lunes

2014/08/09 No controlo mis emociones

Estimado Dr. Morales, mi pareja y yo tenemos 23 años, llevamos 4 años como enamorados, al inicio todo era color de rosa, estaba encantada con él, tanto así que en sus vacaciones aceptaba a que se venga a vivir conmigo al dpto,pero sus mentiras, su familia llena de prejuicios y bastante cucufata que se mete en nuestra relación, sus falsas promesas, su trabajo al que le dedica mucho tiempo,sus celos han ido cambiando todas las esperanzas de tener algo más sólido con él; en estos años de relación he terminado y regresado con él más de 10 veces, en una de esas nos separamos como medio año y salí con otro chico como para rehacer mi vida pero fue en vano, y desde entonces hasta ahora seguimos juntos de nuevo, pensé que las cosas iban a ser como antes o tal vez mejor, pero me he dado cuenta que al más mínimo descuido que tiene conmigo yo reniego, no controlo mis emociones, le grito, lo insulto, no le quiero hablar, apago el celular... cosa que no me pasa con mis amistades 




Estimada amiga:

La experiencia de enamoramiento es una de las grandes pruebas que necesitamos pasar para evaluar la consistencia de nuestro desarrollo, en particular en relación a lo que atañe a relacionarnos con otros y a tener sentimientos de afecto y dependencia saludables. Tiene que ver con el reconocimiento equilibrado de lo que son los valores y méritos reales (los de uno mismo y los del otro), reconociendo con qué podemos contar y con qué no. Surge la posibilidad de darnos cuenta de cuan tolerantes o no podemos ser. En ese sentido, a veces queremos que todo esté bajo nuestro control, que las cosas sean como queremos que sean y no como son en realidad. Otras veces, surgen en estos momentos actitudes que nos muestran que estamos más a la defensiva, como si el otro fuera alguien de quien tenemos que cuidarnos,… y reaccionamos mal sin mostrar gestos de apertura a lo que el otro propone o nos comunica.

Ver que algo no encaja en lo normal, que no estamos satisfechos, más aún si la cercanía emocional nos desestabiliza y saca cosas poco gratas de nosotros mismos, es motivo como para preguntarnos si estamos preparados para la experiencia del amor o, más aún, para mantener una relación de pareja con perspectivas estables.

Estás joven y necesitas explorar más el mundo; eso da experiencia y eventualmente nos lleva a madurar. Pero, si lo mismo se repite en otras relaciones, si tendemos a descalificar y o a pelear con demasiada frecuencia, mejor es consultar más extensamente con un terapeuta.  De hecho, las cosas, tal como están con tu novio actual, van a seguir así, entre peleas y reconciliaciones… mientras no cambie ese "algo" que, en tu caso, provenga de una mejor comprensión de ti misma y de cómo se movilizan tus emociones.

No hay comentarios: