lunes

2017 03 27 De la Candidiasis a la Candidez

Hola Doctor, estoy ante una situación muy delicada y no sé qué decisión debo tomar.
Le explico la situación. Llevo con mi pareja casi 1 año y medio, y todo siempre ha ido bien entre nosotros. El problema fue que empecé a tener problemas de candidiasis vaginal recurrente y ningún tratamiento llegaba a curarme del todo. Como era incómodo para los dos, ambos nos alejamos de las relaciones sexuales hasta tal punto de ignorar que existían. Aún asi y dentro de lo que cabe,estábamos bien juntos. Yo le manifestaba mi preocupación de vez en cuando y el me tranquilizaba diciendo que no pasaba nada, aunque alguna vez me insinuó el hecho de hacer un trío con una profesional para al menos desquitarse un poco y que yo también pudiera disfrutar (puesto que yo soy bastante abierta en cuanto a ese tipo de temas). Pero el tema quedó muy en el aire, y pasaron un par de meses en los que yo sentí que estaba más distante de lo normal. Tuvimos una gran discusión, y a partir de ahí todo fue a mejor, volvimos a tener relaciones sexuales, etc. Hasta que hace unos días me confesó que se arrepentía de algo, y me contó que un día llamo a una prostituta y fue a verla, porque le parecía una buena solución para desquitarse y poder estar conmigo sin sexo. Fue a verla y pese a que lo intento, no pudo llegar a hacerlo... Pero aún así, siento que me ha traicionado, me ha engañado y para mi es una infidelidad. Yo le quiero muchísimo, pero no se si voy a poder vivir con algo así. Ha roto toda mi confianza en él. Y por una parte, necesitaría hacer que el sintiera lo mismo que yo he sentido. Me ha dicho que se arrepiente, que jamás volvería a hacer algo así, pero que él no lo veía como algo malo, sino como una solución para calmar sus instintos. Yo estoy muy confusa, y no sé que pensar. Nunca creía que el sería capaz de hacer algo así, y mucho menos ocultarmelo. Me gustaría de verdad olvidarlo y poder volver a intentar empezar desde cero, pero no se si voy a poder ser capaz.
Espero que pueda ayudarme, gracias.


Estimada, creo que es una buena oportunidad para darnos cuenta de las  contradicciones que nos complican la vida. Si me dice usted que estaba abierta a un encuentro de a tres, con una profesional… ¿qué problema existe entonces en que él haya concurrido a donde una?… y, aún así, dando muestras de una fidelidad a toda prueba, expresada en su falta de erección… Se puede, por lo menos, entender desde esta perspectiva. Luego, lleno de culpa, le cuenta del episodio, quizás justamente para obtener el castigo por tener una culpa abrumadora, por haberse “portado mal”.

Singularmente, cuenta usted un episodio en el que se arregló vuestra perturbada sexualidad luego de una gran discusión. Puedo pensar que entre ustedes ya han existido sentimientos encontrados y mutuas tendencias a generar conflicto y reproches que han derivado en cercanías y distancias en lo sexual. Seguramente hay broncas guardadas respecto al sexo, inseguridades y contradicciones que vale la pena mirar desde el lado de la madurez de cada quien. 

Creo que la reacción que tiene es algo que necesita examinar. Si se fija, una de las soluciones que le surgen en la mente es “que él sufra lo mismo que yo”; el viejo trámite de la venganza... y ni siquiera como objetivo de que él, así, pueda comprender lo que le pasa a usted… En todo caso, el mensaje “comprensivo” de que podrían estar de a tres, es decir, aceptar que exista una tercera con quien él tenga sexo, quedó totalmente desvirtuado.

Muchas veces la candidiasis se enciende si la persona tiene estrés sexual. He visto casos en que aparecía cada vez que el marido volvía a casa después de viajes…  Me parece que necesita revisar un poco más a fondo el conflicto que le está generando el ser mujer, más aún el funcionar como tal. Puede tener alguna experiencia guardada que, teniendo origen en la infancia, no le permite la plenitud adulta.

Respecto a este incidente, bueno, se ha desencadenado, en apariencia, a partir de él, pero no deje de ver que en el inicio fue la candidiasis y la lejanía sexual que puede formar parte de un conflicto a resolver. 

En todo caso, no recomiendo que una relación se prolongue sobre las bases de una condena asegurada. Es, más bien, momento de aprovechar estas circunstancias para madurar relacional y sexualmente, para comprender las cosas de otra manera para que no se caiga en la condena irreparable o el sobredimensionamiento de las circunstancias.

No hay comentarios: