lunes

2011/05/12 Yo te quiero, tú tampoco

Buenos días Dr. mi problema viene de una relación hasta cierto punto se le podría llamar enfermiza, llevo ya 2años y medio con este chico, en una relación de terminar, volver terminar volver, siempre con la excusa que necesita estar solo. Cuando la relación marcha bien, me siento totalmente realizada, sin embargo sufro con mi inseguridad de que me es infiel, ya que en varias ocasiones se ha querido meter su ex novia que lo llama a ratos. cada rompimiento es un lío para mi, mi mundo se destruye y se vuelvo un poco obsesiva compulsiva, donde hago todo lo que este a mi poder para hacerle cambiar de parecer y continuar con la relación, en otras palabras ruego por amor, cuando el decide no contestar mis mensajes y llamadas me entra un desequilibrio emocional para no decir locura, y no logro para de llamar y mandar mensajes hasta obtener un respuesta, aunque en ocasiones no la logro obtener, y ya mi cabeza empieza a colocar miles de pensamientos negativos míos y de la relación, y todo empeorar cada vez mas. Después de varios días que el no me habla, ya voy lentamente volviendo a la normalidad. Pero ya cuando estoy tratando de ser feliz de nuevo, vuelve aparecer en mi vida, me promete cielo y las estrellas, regresamos, todo es maravillosos, pero de nuevo, después de unos meses, empieza a tomar distancia, yo vuelvo a entrar en ataques de pánico, que si esta con otra, que si me va a dejar, que estar haciendo que no quiere hablar ni verme, y otra vez entro en desequilibrios y las llamadas y mensajes. Y de nuevo volvemos a terminar. Justo ayer terminamos de nuevo, dice que no es por mi sino porque necesita estar solo, ya no se que hago mal, si el me dice la verdad, porque luego pasado un tiempo siempre regresa, porque no podemos tener una relación sana, porque al terminar no logro supéralo con la facilidad que el lo hace, y porque no logro aceptar que no quiere estar conmigo y le ruego por amor, yo se que el me quiere, lo siento y me lo dice, pero porque se separa de mi entonces. Yo realmente quiero estar con el, pero ya no se que hacer. Agradecida espero tus comentarios.

Mi estimada amiga,

No hay nada más complicado que explicar las razones del amor o, más específicamente, esas conductas desconcertantes que surgen en medio de la entrega y la intimidad.

Partamos de lo último… Para muchos, la intimidad intimida; no hay nada que movilice más temor en una persona frágil o que haya tenido problemas de afecto en la infancia que el sentir que está en una cercanía intensa con una persona a la que empieza a necesitar. Es, entonces, cuando la necesidad de tomar distancia se vuelve urgente. ¡Se produce como un ataque de claustrofobia y urge salir corriendo! Es posible que esto sea lo que le esté pasando a él.

Pero, el tema es ¿qué le pasa a usted? ¿Por qué se expone reiteradamente a una experiencia de abandono, justo cuando está totalmente entregada y, al parecer, confiada? Es como que no pudiera aprender de lo que ya pasó. Sin embargo, usted ya sabe lo que viene…

Esto suele ocurrir cuando uno ha tenido experiencias de abandono similares en la infancia y vive uno repitiendo lo que es en realidad un trauma más que una realización amorosa.

Suele ser que en estas circunstancias uno sienta que quien lo abandona no ha encontrado méritos en uno como para quedarse; la autoestima se viene al piso o, mejor dicho, la autoestima está en el piso y es por eso que nos enredamos en este tipo de relación con abandono asegurado.

Es imprescindible que evalúe bien la orientación de su búsqueda, que considere qué quiere realmente… ¿repetir un trauma... o aprender a amar de otra manera, sobre la base de que se considere una persona valiosa que no merece el maltrato, el abandono?

Nada garantiza que las cosas sean para siempre, pero, a la hora en que una relación no camina, por lo menos no en el sentido que queremos, es tiempo de recogernos de la frustración y retomar la ruta de lo que estamos buscando. Es, repito, indispensable que trabaje sobre su autoestima y evalúe si no es que hay traumas infantiles por los que tiende a pegarse a este tipo de relaciones.

Si no puede sola, si la obsesión la gana, quizás es momento de pedir ayuda a un psicoterapeuta. No deje esto al azar, nuestra felicidad en la vida depende de cuan bien nos sintamos con nosotros mismos y de qué manera esto se extiende y enriquece con las relaciones que hacemos con nuestras parejas.

No lo deje pasar. Ya sabe cuál es el libreto de esta relación. No se olvide que usted logra compensarse cuando se separa; no se deje usar para ser depositaria de las angustias de abandono de sus parejas.

No hay comentarios: