lunes

2016/10/17 Deterioro del vínculo matrimonial

HOLA BUEN DIA.
TENGO 25 AÑOS Y MI DESEO SEXUAL ES NULO, NO TENGO RELACIONES CON MI MARIDO NI POR NECECIDAD NI POR OBLOGACION
ES UNA RELACION DE 10 AÑOS CON UNA HIJA, PASAMOS POR UNA INFIDELIDAD, UNA PELEA, UNA SEPARACION DE AÑO Y MEDIO REGRESAMOS HACE CASI UN AÑO.
CREO QUE EL PROBLEMA ES QUE NO CONFIO EN EL, AUN TENGO RESENTIMIENTO Y NO PUEDO TENER RELACIONES. YA NO ACCEDO A TENERLAS NI POR OBLIGACION, BUSCO CUALQUIER PRETEXTO PARA DORMIR DECIR QUE ESTOY CANSADA QUE DUELE LA CABEZA, QUE ESTOY MENSTRUANDO ETC.
ESTE ES UN TEMA QUE ADEMAS NO PUEDO PLATICAR CON EL, SE PONE EN UN PLAN DE INDIGANACION, Y SE HACE EL OFENDIDO. NO TENGO APETITO SEXUAL POR MI MARIDO Y ESTA ME ESTA FRUSTANDO LLEVAMOS 4 DIAS SIN HABLARNOS, Y POR MAS QUEINTENTO HACER LA PLATICA NO SE DEJA.
NECESITAMOS AYUDA. EL ME AMA Y YO LO AMO. PERO NO PODEMOS SEGUIR ASI. AYUDA POR FAVOR

Estimada amiga, es evidente que están en un callejón sin salida. Si tienen 10 años juntos y usted frisa los 25, esto empezó a los 15, edad bastante temprana, digamos, de poca madurez como para sacar adelante el difícil reto de un matrimonio.  Esto cabe para ambos.

Entrar en una relación de convivencia implica estar expuesto a problemas que resolver, se trate de infidelidades o simplemente de pugnas por tener la razón.  Suele ser que, a partir de ello, nunca puedan ponerse de acuerdo, comprender los errores del otro o perdonar las fallas. 

Por otro lado, es también difícil sostenerse en una orientación de cambio de actitud, que es lo que hay que hacer para que la relación camine por linderos de armonía.  Esto tiene que ver con la observación de qué es lo que falla en uno mismo más que simplemente echarle al otro la culpa de todo lo que pasa.

Han cultivado mucho resentimiento en estos años y es lo que lleva a que su deseo sexual se bloquee, allí se expresa su rencor. Pero, lamentablemente, es a costa de su propia posibilidad de satisfacción sexual y afectiva. No es buen camino el de la venganza o el desquite; el buen camino, el del verdadero amor, va por el lado de la comprensión, del respeto por el otro y por uno mismo.

Cuando prevalecen el maltrato, los ataques, la imposibilidad de dialogar y cuando más bien se tiende a actuar negativamente, sea por una infidelidad o algún otro motivo de crítica o condena, suele existir en el pasado una historia de familia también inestable. Entonces, más allá de que el problema se exprese en las relaciones de pareja, lo conveniente es que se dedique un poco más a sí misma, a rescatar su autoestima, a comprenderse mejor, a superar dependencias tóxicas, a liberarse de traumas pasados. 

Sería mejor si lo hace con ayuda de un psicoterapeuta. Es difícil (mas no imposible) que baste la buena intención. Hay muchas cosas que cambiar en cada uno. No se condenen a ese amor con matices de “amor agonizante”. Es tiempo de madurar, de ceder a favor del otro, pero más que nada a favor de uno mismo. Nadie gana en una eterna pelea.



No hay comentarios: