lunes

2016/07/07 La necesidad de reparar

Buenas son una mujer de 40 años y hace 17 tuve una relación de meses con un chico mebor que yo el problema es que los años han pasado y no dejo de pensar en el nunca volvió a hablar y yo no me porté bien con el pero ahora conseguí su número y lo llamó pero no me atrevo a hablarle pero ahora quiero hacerlo decirle que yo también lo ame soy casada tengo 4 bebés y el acaba de tener uno siempre le mandó algo por el face pero el no me contesta que hago por favor llevo años con este tormento.


Estimada amiga, ¡es un acontecimiento de hace 17 años!  

Cada quien ha evolucionado en la vida generando otras relaciones de pareja y sus respectivas familias. El daño que pudiera haberle ocasionado parece que ya fue superado. A distancia, puede uno observar que su vida se va llenando de satisfacciones, como la de tener sus hijos.  Usted misma ha llegado a tener 4 “bebés” (¿cuatrillizos?). 

Su comportamiento en aquella época pudiera explicarse desde la falta de madurez y de no estar aún preparada para responder de otra manera. Me parece importante que lo entienda. 

El intentar comunicarse con él ahora, si bien pudiera tener alguna validez en el humano sentido de pedir disculpas, pudiera, también, servir para que usted entienda mejor lo que pasó y se desprenda de esa culpa. 

Una posibilidad oculta, que a veces aparece, es retomar una relación con fines de reactivar afectos de aquellas épocas. ¡Cuidado con eso! Ésa es la puerta para encuentros “imposibles” y perturbadores. 

Deje que sea la casualidad la que permita algún encuentro, pero quítele vehemencia al intento de precipitar que esta aproximación se produzca. 

Lo más importante es que aquello que le ocurrió en el pasado le haya servido para corregir formas y conductas que, en el presente, la alejen de la posibilidad de repetir lo que entonces ocurrió. Si es así, si su matrimonio camina, si es una buena persona, madre y esposa, lo que pasó tuvo un signo positivo y lo más probable es que lo mismo haya ocurrido con él. Se han reparado las cosas y “todos andamos bien en la vida”, ¡qué mejor prueba! 

No hay comentarios: