viernes

2011/07/01 Mejorando la actitud

siempre e querido tener una opinion de un profesional pero por falta de dinero no puedo mi problema es en mi situacion economica y en mis relaciones de la primera lo resumo como que soy una persona de buenas ideas pero siento que por falta de dinero y actitud no me supero por ejemplo soy incapaz de hacer cosas simples como salir a vender ambulantemente por casas aunque lo he hecho antes en las noches tengo todo el impulso de ir a vender el dia siguiente y cuando me levanto soy otro ya no quiero hacer nada me siento fracasado y siento que vendiendo me voy a ver como un limosnero y bueno en lo sentimental y relaciones mi problema es que empiezo una relacion con alguien porque me gusta pero no siento mucho mas que eso y luego cuando veo que la otra persona pretende algo serio me da miedo y quiero terminar y seguir mi vida libre pero a la vez estoy tan acostumbrado a la persona que algo dentro de mi me dice que siga con ella y entro en un conflicto mental y no se que hacer ya estuve casado y me divorcie dure solo 4 años y me costo mucho terminar de hecho quise terminar desde como 6 meses despues de empezar la relacion pero pude tomar la desicion 4 años despues y ahora estoy en otra relacion y estoy casi igual que hago gracias de antemano por su respuesta y ayuda

Estimado amigo,


Creo que usted ya conoce bastante de aquello que caracteriza la descripción de sí mismo. Podríamos decir que padece de esas mezclas oscuras de orgullo y timidez, de grandes deseos a la par que mucho temor al éxito.

Diría que, el mayor problema es que usted está convencido de que no va a poder revertir la situación. Pareciera que el escenario de lo económico pudiera ser más accesible a una solución. Aunque usted no lo crea, uno puede habituarse, también, a lograr objetivos sostenidos por la voluntad. No se lo está permitiendo. Seguramente habrá razones que provienen de su infancia, de su educación, vacíos emocionales, etc., que hacen que tienda usted a un rol más de víctima o de fracasado.

Necesita revertir esta imagen de sí mismo, llegar a sentir orgullo de haber logrado los objetivos que se proponga. Cuando actuamos con convicción es mucho más frecuente que, por ejemplo, la gente nos compre o nos acepte una propuesta. Un viejo dicho menciona que quien pide con temor provoca que lo rechacen. Atrévase a salir a vender una mañana, prodigando sonrisas espontáneas, tolerando los posibles rechazos, perseverando en su intento de persuadir y convencer a partir de su propio entusiasmo (eso se contagia). Y, si no resulta con el primero, siempre hay un segundo, tercero o cuarto con el que sí resultará. Más que un producto, considere que está “vendiendo” un estado de ánimo positivo y optimista, amigable y comprensivo.

Esto derivará en un cambio en usted, en su actitud. Propóngase una meta en lo inmediato, en el día a día, celebrando cada pequeño logro.

En cuanto a lo afectivo, es muy posible que, sintiéndose más seguro de sí mismo, sus relaciones con los demás, en particular con sus parejas, tengan mayor estabilidad.

Si persistieran las dificultades, tanto como su deseo de cambiar, esto puede resultar un buen incentivo para esforzarse en mejorar sus ingresos para invertir en una terapia personal.

Persista en su intento de cambiar de actitud. Se puede.

No hay comentarios: