lunes

2015/02/10 Corazón partío

Hace 2 días que mi novio me dejo, y no creo que pueda olvidarle, nunca me había enamorado así, el ya no me quiere pero yo prefiero que vuelva con migo a estar sin el, es que siento que me muero, mi vida no tiene sentido. Aun tengo la esperanza de que volvamos, pero ya me dejo claro que no quede. 


Ay! Mi querida amiga…. ¡Cuántas veces hemos pasado por cosas así en la vida…!  El enamoramiento es eso, un sentir que la vida se nos va en el amado(a) y que no hay otra razón para existir. Hasta que aprendemos. 

El amor tiene una cuota de dolor de la que tenemos que aprender: es cuando la ilusión se rompe, la idealización se diluye… y nos queda al principio un gran dolor, que felizmente con el tiempo se convierte en un grato recuerdo… Es cosa de darle ese tiempo y recomponernos. 

Eso sí, nada de arrugar, con dolor incluido.  Es cosa de aprender a pasar la prueba del enamoramiento y sobrevivir.  Recién entonces aprenderemos lo que es de verdad el amor.

Al principio, durante el enamoramiento, todo es pasión y la razón apenas tiene espacio. Luego, en el amor, la razón predomina y el sentido del vínculo es coherente. Requiere de una dosis de aquella pasión, de la llama que no debe apagarse, pero ésta no debe ser lo que prevalece o da sentido a la relación.  Cuando lo que predomina es la pasión o la necesidad extrema nuestro vínculo se parecerá más a una adicción y, en tanto así, la necesidad de dependencia es el punto neurálgico; y esto, mi querida amiga, no ayuda a madurar.

Bueno, paciencia, como dice Rafaella Carrá, "Espera que te pase y vuélvete a enamorar..."

No hay comentarios: