lunes

2017 05 23 “A veces tú, a veces yo…”

Ante todo gracias, mi problema es que conocí una mujer que por circustancias sufre depresion contantes por abusos en su infacia. Tengo 38 y ella 37, cuando nos conocimos, empezo a mejorar pero cn el paso de ls meses fue empeorando hasta el punto de sufrir una esquizofrenia a ls 10 meses. Acudi a un psiquiatra porque me importaba pero al final decidio de poner fin a la relación.Ella siguio acudiendo al médico el cual le recomendaba que se alejase de mi. Pase 2 mese de puro sufrimiento y me ahogaba en mis lágrimas hasta que heche valor y fui hablar con ella.Era una veleta, ahora si al dia siguiente que no, en fin volvimos pero seguia con sus inseguridades a pesar de mi apoyo y la medicación. Dias buenos y dias q q se llevaba todo el dia llorando. Escuchaba a muchas personas incluido la madre, la cual decian q me abandonase, no tenia futuro conmigo por oidas ( convivenvia de mi exmujer y maltrato, la cual me denunció saliendo absuelto). La semana pasada volvio a dejarme y al dia siguiente hablamos y se arregló, hadta que a la siguiente semana me ha vuelto a dejar sin explicación ni dar la cara. Como enamorado de ella fui a hablar cn ella pero no me abrió la puerta y por la cual me dijo que no emtendia yo de ya hayamos terminado. Hoy en dia stoy destrozado y con depresión, no tengo ganas de nada y esta inseguridad de q si va a volver o es para siempre. Gracias por su atención


Las cosas que surgen en nuestras relaciones de pareja suelen mostrar nuestras fragilidades y problemas. Muchas veces la elección de pareja tiene que ver con problemas propios. Por ejemplo, si es depresiva, es muy posible que en nosotros haya alguna historia al respecto; si es inestable, puede ser que encaje con relaciones infantiles en donde tuvimos inestabilidad emocional y falta de seguridad en el afecto de nuestros padres, en particular de nuestra madre.

En otras palabras, en la vida de pareja solemos reflejar nuestra historia emocional, tendemos a repetirla si no hemos resuelto nuestros problemas de origen. Usted ya tiene un fracaso matrimonial previo y está eligiendo una persona con problemas emocionales, todo lo cual genera sufrimiento e incertidumbre. Tiene que tomar esto como una señal de que necesita ayuda, necesita comprender el porqué está pasando lo que le pasa, porqué fracasa en el amor, qué cosas siguen funcionando en usted que representan el propio maltrato vivido, las propias carencias que lo predisponen a sentir lo que siente.

Es evidente que está intentando, sin éxito rehacer su vida de pareja, pero escapa a su voluntad encontrar el camino de la estabilidad y la confianza en la pareja. Tiene que acudir a un psicoterapeuta que lo ayude a encontrarse a sí mismo, a quererse, a conocerse mejor y discernir de manera adecuada qué es lo que lo afecta, qué es lo que busca y cómo manejar los sus afectos y decisiones. De otra manera, lo más probable es que siga repitiendo lo que usted relata. Sigue tropezando con la misma piedra y eso es porque no está aprendiendo las lecciones que le ofrece la vida, no está creciendo, no está madurando, está actuando por impulso, a merced de necesidades que no son precisamente saludables y que le garantizan el sufrimiento antes que la felicidad.

Deje de pensar que a quien tiene que ayudar es a esta pareja, lo que tiene que hacer es ayudarse a sí mismo…

No hay comentarios: