lunes

2015/11/04 Climas tempestuosos

De casualidad encontré esta página. Desde hace cinco años vivo separada pero compartimos la casa con el padre de mis dos hijos quince y doce años. Varón y nena. Vivimos en medio de un clima tensión. Últimamente estos climas son más agudos. Mis hijos se irritan fácilmente y el cli.a es más tedioso aún. He realizado las denuncia correspondiente para exclusión pero el señor ni se mueve de mi casa y tampoco el juzgado. Aveces pienso q sería mejor irme de mi casa pero no se adonde y me da mucha bronca que todo mi sacrificio se lo regale a el. Que hacer a esta situación. El es violento verbalmente me fue infiel es descalificador ahora maltrata a mi hijo


Estimada amiga:

Creo que lo primero que habría que buscar es la calma. Sé que puede sonar a una utopía, algo imposible, pero si alguien está alterado y uno responde reactivamente, las cosas se caldean más. Mi abuelita solía decir “para pelear se necesitan dos”.  Creo que tiene que ingeniárselas para no caer en la reactividad (manifiesta o interna).

La distancia física que ha tomado (supongo que duermen en cuartos diferentes) tiene que llegar a ser una distancia más bien interna.  Tenga en cuenta que el día que él no le importe realmente, no reaccionará, no habrán más discusiones ni alteraciones que ya, lamentablemente, contaminan a sus hijos.

Es una prueba para usted el rescatarse en la autoestima, valore lo propio, de manera que no dependa de las calificaciones que el emplea. No deje de preguntarse también, qué pone usted para que esto suceda, para que él no la respete y hasta la golpee. Tome conciencia que el que es más fuerte no es el que levanta mas la voz o se alza con la razón (aparente).
Insisto, serénese, es posible que estén entrampados en una de esas peleas sin fin, en ese morbo nefasto por lo resentido, que mina nuestros mejores sentimientos. Hágase espacios de gratificación y trate de sentirse bien en lo personal. Si puede, además de no pelear, sea amable con él en incluso en los momentos de poner límites. Difícil de explicar, más difícil de aplicar, pero me parece la mejor vía: no pelear más. Tenga presente que este envenenamiento de su alma requiere del bálsamo de la amistad, del afecto de la familia, de gratos momentos, pero sin “poner todo lo malo en él”. Símplemente busque estar bien porque así lo quiere y merece. La posible separación entonces será una simple consecuencia natural.

Cuénteme dentro de un tiempo cómo le fue.

No hay comentarios: