lunes

2015/08/04 Una bomba de seducción

Soy una bomba de seducción, me gusta insinuarme y hacer que pierdan la cabeza por mí. Pero en cuanto responden a mis insinuaciones pierdo el interés, ¿por qué me ocurre esto?


Lo primero que se me viene a la mente es que te mueres de miedo de darle curso a lo que insinúas a tus "conquistas". Pienso que lo más probable es que tu temor sea a “perder la cabeza”, a enamorarte perdidamente y que jueguen contigo, tal cómo tú haces con tus “presas”. Visto así, pareciera un juego de fuerzas con personas que pueden llegar a tener demasiado poder sobre ti, por lo cual, estás gratificando tu sentimiento de “ser más fuerte” que ellos.

Otra cosa que se podría pensar es que tienes una inhibición sexual que hace que pises el freno cuando toca acelerar. Esto suele tener que ver con una educación culposa, que miraría mal tus “desenfrenos”; los cuales, seguramente, fantaseas que te llevarían por el camino de la promiscuidad y que seas tildada de "una cualquiera". 

Por esta línea, tenemos que tener en cuenta que, si siempre sucede como dices, en realidad, te estás frustrando reiteradamente; hay algo en ti que no completa el curso natural de una seducción, que es la plenitud sexual y/o el emparejamiento.

Como digo en el párrafo inicial, el temor a que el otro tenga más poder, si pierdes la cabeza, debe tener que ver con dificultades para el apego, el temor a la relación de intimidad y a una posible dependencia; temor al abandono, pérdida o falta de reconocimiento, con lo que abrimos espacio para la pregunta sobre tu autoestima… ¿anda bien? Por lo que cuentas, parece que andas compensando tu baja autoestima con argumentos de un erotismo femenino que te hacen sentir “bomba”. Quizás sientas que más allá de eso no hay mucho que apreciar en ti. Reflexiona sobre eso, porque suele ser que uno no siempre tiene conciencia de su valor y sus potenciales, en particular cuando se centra casi exclusivamente en valorar sus atributos físicos.



No hay comentarios: