mi mejor amiga, eso también quiere decir que no me quiere y no le es necesario contarselo a nadie y demostrar a todo el mundo lo que siente por mí ?


Querida, a tu edad se vive intensamente y la ilusión brota luminosa, nos embargan las emociones y el amor, mejor dicho, el enamoramiento resulta inevitable. Creo que lo más importante es que disfrutes de lo que estás viviendo, de lo que está pasando contigo. Es cierto que junto con ello nos viene el temor de que se termine, de que el otro no sienta lo mismo, de que no nos quieran. Deja que las cosas se expresen con naturalidad, no fuerces nada, es parte de la experiencia. Sostente en tu confianza en ti misma y procura que tu valía personal no esté en juego. Vales por lo que eres y, en tanto así, tendrás que enfrentar el reto de entregarte a fondo a la experiencia y resurgir  de ella aceptando que es algo que no dura “para siempre”, que en el mejor de los casos cambia con el tiempo, si la relación perdura (y madura).

Hasta tú misma pudieras variar en tu sentir de acá a un tiempo. Nadie daña a nadie si hay sinceridad y respeto. Lo que puede estar ocurriendo es que, estando en la misma clase, pudiera (él) querer evitarse las intromisiones de los demás. O, tal vez, no sea de los que gusta compartir su intimidad. 

Tienes tiempo de conocerlo. Ahora lo ves como el payasito y bromista de la clase. Puede ser real que evite mayor profundidad en el compromiso, pero, en algún momento, surgirá en él, de la manera en que lo haga, ese otro sentimiento, si le es posible, pero importa que sea auténtico, que no sea por presiones.

Empieza por aceptarlo como es.  No busques que cambie por ti. Si no es ofensivo contigo, es como es y punto.

Si optas por el camino de la “aclaración”, podrías tener que asumir que no están en la misma onda y asimilarte al nivel en que se plantean las cosas desde él, queda en ti asumirlo así o cortar la relación.

No olvides que ocurre muchas veces que podemos estar enamorados hasta la coronilla de alguien, pero, si no perdemos la cabeza, podemos saber si lo que predomina es un amorío pasajero, que no da para más o, encontramos razones para elegirlo para un mayor compromiso.  Es cuando nos toca optar: seguimos de esta manera o… hasta aquí nomás.  Pero, sin reproches. Se sufre, da pena, pero así se es coherente con una misma… así se aprende en el amor,,, es lo que lo hace consistente.




No hay comentarios: