lunes

2010/10/22 La sexualidad con trampa

Doctor: Mi ex cuando era mi novio, siempre fue mu buen amante, le encantaba el sexo y solía ser muy satisfactorio los encuentros con él. Pero cada vez que entrábamos juntos a una cabina de internet, a él le gustaba mucho ver escenas pornográficas, a mi me admiraba porque se sabía hasta los nombres de los actores y siempre le han gustado ver ese tipo de escenas, como que es muy sexual ese comportamiento, muy pasional pues. Terminamos y él está con otra chica, incluso tienen hijos, pero nunca hemos perdido contacto. Hace unos días vino a verme y después de mucho tiempo me besó y yo le correspondí. Ahora me pide que por favor le mande vía e mail fotgrafias mías desnudas, "solo para que él las vea"....por supuesto que no acepté, pero él me jura y reconta jura que nunca quisieran que otros hombres me vean desnuda, y que si me pide las fotos es porque sabe que si no puede tenerme por lo menos quiere verme asi de lejos....¿pero desnuda???.... Me parece que está un poco loco...Podría usted decirme doctor si él padece alguna enfermedad tipo voyerismo o algo así. Algo que me casua extrañeza es que teniendo pareja estable ¿porqué me busca?...estoy segura que solo para sexo...en fin, ¿¿me da una respuesta doctor??


Estimada amiga,

Toda relación humana tiene algo de voyeurista, exhibicionista, pasional y otros aderezos que hacen excitante el encuentro de los sexos. En algunas personas esto llega a configurar las formas de una adicción. Esto ocurre cuando no podemos dejar de pensar y actuar alrededor de este tema al punto de terminar creándonos situaciones que nos llegan a complicar la existencia al extremo que el sano juicio se llega a perder. El sexo se convierte entonces en una obsesión que trasciende el placer de la intimidad.

Está usted siendo invitada a entrar en el espacio público (imagínese, encontrar su foto en el espacio cibernético), en un juego en donde no sólo se gratificaría el propio exhibicionismo, el suyo, sino, como ya parece intuirlo, en un juego de a tres en el que está garantizado el conflicto. Su foto, o su simple presencia en la vida de este apasionado amante, está en confrontación con la esposa a la que eventualmente le tocará el turno de “descubrir una foto” que el marido “descuidadamente” dejó por ahí, haciéndola de esta manera partícipe de una agresión (a la esposa). Vislumbro que, esa misma agresión, la espera a usted a la vuelta de la esquina. La sexualidad, también, integra el sadismo y muchos de estos “buenos amantes” tienen un trasfondo de hostilidad hacia las mujeres. Por las dudas, no abra la puerta a esta nueva versión del juego. Celebro que se encuentre usted reflexionando al respecto.

Y… ¿qué pasa con usted que parece que no ha encontrado alternativas (otras parejas, compromisos) a este caballero...? Parte de nuestra maduración en la vida implica abrirse a nuevas experiencias y saber cerrar capítulos, procesar lo vivido y trasladarlo a nuevos vínculos. La salud mental se traduce en el equilibrio entre nuestras realizaciones. Ciertamente, más que gratos momentos en la cama, importan los valores, la creatividad en el trabajo, el crecimiento personal, enriquecido por el aprecio de aquellos a quienes valoramos.

Un valor esencial que procuramos sostener los médicos, en nuestro quehacer… y en la vida, es el de no hacer daño.

Desde esa premisa, le digo que no permita que la involucren en algo que pueda causar daño a terceros…Tampoco permita que le hagan daño a usted. Hay juegos que tienen un límite. Acepte que eso es lo que toca hacer en esta relación.

También, es momento de plantearse el límite a sí misma… cómo proyecta vivir el resto de su vida…

Siga reflexionando. Más allá de nuestro tentador visitante, hay tiempo -y bastante- para pensar en usted.

Suerte.

No hay comentarios: