lunes

2011/01/12 “Vida de perros”

Hola Doctor Muchas gracias por darnos esta posibilidad de aprender de los demás, al tener este consultorio en línea. Yo entro constantemente y leo sus respuestas que brinda a otras personas, a veces me siento reflejada en las historias. Bueno mi consulta en realidad, es un llamado a las personas a evitar abandonar animalitos en la calle, constantemente veo perritos callejeros y ello me causa mucha tristeza, me parece un acto inhumano abandonar a un animal, sin reparar que son seres que tienen hambre, frio o calor, y necesitan compañía y un lugar donde vivir. Dentro de mis posibilidades trato de apoyar a los albergues que acogen a los perritos abandonados... solo les pediría que mediten sobre el tema. Muchas gracias


Muchas veces se ha emparentado esta expresión con una sensación de estar viviendo mal, asumiendo que es así, a priori, como viven los perros.

La verdad es que el llamado “mejor amigo del hombre” algunas veces la pasa mejor que muchos humanos. Existe un exclusivo grupo de perros, cuidado y mantenido con dietas, baños y peluquería, que ha llevado a configurar un gran negocio en áreas relacionadas con su alimentación y asistencia en general.

También, es cierto que los hábitos de los perros se han adecuado tanto a las usanzas humanas que corren los riesgos propios de este género: la ingratitud y el abandono. A ello quedan expuestos muchísimas veces tanto los perritos como los mismísimos seres humanos.

La figura inversa, sin embargo, debería darnos una lección. Un perro es fiel hasta el punto de dar la vida por su dueño y amigo. Está siempre presto y dispuesto a un encuentro, al punto que para muchos la elección es tenerlo como compañero, dada la falta de garantías que ofrecen las relaciones humanas. Oscar Wilde decía, por este motivo: más conozco al género humano, más quiero a mi perro.

Aprendamos del reino animal que ha sabido preservar el legado afectivo de la naturaleza. Rescatemos el valor de hacer lazos y sostener entre todos la posibilidad de sobrevivencia de esta especie en extinción (el género humano), ya que sin sensibilidad por el semejante, por nuestro entorno natural, en general, estamos condenados a desaparecer. El afecto y la solidaridad son las bases de la sobrevivencia.

Nos estamos fijando en los perritos abandonados que deambulan por ahí… Pero no dejemos de ver la multitud de humanos que andamos erráticos, en soledades bulliciosas y sin sentido, desgarrados sin enterarnos de que lo estamos, porque ni siquiera logramos vernos a nosotros mismos; somos como los perritos abandonados, nos encontramos desamparados a merced de la sociedad de consumo. En tanto así, los perritos, lamentablemente, caen en muchos casos en manos de quienes los consideran “bienes descartables”, utilitarios, al igual que nosotros mismos…

No hay comentarios: