lunes

2011/06/09 Enfrentando el reto

Buenas, e sprimera vez q hago una consulta de este tipo...espero em brinde su ayuda...mi caos es el soguiente..tengo 37 años, casado y con 2 hijos, tengo gastos fuertes mensualmente, pero no tengo un trabajo fijo, trabajo independiente com dibujante para arquitectos y mi sueldo lo cobro por proyecto terminado, generalmente trabajo en mi casa, el asunto es q ultimamente aun sabiendo q tengo deudas y obligaciones y con poco trabajo porque la situación en mi pais está un poco crítica, no logro concentrarme o siento desgano a la hora de trabajar, me distraigo en otras cosas q no son de provecho, no avanzo como debería en mi trabajo.., pero la mismo tiempo siento la presión de que debo hacer el dinero para pagar las deudas, que son son pocas... Agradecería una observación y comentario de su parte...gracias


Amigo,

En situaciones difíciles, cuando las circunstancias nos abruman de manera aplastante, nos sobre-exigimos pudiendo llegar a deprimirnos.

En este estado, la sociedad de consumo nos ha condicionado a encontrar en el gasto una forma de compensación paradojal, una suerte de antidepresivo omnipotente que se nos regala con frecuencia: la tarjeta de crédito. Por cierto, su efecto es tan efímero como cualquier calmante y, peor aún, cuando despertamos (si despertamos) de sus influjos, la realidad se ha tornado más agobiante aún.

Creo que, si bien anda deprimido, es hora de aplicar freno al sistema que está empleando. No se trata de evadir el reto, hay que enfrentarlo. Un dibujante suele ser una persona creativa y las circunstancias requieren  poner toda nuestra creatividad para resolver las cosas como se le presentan. Pero, eso sí, amparados por un elemental manejo de la realidad: no es momento de sobrepasarse en gastos, la salida está en reducir gastos y producir más.

No está demás compartir el problema con su pareja. No sienta que tiene que cargar con todo, menos aún luche contra la corriente. Estabilice su situación, acepte que son épocas de vacas flacas y espere a que el péndulo de la economía de su país le pueda brindar otra época de bonanza.

Evalúe si esta tendencia a evadir tiene antecedentes en usted. Si es así, el reto de las circunstancias es una oportunidad para hacer cambios mayores en la estructura de su persona: buscar ser más activo, menos dependiente de terceros, más optimista, quizás. Busque aumentar el sentimiento de estar a gusto de ser quien es o lo que puede ir logrando ser.

Como padres, solemos encontrar incentivos para superarnos en función de sostener al equipo; pero, a veces, nos pesa demasiado sentir que no les estamos brindando lo que “deberíamos”. No se olvide que la adversidad contribuye mucho más que la bonanza a templar los caracteres y a dar solidez a las relaciones familiares. No se trata de mantener a la familia en una burbuja “libre de todo mal”, a costa de gastos que no corresponden a la realidad.

Es cuanto se me ocurre decirle, en pocas líneas. Le deseo suerte… y que el Señor lo ilumine.

No hay comentarios: