lunes

2016/09/15 Un chico grande… pero chico

mi mujer me trata muy mal verbal y a veces fisicamente, hace tiempo que como soy mayor y no tengo ganas de sexo con ella porque hirio mi sensibilidad no la soporto pero la trato my bien por respeto y por nuestra hija que crezca sana pero ya ultimanete se pone tan mal que rompe todo lo que tiene a su alcance cuando le dan los ateques de furia por cualquier pregunta que yo haga y la trasgiversa diciendo que la trato mal cuando solo le pregunto algo empieza a gritar y acusarme a mi de mal trato no netiendo nada lo que le pasa y lo que mas me preocupa es que me hacer perderle el carino y solo aguanto estar con ella por nuestra hija pequena. que me aconseja que debo hacer-Siempre quiso separarse de mi sin razones y le trate de convencer que no lo haga porque la amaba de verdad, hice mucho por ella y su familia, siempre estuve con ella nunca la engane pero ya se pone la cosa insoportable a tal estado que tengo un estress y la presion sanguinea descontrolada y estoy cansado de ver medicos no soporto esta situacion y no se como solucionarla porque si se lleva mi hija no pdria soportarlo. A ver que me dice Saludos



Para empezar, creo que, en propiedad debería hablar de “su esposa”, porque no está ocupando el lugar de “mujer” en su vida; no hay vida sexual y, quizás, quepa el llamarla “la madre de mi hija”, ya que el sexo sólo parece haber alcanzado lo suficiente como para procrear… En tanto así, es posible que la intención más que nada haya sido tener una hija. A esto podemos sumarle una apreciación adicional: que su esposa es en realidad como una hija y se porta como tal, como una adolescente rebelde.

Usted parece ser una suerte de papá de las dos, pero, en realidad, es como un chico a quien su hija debe aconsejar. Me da la impresión, entonces, que es usted como un chico grande que no calza en el rol de padre, que no tiene control porque solo sabe engreir, seguramente porque usted también lo fue.

Lo más  probable es que necesite usted a su esposa como un remedio contra la sensación terrible de quedarse solo. De hecho, la situación le origina síntomas físicos, debido a que parece que lo angustia mucho que lo dejen; entonces, hace lo imposible por retener a su acompañante, a cualquier costo.

Amigo, no sé qué edad tenga usted, pero creo que necesita aprender a vivir, lo poco o mucho que le quede. Debe liberarse de los sentimientos de pequeñez y vulnerabilidad, que lo habitan.  Esto llevaría a que se comporte como un adulto, capaz de ponerle límites a su esposa, dialogando con ella de forma madura, no dejándose maltratar ni continuar en la posición de "víctima".

Busque un espacio para conversar con un terapeuta, “aunque sea por su hija”, ya que a ella le va a ir mucho mejor si siente a un padre menos vulnerable, como la figura paterna que usted muestra. Necesita apoyo, no engreimiento. Su hija no debiera estar en el rol de quien tiene que sostener al padre…”Que crezca sana”, depende de ello.

No hay comentarios: