lunes

2016/08/11 Una historia traumática

No soporto a mi padre. Desde chica siempre maltrató a mi madre y cuando nos retaba a mí y a mi hermana mayor nos decía cosas como "eres una pobre plasta", "yo no soy papá de cagadas como tú", "animal, vienes del infierno". Mi mamá trabajaba y él se quedaba en casa "cuidándonos". Ella pagaba el dividendo, comida, etc. Luego vendieron la casa y mi papá con ese dinero puso un negocio. En menos de un año se aburrió de la gente y de que el arriendo estaba muy caro y lo cerró. Él le debía a mi mamá un préstamo del banco por 2.000 usd aprox y otros 2.000 usd que eran de ella. Mi madre le exigió que se los pagara, como él no hacía caso ella le dio un puñetazo en el pecho y el la empujó y cayó por la escalera. Finalmente él devolvió el dinero del préstamo del banco pero no el de mi madre, gastó todo solo y no le dio nada a ella. Yo puse una denuncia para solicitar que se separaran. Nos fuimos donde mi abuela, yo quedé embarazada de mi primera hija (con 16 años) y un tío molesto por la situación me corrió de la casa. Me fui donde mi ex novio, padre de mi hija y tuve que llegar a vivir con mi padre porque nadie más podía tenerme. Mi hermana mayor se había ido a otra ciudad y mi hermana menor se quiso venir conmigo. Mi mamá nunca hizo nada por recuperarnos, y tuve que retirar la demanda para que no nos mandaran a un orfanato. 

Mi papá vivía en una pieza, entonces un tío nos prestó una cabaña que tenía en el patio para que viviéramos. 4 años después mi madre compró un departamento y nos fuimos con ella. Yo guardaba mucha rabia contra ella por abandonarnos, pero por mi hija no podía irme a otro lado.A mi papá mi tío le pidió de vuelta la cabaña prestada, mi padre lejos de agradecer se molestó y nunca más volvió a verlo ni siquiera al funeral. Se quejaba siempre de que le cobraran $40 usd aprox por concepto de agua y luz, alegando que él no gastaba tanto, sin tomar en cuenta que no pagaba arriendo ni nada.Con el tiempo conseguí un novio y trabajo, y mi mamá también consiguió novio. Entonces nos pidió irnos, porque se pensaba mudar. Me tuve que ir con él a vivir donde mi papá alquilaba una habitación, pero ese novio que yo tuve no tenía trabajo, ni pensaba tenerlo según me doy cuenta ahora. Llegué a vivir a las piezas, arrendando dos con mi sueldo, una para mi hija y mi hermana menor y otra para mí y mi novio. Mi papá quedó debiendo su pieza y dijo al dueño que yo debía pagar, pero el dueño supo que no era cierto. Junté un dinero para poder irnos y pagar mes de garantía, mi papá consiguió una casa en alquiler, y tuve que pagar el mes de garantía y la mitad del mes normal. Mi papá no aportaba en nada para el alquiler, sólo yo pagaba. Entonces me fui donde mi hermana mayor unos meses, busqué trabajo, pero no encontré más que uno donde llegaba casi de madrugada a la casa, me asaltaron, empecé a andar mal y volví donde mi padre porque me llamó diciendo que volviera, que tenía un trabajo mejor y yo pagara un % del arriendo, y que necesitaba que estuviera con mi hermana menor. Llegué en dic. del 2015 y al entrar a la casa me dice que perdió el trabajo. Conseguí un trabajo y pagué en mi parte del arriendo y él no puso la suya. Conseguí otro novio y quedé embarazada. Mi hermana menor (de 17 años), quien cuidaba a mi hija por las tardes, se fue a quedar con mi hermana mayor una temporada y tuve que dejar el trabajo porque me sentía pésimo de salud y nadie cuidaría a mi hija. Pagaron mi finiquito y mi papá me pidió prestado el dinero para pagar el arriendo. Jamás me lo devolvió. Después nadie volvió a pagar el alquiler. 
Mi novio ahora tiene trabajo y se vino a vivir conmigo y quiere pagar el alquiler, pero sé que mi papá va a aprovecharse de él. Él dice que aquí no pagaremos garantía, pero yo ya no soporto a mi padre, no sé qué debería hacer.


Estimada amiga, me has relatado una larga historia y, aún así, sé que tienes mucho más para contar. No sé qué edad tengas, pero el primer gran reto que observo es el de tener que sacudirte del resentimiento y de los recuerdos negativos de toda una vida. De alguna manera tienes que empezar una vida distinta, no solo en el sentido de encontrar mejores relaciones en tu entorno (trabajo, amistades, pareja), sino, también, darte cuenta de que sigues cayendo siempre en el amparo engañoso de tu familia de origen.

No estoy hablando de algo sencillo; ten presente que tú misma te has ido limitando las posibilidades al hacerte de hijos tan temprano en tu vida. Esto me dice que hay dificultades para conducir tu vida, emocional y materialmente hablando. 

Deja de lado el lamento y deja de esperar que el resto cambie. Ingéniate alguna forma de vivir aparte y cuidarte, respetarte y hacerte respetar. Hay mucho maltrato en tu vida y no tiene por qué seguir ocurriendo, pero ahora depende de ti. Encuentra algo digno y, con humildad, empieza a crear experiencias positivas, de amor. 

Tú misma obsérvate y ve de qué manera reaccionas. Trata de no enojarte demasiado y cuida a tus hijas con amor. Trata de no depender demasiado de nadie y que lo que obtengas sea producto de un reconocimiento.

Parte de la solución podría ser irte a algún otro lado, lejos de la familia, algo que te dé una mayor sensación de empezar de nuevo. Trata de hallar un espacio propio o formar un hogar de amor y autoestima saludable; trata de cultivar un carácter amable.  Eso te abrirá las puertas de un espacio que irás conociendo y gozando.  La felicidad te espera al final de este camino;  más bien, diría, te empieza a acompañar cuando transitas por él.

Cabe también que consultes con un terapeuta para que te oriente si sientes que no lo puedes hacer sola.


¡Suerte!

No hay comentarios: