lunes

2014/12/13 Sobre placeres e identidades en el sexo

Hola, soy un hombre de 35 años y llevo 12 años casado con una mujer,mi problema surge ya que tengo una fijacion muy especial con la ropa interior femenina,me gusta verla, tocarla y en algunos casos utilizarla, además de ello tengo una fijación muy particular con el sexo anal,trate de habalrlo con mi mujer, pero nada,asi que cada vez que puedo me masturbo con la utilización de consoladores, tubos de plastico, introduciendolos en mi ano, esto si me satisface, pero creo que todo esto no es sano, tengo miedo hablarlo con mi mujer. Busque en el internet algun caso similiar, pero no hay nada que se parezca al diagnostico que planteo, no se si estoy enfermo de la cabeza, si solo es un transtorno y no se que hacer para superalo, le ido que me ayude.
Gracias


Mi querido amigo, una serie de preguntas surgen de inmediato: ¿es pura excitación o la acompañan imágenes, por ejemplo, de ser una chica o de ser penetrado por un varón? Ha tenido sexo con otro hombre?...

El desarrollo psicosexual es muy variable. A veces, ocurre que hay un disfrute de tipo fetichista, con las prendas femeninas; en otras ocasiones, se da una suerte de identificación con la figura femenina, que evoca épocas primitivas de fusión con el primer objeto de amor: la madre.

Si es que solo se trata de excitaciones de zona (como la zona anal), puede ser simplemente una cuestión de preferencias, a veces producto de estimulaciones tempranas, como puede suceder con el uso frecuente de supositorios durante la infancia, por ejemplo…

Eso sí, detrás de todo ello está pendiente un proceso de integración… Por ejemplo, ¿sería posible ponerse de acuerdo con su mujer y tener sexo anal? ¿Toleraría ella el que usted se ponga una prenda femenina…?  Sé de casos en que la aceptación de la mujer resultó en un disfrute compartido que facilitó la integración de estos goces ocultos. Otros casos hay en que la mujer penetra analmente al varón como parte de los juegos de roles, etc.

Lo que está resultando perturbador es que esto se mantiene como una actividad oculta y culposa, lo que resta equilibrio y estabilidad a su mente.

No está demás revisar con un terapeuta cuáles puedan ser los factores inconscientes que hacen que esta actividad adquiera el grado perturbador que tiene… Quizás exista algún otro factor que está promoviendo que usted se agarre al sexo como una suerte de distractor.  En fin, vale la pena que se rescate usted del sentimiento de vergüenza y pueda fluir hacia la plenitud.  Puede integrar todo lo dicho anteriormente…  Yo le aconsejaría visitar a un psicoterapeuta con quien se explaye y examine más a fondo y con calma este tema. 

No hay comentarios: