lunes

2017 02 21 La difícil tarea de mantener la relación de pareja.

hola mi pareja me ha sido infiel el me invento una historia pero yo nunca le crei el me juro por su hija que no me fue infiel pero yo no le creo, me pidio perdon y que no lo dejara, asi que decidimos continuar, ahora la hermana de el ha entablado una relacion con la persona con quien me engaño y me estan molestando muchisimo con el fin de que termine nuestra relacion, esoty mas que celosa y desconfiada que puedo hacer si yo lo amo pero no le he podido perdonar


Estimada amiga, los momentos críticos en la relación de pareja, como cuando se presenta una infidelidad, pueden tener dos consecuencias: destruyen el vínculo… o lo fortalecen. 

En el ínterin de estos amargos momentos es posible madurar y reflexionar sobre nuestros errores a la luz de las circunstancias en que estamos. Por ejemplo, ya tienen ustedes una hija y al parecer puede ser importante para él declinar afanes de conquistador incentivado por lo que le sería doloroso perder. Es importante que incluya en ello lo terrible que resulta perder la confianza de su pareja o, más aún , de la familia. Más allá del perdón, es importante la contrición (sí, como aprendimos de la religión); importan de verdad tener propósito de enmienda y demostrarlo en el tiempo, sin que resulte de ninguna presión externa, sino que salga de él mismo.

Al agregar que la hermana y la persona de la supuesta infidelidad le están moviendo sentimientos de molestia, pregúntese si no es porque es uno de sus puntos débiles, si es algo que le ha pasado de manera similar en otras circunstancias de la vida. Examine su sensibilidad y la manera en que toma las cosas. Por ejemplo, podría hablar con la hermana y reforzar su vínculo con ella. La idea es cómo manejar el escenario de las relaciones de forma que no predomine el enojo o el clima agresivo, en la medida en que nos manejemos con altura y no caigamos en las reacciones que el otro busca promover, para lograr romper esos juegos.

En lo personal, tenga presente que importa mucho que busquen retomar, con su esposo, la alianza amable que los llevó a casarse.  Algunas veces basta el simple hecho del trabajo o la rutina para que se den distancias. A veces, ya en la convivencia, empiezan a haber pugnas por prevalecer, discusiones que no tienen mayor razón de ser, por cosas sin sentido, afloran “esas otras cosas”, que también somos, y es entonces que el reto es ver cómo las manejamos: si reaccionamos, si comprendemos, si ponemos límites y de que forma… Es ardua y difícil la tarea pero es necesaria.





No hay comentarios: