lunes

2015/02/17 Conflictos en la pareja

mi pareja y yo estamos en conflicto porque ella esta en un conflicto con su prima y me dice que no debo saludarla porque si es así siente que no la estoy apoyando nos encontramos en una fiesta los tres la salude a la prima y ahora mi pareja mi esposa esta molesta decepcionada dice conmigo tenemos 4 hijos.


Mi querido amigo, gracias por consultar. ¡Qué conflicto!  Hay un viejo dicho que dice: “Lo cortés no quita lo valiente”.  Si lo vemos de manera madura, no habría necesidad de ser descortés con la persona a quien su esposa no estima. Tampoco, por supuesto, prestarle una atención especial para no herir a su esposa. Con un saludo breve y cordial será suficiente.

Habría que precisar las razones por las cuales su esposa tiene este conflicto con su prima. Si vamos a los escenarios de lo que podría estar sucediendo, tal vez exista algún halo de coquetería o formas que movilicen los celos de su esposa…  También, podría ser que derive de cierta rivalidad o, incluso, de ocultas envidias. No dejemos de considerar el que su esposa tal vez sea extremadamente sensible y poco dada a perdonar fallas de la otra persona, por lo que sus resentimientos pueden llegar a un nivel de desproporción... 

Pero, es posible, también, que exista una razón clara, de peso, por ejemplo, de deshonestidad o alguna falta ética o a valores importantes para su esposa. En este caso, cabe evaluar si, en general, la prima es una buena persona.

Pero, si su esposa le está pidiendo que usted, sin estar convencido, actúe de manera incondicional por una cuestión de origen más bien subjetivo, esto expresaría su necesidad de control, detrás de la cual probablemente exista mucha inseguridad.  Tal vez esta exigencia que le impone responda a una historia de pareja en la que usted ha ido consintiendo constantemente en acatar situaciones parecidas. 

Le sugiero no armar mucho alboroto y no entramparse en discusiones que deriven en quién tiene o no la razón.  Si es una cuestión emocional de su esposa, sobrellévelo sin discutir, en particular en función de la posibilidad de que ella se resienta con usted. Siga siendo amable con ella, no se envuelva en el mal sentir, no la califique negativamente, manténgase tranquilo y razonable.  Todo ello, como le dije al principio, no le quita la posibilidad de ser cortés si la ocasión lo amerita, de poder comportarse con libertad, sin intención de ofenderla. En principio, no se enoje con ella. Considere que es un problema que ella necesita resolver; no deje que eso lo afecte.

Pierda el temor a las condenas e imposiciones incondicionales de su esposa. Le va a hacer bien a los dos.

Suerte.

No hay comentarios: