lunes

2011/12/19 Celosos y Celados

Buenas tardes Dr, en principio quiero disculparme por dirigirme a este correo para hacer la consulta, la he realizado anteriormente en su blog pero no encuentro la respuesta si la hay. En febreo se cumplirian 3 años de mantener una relación con un hombre que vive a 400 klm de mi ciudad. Para no ser extensa en la explicación le comento que hace bastante tiempo que reclama que yo "marco" ( término utilizado por él) tipos. Casi desde el comienzo de la relación me señaló esa cuestión. Él ha hecho análisis por casi 20 años y yo hace 4 comensé. En un principio me "hice cargo" de esas miradas, según mi analista poniéndome en situación de culpable, quizás he mirado pero jamás con la intención de buscar tener lago con ningún hombre. En el presente la situación se ha vuelto insostenible, puntualmente hace 1 semana en la fiesta de mi hijo se enojó porque, según él, yo miré a hombres. Yo estoy segura de no haberlo hecho de la manera que señala. Por temor a perderlo o estar sola y porque todavía lo amo no quiera terminar la relación. ël insiste que si no ofresco alguna solución se termina. Mi analista dice que, si bien no puede pronunciarse sobre él, tiene características obsesivas. En varias oportunidades en función de esas miradas se dirigió hacia mi con expresiones como "calienta bragueta". Estoy sin tener el valor de terminar esa relación que sabemos ambos que nos daña. Gracias por su atención

Lo que describe mi querida amiga, es, o tiene todas las características de una celotipia beligerante y posesiva. Un juego que han ido desarrollando en el tiempo y que, por cierto, poco tiene de amor y sí, mucho de urgencias y necesidades de control propios de quienes no han aprendido a amar.

Si el sistema de tortura ha devenido intolerable, prolongarlo es un aditivo que merma la autoestima y si algún sabor deja, será el del producido por la tortura masoquista que parece predominar.

Por otro lado, una relación a distancia significa que solo se ven de vez en cuando…y aún así se malogran el tiempo juntos. Cierto es que, a distancia de todo puede pasar, uno tiene sus tentaciones y, a veces se las atribuye al otro. Como quiera que esto sea, ya han tenido bastante tiempo para conocerse y plantearse la decisión: seguimos o no..! y, eso, depende fundamentalmente de que usted decida lo suyo. El análisis es muy útil para entender, pero, también hay que producir cambios en la realidad, tomar decisiones que nos ayuden a recobrar el buen sentir y la autoestima. No lo dude, tome su decisión…y, si es la de seguir (es posible) dése cuenta que la queja es la expresión del goce masoquista.

Suerte.

No hay comentarios: