lunes

2016/07/14 Cuando se pierde la cordura

Hola. Tengo una hermana que tiene preocupada a nuestra familia, ya que de repente ha empezado a decir y hacer cosas que consideramos son disparates o está perdiendo la cordura. Es más relacionada con el tema religioso, dice que está escribiendo un libro (en efecto se pone a escribir página tras página), habla que tiene que hablar con el papa Francisco, que Dios le ha dicho tal cosa, que en tal lugar descenderá Jesús, ha cambiado términos para referirse a uno (lo llama precioso, lindo). Ella tiene familia (esposo e hijo) y forma parte de un grupo religioso católico, y recién estuvo sola debido a un viaje de su familia. Al regresar el esposo la encontró con esos cambios que lo tienen asustado. Doctor, qué puede estar ocurriendo con mi hermana.


Estimada amiga, con semejante descripción, calculo que ya deben haber visitado a algún colega psiquiatra. 

Lo que describe es un estado de pérdida de la cordura, como usted misma lo refiere. Es indispensable que la evalúen y precisen muy bien el diagnóstico, punto de partida de un tratamiento que no debe demorar en instalarse. El riesgo es la cronicidad y el deterioro de las capacidades mentales si no se interviene a tiempo.

En el deslinde clínico, hay que considerar si en la familia hay antecedentes de cuadros similares y si ella ya ha ido mostrando algunos comportamientos que ahora simplemente se han desbordado. 

Es posible que el viaje de la familia haya sido un desencadenante aunque no la causa de fondo.  Podría tratarse de un cuadro agudo que tiende a organizarse en el sentido de un delirio, pero da la impresión que más predomina la desorganización.

En caracteres frágiles puede ocurrir que el participar en grupos de influencia, como los religiosos, influyan más allá de lo normal y desencadenen formas delirantes de pensamiento o sentimientos de grandiosidad.

Y, sin más, le sugiero, ¡no, la conmino! a que lleve a su hermana a una evaluación psiquiátrica lo más pronto posible. Eventualmente, podría requerir hospitalización, cosa que resolverá quien la evalúe.


No hay comentarios: