lunes

2012/02/22 Vergüenza ajena (¿?)

Querido doctor: tengo una excelente amiga, como una hermana para mi, la estimo y quiero muchísimo, tiene una familia maravillosa y eso incluye a su esposo que también es amigo mío. El hecho es que el fin de semana pelearon horriblemente, yo no lo sabía, y lo encontré a él en la playa, hasta ahí sin novedad, pero me desconcertó que estando yo con mi familia se acercó por detrás y de un modo muy "amistoso" me cubrió los ojos y se me acercó a saludar....me dejó en cero, no supe como reaccionar y lo único que hice fue saludarlo cordialmente y preguntarle por mi amiga, él estaba evidentemente bastante tomado y me dio vergüenza que hiciera eso frente a sus amigos también, me pareció mal simplemente. Al día siguiente mi amiga me contó que se habían peleado y me decepcionó porque fue muy malo con ella. ¿Le cuento a mi amiga? le dije que lo vi en la playa tomado y acompañado, pero no el dije como me saludó porque sino se arma la gorda. Aconséjeme please.

Es un problema de ellos y las cosas ya están bastante complicadas como para añadirle estos detalles. Más bien, la reflexión tendría que ir por el lado de su necesidad de confesar a su amiga lo que sucedió en la playa entre usted y el marido de su amiga, facilitado por los tragos. Creo que la sanción que todos deben haber hecho de las circunstancias es suficiente. Si algún “pare” habría pendiente es en directo al infractor… en función de los límites a lo que está dispuesta su confianza. No tome partido. Es un problema que esta parejita tiene que resolver. No hay que dejarse involucrar.

No hay comentarios: