lunes

2011/06/22 Los juegos sexuales infantiles

Hola doctor: Tengo 33 años y un niñito de 4 años y medio, es lindo, tierno, inteligente, juguetón, pero si muy terco y engreído. Su papi no vive con nosotros, ya tiene otro compromiso, hijos y hasta entenados. Mi hijo me comentó en el almuerzo de hoy, que se había metido al baño del nido con dos compañeritos mas y que le dijeron que debía sacra el pene para frotárselo con los otros amiguitos, mi hijo lo hizo, pero me dijo que no le gustó y al indagar sobre lo que pasó, me explicó a detalle todo lo sucedido indicándome que solo se habían juntado los penes de los niños, inclusoi le pregunté con voz muy calmada si es que se habían agarradop con las manitos unos a otros, y me dijo que no, que él solo se había agarrado su pene con la mano. Estoy preocupada doctor, no tengo confianza en las misses, porque no sé cómo han podido descuidarse en ese momento, y lo peor es que ni saben por que al preguntarle a mi pequeño si e había contado a la miss, me dijo que no que nadie sabía porque los niños estaban trabajando en el aula. Doctor ¿mi hijo me habrá mentido al decirme que no le gustó?, no es usual en su comportamiento que mienta, pero yo espty preocupada, le hice prometerme que nunca más dejaía que pasara algo igualñ y que si su amigo se lo pedía él lo empujara y su fuera corriendo, y le dije también que jamás debía ocultarme nada porque yo seré su amiga por siempre y no me molestaré solo le hablaré para darle un consejito. Mi hijo me abrazó y me quedé mas tranquila....por favor ayúdeme explicándome este tema, no se como hacer porque encima no tengo apoyo de su padre. Gracias y que Dios me lo bendiga por ayudar a tanta gente como yo.


Estimada amiga, creo que hace bien en comportarse con calma, aunque, al parecer, se ha alarmado usted sobremanera. Más allá del lenguaje verbal, suele ocurrir que los niños perciben nuestra tensión y empiezan a tener reacciones de temor ante su incipiente sexualidad.

Es importante que se calme usted, A la edad de su niño empiezan a surgir sensaciones y una gran curiosidad alrededor de las diferencias anatómicas; desean mirar, tocarse, explorar al respecto, con lo que suelen sorprender a los adultos que, en general, tienden a considerarlo un mal hábito y lo reprimen. Nuestra respuesta adecuada es, entonces, orientarlos con tranquilidad. Lo que los niños necesitan es que acojamos sus emociones y curiosidades sin condenarlos por ello, como usted lo ha hecho. Pero, no se olvide que tiene 4 años y recién su entendimiento y definición de lo que es grato o no se da de manera natural. Lo natural es que le sea grato, pero ni remotamente esto tiene que ver con una orientación sexual, es más, hasta podría entenderse como una reafirmación de su condición masculina. Algo que los varones seguimos haciendo durante toda la vida, bajo las formas en que la cultura lo hace viable: el encuentro social entre varones, en las competencias deportivas, a la hora de hablar de sus respectivas experiencias con chicas, etc. Tranquila. De lo que sí habría que preocuparse es que esto no ocurra con niños mayores y menos aún, con adultos.

Dada la inocencia de estas edades, puede ocurrir que algún adulto o niño mayor se aproveche de él, por lo que es siempre recomendable no dejarlo a solas con personas que no conocemos o de las que pudiéramos sospechar, sin exagerar… No se olvide que “Dios perdona el pecado pero no el escándalo”. Nuestro niño pudiera afectarse más con nuestro excesivo celo que con los hechos de los que los protegemos.

Que esa confianza que parecen tener en su comunicación se mantenga y cuídese del riesgo de que esto se convierta en una obsesión. El niño, si nos ve tan predispuestos a lo que pueda pasar alrededor de su sexualidad, puede terminar sobre estimulado en el sentido de que es malo o peligroso. Parte de nuestra respuesta tiene que ir en el orden de la contención y la calma, mantener la confianza sin generar demasiado sobresalto, como lo ha hecho usted, es lo correcto.

Sería bueno que el papá tenga más espacios con su hijo… pero, si no es posible, le toca a usted ingresarlo en el mundo de los varones, el abuelo, tíos, primitos, compañeritos, compartiendo los juegos a veces rudos que ellos tienen. Además de la eventualidad de lo que nos ha contado, la idea es que no se convierta en práctica corriente, pero tampoco es cosa de transmitir demasiada alerta. Si fuera un niño mayor o un adulto sí.

Gracias por compartir con este espacio.

PM

No hay comentarios: