lunes

2010/10/22 El arte de la seducción

Hola doctor: Tengo 30 años y me gusta...no..me encanta un chico de 26 años, que parece ser muy buena persona, aunque una nunca sabe. Yo tengo un hijo, soy madre soltera y hace mucho tiempo estoy sola. Dígame se vería o apreciaría muy mal que yo un día de buenas a primeras lo invite a salir?, en todo caso ¿Qué podría pensar este chico?, nunca he sido buscona con los hombres, siempre mantuve un distanciamiento y hasta que ellos no dieran un primer paso , yo no hacía nada, pero es que en verdad este chico me gusta mucho. Usted cree que le guste salir con alguien 4 años mayor que él. Gracias por su respuesta.


Estimada amiga,

El juego de la seducción es todo un arte… La naturaleza le dio a la mujer armas suficientes como para que los varones “tomemos la iniciativa”, que ellas esperan que tomemos. La operación perfecta se evidencia en que los varones nunca nos enteramos de haber sido seducidos. Muy ufanos, solemos creer que hemos sido los artífices de la conquista….

Como los tiempos han cambiado, me pregunto si no estará ocurriendo que nuestro joven y atractivo candidato le haya hecho llegar algún “mensaje”, por lo que siente que tiene que tomar la iniciativa. Si se está planteando hacerlo, debe tener alguna “razón” (en realidad, algún “feeling” compartido) por la que tiene esa sensación de que hay “pista libre”.

Si no es así, es mejor que tantee el terreno antes de hacer alguna propuesta. No se tire a la piscina si no constata antes que tiene agua suficiente, por lo menos para el primer chapuzón. Después, si hiciera falta, está de su cuenta -o la de ambos- el ver que la piscina se llene.

Por cierto, la duda respecto a la diferencia de edad, es tan sólo una excusa. No hay regla al respecto. Lo que importa es la posibilidad de coincidir en la edad interior, en aprender mutuamente del “timing” (momento adecuado) de cada quien. Eso toma tiempo y es, también, un arte que vale la pena cultivar.

Así es que, no se preocupe de la edad cronológica. Dese.. y dele la oportunidad. Escoja la forma creativamente. Sacuda esos temores. Deje de lado los prejuicios. Es posible que no haya tenido una buena experiencia anterior, pero la vida continúa y hay que reabrir nuestros espacios de afecto. Ponga en juego sus recursos, saque a pasear a la mujer, explore un poco el “bajar la guardia”. ¡Esta vez puede ser mejor!

Le deseo suerte.

No hay comentarios: