lunes

2014/09/09 Amantes hasta el fin….

Dr. gracias de antemano por sus respuestas, son de mucho apoyo.

Hace años en el trabajo inicie una relación con un hombre casado, al principio la relación era sexual, con el tiempo y las situaciones que tuvimos fue generándose de parte de ambos un cariño, yo tengo claro que en algún momento el se iría de mi vida, pero ahora que lo decidió y me lo comunico realmente me afecto y me siento paralizada, me siento perdida pero estoy dispuesta a aceptar su decisión porque en el fondo yo se que es correcto, porque debo de continuar pero me genera una ansiedad muy grande, un desapego emocional por lo que leí en su blog, la verdad no quiero hacer nada eso es lo peor, quedo de sus consejos, Gracias


Es tan frecuente que en el trabajo un@ se enganche por atracción sexual… y que luego se vayan desarrollando afectos, costumbres y una especie de seguridad de que las cosas seguirán siempre igual...  Pero, también, sucede a menudo, como en este caso, que la relación se perfila sin compromiso ya desde el comienzo y, lamentablemente, como en todo, estos amoríos llegan a su fin.

Recuerdo un caso en que una muchacha me vino a pedir ayuda para terminar la relación.  Resulta que estaba en una edad límite para hacerle lugar a sus anhelos de maternidad… y, también, reflexionaba, quería tener una pareja estable.  Así es que, pese a que tenía muchos años en arreglos con su jefe, tenía que cortar. No había más opción que morderse los labios y aguantar la angustia junto al resquemor del vacío que esto genera.

Creo, mi querida amiga, que lo primero que tienes que hacer es compartir y hacer tuya esta decisión. Acepta que necesitas entrar en otra etapa de tu vida aunque te está costando dar el paso. Duele durante un tiempo.  Es como cualquier duelo, pero siempre estarás tú allí, haciéndote espacio para crecer y hacerte fuerte. No olvides que la fortaleza de una persona está en proporción directa con el poder renunciar, con el tomar decisiones que nos hagan sentirnos orgullosos de haber asumido retos difíciles.

El atractivo de ser amantes viene por el lado de que no hay que enfrentar el desgaste de la convivencia. Pero, a veces, detrás de ello hay motivos que nos remiten a la condición de formar parte de un triángulo en el que o excluimos a alguien o nosotros somos los eternos excluidos (casi siempre se sabe en realidad que la otra persona no va a dejar a su espos@). Esto (de formar parte de un triángulo amoroso), suele remitir a motivos infantiles que no hemos superado; quizás haya que revisar las características de la relación con tus padres o hermanas.

Pero, ahora, agárrate fuerte y acepta que la relación terminó; quédate con lo grato que pasaron juntos y no te lamentes.  Simplemente, cambia el rumbo... pero por decisión tuya. Es indispensable aprender a desapegarse, sabiendo que en la vida habrá nuevos apegos, que tendremos que aprender algo de estas lecciones. Si no aprendes de esta experiencia la vas a repetir… que quede claro qué es lo que buscas en el terreno del sexo y del amor.

Suerte.

No hay comentarios: