lunes

2014/09/09 Enamoramiento: "un estado alterado de la mente”

Estimado Dr:
Sentí la necesidad de buscar una opinión más ilustrada y nueva sobre esto que me pasa. Bueno, empiezo por contarle que estuve aprox. 2 meses en Bs As, una ciudad que me encantó de más y que siempre quise conocer. La pasé realmente bien,viví con gente de todo el globo,tuve una vida muy diferente a mi vida rutinaria, incluso fue considerablemente libertina, como suele ser Bs As con la gente joven. Sin embargo, me enamoré de alguien. Una persona que cumplía con casi todos mis ideales, mis estereotipos, cosas que ni era consciente que eran mis ideales. No sabía que me gustaban tanto los europeos y los franceses. Bueno, una persona que me deslumbro por su belleza, su sutileza, su elegancia, su gentileza y su ternura. Primero lo tome como cualquiera, como una pendejada pero luego no, me obsesione o me enamoré o ambas cosas. Bueno, solo estuvimos dos semanas, pero esas dos semanas casi completas día y noche casi literal. No estudiabamos juntos, no estaba en el proyecto soc. por el q fui, no teníamos amigos en común, sin embargo estuvimos juntos casi todo el tiempo. Fue todo una situación rara, una persona desconocida q de repente era más de lo que yo deseaba y tan buena, tan dulce. Sentía pena que me iba y no lo iba a ver más, pero esa pena luego fue terror, encima yo estaba con mi síndrome pre mestrual, creo que lo cansé mucho. Siempre digo que tengo el defecto virtud de no saber manipular o manejar a un hombre, porque me parece anti ético y porque no soy buena para eso, tiendo a respetar mucho la decisión y el espacio pero en este caso, yo estaba desesperada porque me aterraba la idea del " nunca más" voy a verte y yo realmente te quiero. Suena tonto y para la gente, sin importancia,porque fueron dos semanas. Yo creo que él me quiso; sin embargo no como yo. Supongo debe estar asustado por lo mucho que me obsesione con el. Yo le dije que quería volver y que obvio que el era libre, q era su intercambio q era Bs As y que obvio muchas cosas podían pasar tanto a el como a mi pero ya que el no me podía prometer venir a Lima( en verdad, yo nunca se lo pedí, él lo dijo solo, que las promesas crean mucho dolor y q a el ya le había pasado el no poder cumplir su promesa)yo dije que volvería y que lo quería de verdad. Me propuse volver porque eso me daba esperanza y me hacía más fácil irme y dejarlo. Bueno, él ahora ni me habla, de hecho ya dejo la historia atrás, yo no. Yo quiero volver, extraño a Bs As, la vida q tenía allá pero principalmente, voy por él y sé que me voy a topar con la realidad, sé q a él ya no le importa; sin embargo yo quiero ir y no quiero quedarme con la intriga. No quiero perder a una persona que no creo encontrar jamás. También me niego a querer a otra persona. Me rehuso a dejar de quererlo, cierro mis sentimientos a los demás. En estos días(mi primera semana aquí) me sentí desamparada, me sentí profundamente triste,incluso con una crisis vocacional porque mi universidad me mata(llegue atrasada y vi q m falta demasiado por graduarme) y quiero dedicarme a otra cosa que me apasione. Estoy molesta con la vida por no permitirme haber estado más tiempo con él y poder desenvolverme normalmente y no sentir esa desesperación por el tiempo y obvio por hacer imposible seguir con él. Creo que nunca había estado así, sin embargo, entre hoy y ayer me encontré con mi dignidad y ahora no quiero hablarle más( por redes soc) pero quiero volver pronto (fin d año)y obvio eso nadie me lo recomienda por motivos obvios y yo tb lo sé. Creo ser inteligente y racional pero quiero hacerle caso a mis sentimientos no a lo lógico a lo práctico, si tengo q sufrir su rechazo una vez más, lo haré.Quiero seguir soñadora y tener no la esperanza que castiga sino que impulsa, soy muy pasional pero creo que tengo que arriesgar. Por otro lado, hay más personas que me esperan allá, si tengo suerte iré con mis amigas(os) y tengo otras cosas buenas que hacer allá (parte de mi nuevo proyecto personal), creo q no pierdo del todo si voy.Finalmente, igual tengo miedo, tengo pena, desasosiego. Quería saber su opinión. Le agradezco.


Ulises pidió ser amarrado al mástil para escuchar el canto de las sirenas sin caer en la trampa que lo haría estrellarse contra la isla de las sirenas…

El enamoramiento es así, mi querida amiga.  Todo luce esplendoroso e ideal y se instala ese impulso encantador que nos lleva a buscar de manera incontrolable  los brazos de nuestro amado…  Pero, esa dulce obsesión invoca anhelos de fusión y es allí donde nos perdemos.  En algún momento el ansia generada por la separación incrementa el afán de control… y entramos en descontrol. Toda nuestra vida es absorbida por la herida, que trasfunde nuestra existencia misma, para alimentar a ese otro que nos ha robado el yo.

El drama del enamoramiento es que, en algún momento, termina. Indefectiblemente, termina…Entonces, la tolerancia a la desidealización acaso deje espacio para el amor. 

El riesgo es quedarnos flotando, como eco en el vacío de lo que ya no está, en la emergencia de nuestro propio vacío.  Entonces, podemos quedarnos sin suficiente amor, incluso hacia nosotros mismos. 

No queda otra que amarrarse al mástil del sentido común, dejar que las cosas se enfríen lo suficiente como para que la realidad muestre su rostro y nos enseñe lo que realmente queda después de este fulgurante encuentro: por ahora, una gran experiencia. 

Después, si hemos aprendido de ello, quizás podamos volver a enamorarnos sin perder la razón (mientras la perdemos).

Entonces, mi querida amiga, hay que aprender del amor.  Haz conocido la naturaleza del enamoramiento; ahora hay que rescatarte del impulso a fundirte en él. Necesitas aprender a conocerte, a regular esas intensidades.  De otra manera, corres riesgos a la hora de volver a enamorarte. 

Si él está interesado, deja que lo muestre. Si no es así, habrás aprendido que la tolerancia a la espera deja siempre enseñanzas; en este caso, te devolverá a la realidad.

Espero que estas reflexiones atemperen tu apasionamiento sin restarle a tu capacidad de ilusión.

Suerte

No hay comentarios: