lunes

2017 04 07 La fidelidad es una decisión

Hola , quería contar mi caso por aquí , necesito alguna opunión ya que no se lo he contado nunca a nadie...
Tengo pareja y un hijo de un año y poco y hace un tiempo nos mudamos a la ciudad d e mi pareja , nuesta vida de pareja es maravillosa tenemos un hijo sano , los quiero mucho, pero hace un año conocí a un trabajador del supermercado , entró nuevo y yo me fije en el desde el primer día , nunca me acercado a el con el fin de algo más . La relación es de vendedor y compradora... pero hace un año ya de esto , y sigo yendo al supermercado como una cría ilusionada por verle , hoy mismo estuve hablando con el , se me salia la sonrisa de la cara.. Él? Pues es guapísimo, quizás ni se haya fijado en mi no se.. o simple atracción física puede que haya ... pero no puedo quitármelo de la cabeza ... agradezco una opinión gracias .


Estimada amiga, en la vida tendremos muchas, pero muchas, ocasiones en que nos va a ocurrir que nos sintamos atraídos por alguien, más o menos guapo, más o menos guapa.  A veces, como lo estás contando, es posible que nos calentemos con la situación y… bueno, muchas veces pasa que caemos en la “locura” de crearnos una gran fantasía o hasta enredarnos en en una aventura. 

El haber decidido conformar una pareja y tener familia implica que, cuando esto ocurre, tenemos que aceptar que debemos renunciar a ello, porque ponemos en riesgo algo valioso como es la familia. 

Lo dicho en el encabezado: la fidelidad es una decisión. Implica la renuncia a la tentación. Más vale que no le sigas dando cuerda a tu fantasía, ya que cualquier día nuestro atractivo vendedor se dará cuenta y… espero que estés muy segura de qué es lo que acarrearía dejar correr las emociones.

También, es necesario observar que suele ocurrir que, en una situación así, la pareja sienta lo que está ocurriendo y reaccione, no siempre bien. 

Puede uno restar afectos en el vínculo y hasta alejarse.  El que ocurran estas atracciones pudiera tener, entonces, otras razones de base. Uno inconscientemente huye a la fantasía, vuelve a las épocas en que era libre de las cadenas del matrimonio... y, a veces, precipita el que se rompa nuestro vínculo actual. 

Cuando hemos tenido experiencias de que nuestros padres se separaron, de que fueron infieles, sin darnos cuenta podemos estar repitiendo aquello que alguna vez nos afectó o censuramos.

Entonces, mujer, a ponerse en línea y, examinar si lo que está ocurriendo resulta una oportunidad para examinarnos a nosotros mismos.  Quizás estamos haciendo algo que necesitamos comprender mejor y no solo dejarnos llevar por el impulso.  

Alguna enseñanza nos puede dejar la situación, que sirva para madurar, para sentirnos bien con nosotros mismos,  valorar lo que tenemos y amamos. 

Por ahora, deja de jugar ese juego…. A otro supermercado y a la ilusión puesta en la familia… Retoma el sexo con tu marido si lo estás descuidando…(aplaca tus apetitos).



No hay comentarios: