lunes

2011/01/18 Carácter y Síndrome Premenstrual

hola, soy argentina, de chubut de la ciudad de comodoro rivadavia. He leido su pagina y otras mas de acuerdo con lo que me sucede. siempre fui una persona mas bien amargada y solitaria,ya que tube una infancia dificil llena de violencia, pero mi problema se me fue de las manos cuando me quede embarazada ace un año y medio... y por no se que motivo tome conductas agresivas hacia mi pareja y hacia mi(golpear y lastimar e intentos suicidas) ... tengo conductas agrecibas y quien mas las padece es mi marido... y durante estos ultimos meces en los que he controlado mi conducta, de acuerdo ami ciclo menstrual, he descubierto que mi perdida de control se destaca 2 o 3 dias antes de mi sangrado y luego presento muchas ganas de limpiar y organizas mis tareas generales,el 3er o4to dia me torno fastidiosa y con un dolor tan fuerte de cabeza.( el mismo que presento despues de tener esta crisis de locura y mi cabeza se afiebra). estas conductas muchas veces se me an ido de las manos y casi siempre no me acuerdo de todo lo que hago..   cree usted que mi problema tenga que ver a demas de mi infancia con mi ciclo hormonal???
seria muy importante para mi su respuesta ...
gracias por su tiempo ...

Estimada amiga,

Un tema a considerar, en primer lugar, es el de los precipitantes y la causa de su malestar. Tenemos a la vista cuatro elementos:

El primero, un alto y agudo padecimiento que proviene de instancias hormonales. Variables más o menos, existen amplias descripciones de este trastorno, que amarga la vida de muchas mujeres, provocando generalmente sensibilidad extrema, irritabilidad, depresión, etc. Saber esto nos lleva a la sabia determinación de que “en esos días” es mejor no tomar decisiones que puedan afectar la relación de pareja. Es indispensable que converse con un endocrinólogo, con un ginecólogo y, por razones que vamos a agregar luego, de todas maneras con un psiquiatra.

El segundo desencadenante podríamos relacionarlo con el emparejamiento. Las personas que son muy sensibles desarrollan una actitud defensiva cada vez que tienen cercanía afectiva y/o relaciones de dependencia, tornándose ambivalentes, contradictorias y hasta confusas respecto a sus parejas. Se pueden ofuscar con facilidad y sentir como una gran afrenta la menor desatención de aquellos a quienes quieren. A cuento de esto, la tolerancia de la pareja es constantemente puesta a prueba, como lo menciona usted respecto a su marido.

La tercera causa desencadenante, es el haber debutado como madre, lo cual sacude intensamente las raíces de la mujer, poniendo en jaque todos sus potenciales y agudizando las fragilidades. Es frecuente que personas sensibles, como usted, desarrollen cuadros depresivos o alteraciones del afecto. El riesgo es que este estado de humor altere la relación con el bebé. La poca tolerancia al estrés hace que con frecuencia se sienta llena de impotencia y desesperada, teniendo que atender a una criatura tan demandante como es un bebé.

La cuarta fuente de la situación actual, no es en sí un desencadenante sino que es lo que la predispone a que todo esto ocurra. Usted lo menciona claramente: situaciones traumáticas en su infancia y, probablemente, el desarrollo de una pauta de comportamiento “a la defensiva”. Las reacciones agresivas, suelen ser expresión de un sentimiento de inseguridad y de sentir al otro como una amenaza.

De hecho, es posible que usted se tolere poco a sí misma. Tendría que empezar su trabajo desde allí: a partir de lograr una mejor relación consigo misma. Las tensiones de larga data y, más aún, las fallas en la crianza personal dejan huellas en la función cerebral. La química cerebral requiere de una regulación y sería aconsejable que tome algún medicamento que la ayude a conseguir este fin.

Paralelamente, requiere hacer una psicoterapia con alguien que se dedique a ello. De cualquier forma, lo más importante es que usted misma decida que no quiere seguir padeciendo de todo esto. Persista en cualquier forma de tratamiento que emprenda. Uno nunca sabe cuánta mejoría puede conseguir, pero persistir en la búsqueda deja siempre un saldo a favor. Que sea éste un nuevo desencadenante: el de su mejoría.

Suerte.

No hay comentarios: