lunes

2016/03/14 No estoy ayudando lo suficiente

            
PIENSO QUE NO ESTOY AYUDANDO LO SUFICIENTE 
Buenos días, Tengo una amiga que hace cosa de un año sufrió un trastorno psicótico, la ingresaron y se recuperó. De eso fue hace cosa de un año, y yo junto con su familia la hemos ayudado todo lo que buenamente hemos podido. Incluso cuando ella me daba alguna mala contestación yo seguía ahí al pie del cañón para que viera que tenía todo mi apoyo, y ella junto a su familia están muy agradecidos. Ahora le han propuesto hacer un curso de terapia en el momento que estaba animada para hacer algún curso y piensa que puede ser una pérdida de tiempo, y también cuando echa la vista atrás se pone triste, la escucho, la intento aconsejar, pero pienso que no es suficiente y me siento como si no hubiera hecho nada, aunque su familia me dice que sí estoy haciendo mucho, pero yo tengo esa espina clavada de que no es así y si algún día le sucediera algo me haría sentir culpable. ¿Que me aconseja?


Estimado amigo/a:

En principio, felicito su vocación de servicio, la dedicación que ha puesto en ayudar a su amiga es loable, lo mismo va para la familia. En situaciones de quiebra psicológica mayor, como puede ser el caso de una psicosis, es indispensable que todos se involucren en sostener un entorno acorde a las necesidades de la persona afectada, pero sin dejarse tomar por la psicopatología del paciente, sin cargarse emocionalmente, incluso hasta llegar a padecer problemas psicológicos, como depresión, angustia, etc. y sentir que uno se va quedando sin energías y con una creciente sensación de impotencia frente al problema.

La colaboración y apoyo de la familia y amigos a una persona que padece este trastorno mental es muy importante pero suele resultar muy difícil y producir mucho estrés, irritabilidad y hasta culpa en su entorno.  El proceso de ayuda tiene que estar acompañado y guiado por el tratamiento psiquiátrico y psicoterapéutico, cuidando que el paciente tome su medicación, asista a sus citas y cumpla con las indicaciones de los profesionales.  Es decir, el tratamiento debe ser orquestado por quien esté a cargo de la psicoterapia individual, o del psiquiatra a cargo.  

Es importante estar al tanto de las posibilidades y limitaciones propias; estar conscientes de nuestros deseos y de las limitaciones reales del paciente.  Puede resultar  muy frustrante hacerse la idea de una recuperación lineal, sin retrocesos y que las cosas, como suele suceder, sean diferentes. Es posible que el paciente mismo sienta que nada es suficiente, por causa de su propio trastorno y dificultades “de origen” y, si estamos muy sensibles a ello, podemos sentir muy intensamente que realmente no estamos dándolo todo.

Tenemos que tener en cuenta que hay problemas psiquiátricos que ni la familia ni los amigos podrán resolver, pero sí resulta muy importante para el paciente sentirse acompañado y contenido por su entorno. En ello, insisto, es importante tener la asesoría del profesional a cargo, quien, a su vez, “contenga a los contenedores”, porque también tenemos que saber que hay cosas de cada uno que se necesitan procesar, que no todas son cosas del paciente, que se generan interacciones y dinámicas que pueden favorecer la mejoría como también otras interacciones que pueden no ser favorables (para ambos).

En fín, hay que canalizar ese deseo de ayuda, darle contexto y salvaguardarlo con la guía del profesional a cargo.

Le deseo lo mejor.

No hay comentarios: