lunes

2010/10/13 Un pez ante el anzuelo

Estimado Pedro: Me he enamorado, de un hombre que tiene ya 4 hijos de 4 mujeres distintas. Es profesional, pero al parecer no puede superarse por cuestiones económicas (pasar pensión a sus hijos) es muy galante, atractivo,bohemio y maneja un vocabulario que puede enamorar a cualquier mujer. Por favor, respóndame ¿Qué tan sano sería continuar con esta relación?, si eso ocurriera ¿estaría destinada al fracaso tarde o temprano? y por último ¿qué puede haber sucedido en la vida de este hombre de solo 34 años para que tenga tantos hijos y solo viva con el último?...¿a mi también podría embarazarme y dejarme?....ayúdeme por favor!!! Mi familia no está de acuerdo, no me reprochan pero lo percibo...no quiero equivocarme.



Mujer:

Está centrando su atención en el examen de este “gallardo caballero”, como diría nuestro fallecido presidente Belaúnde. A ojos vistas, esta relación es una invitación a que le pase lo mismo que a las otras parejas, no necesita mayor análisis… ¡Por qué piensa que con usted tendría que ser diferente!

En las formas complicadas del enamoramiento, uno de los mayores problemas que tiene el ser humano es negar lo evidente; sentir que “con la magia de nuestro amor, él será distinto”… ”lo que pasa es que nadie lo ha comprendido como yo podría hacerlo…”.

Es evidente que algo no anda bien con su equilibrio emocional (el de los dos). Si está usted, también, por los 34 y su intención es formar pareja… más vale que pise freno… y, a otra cosa. También, está la opción de pasar un buen rato con un seductor y, supongo, buen amante, pero ¡nada más! Ya está a la vista lo que sería el futuro con él.

Más bien preocúpese de lo que pasa con usted. ¿Por qué se está fijando en un amor imposible? Suena más que ingenua su interrogante de si la puede embarazar… Si es obvio que no es de los que se cuidan… Eso le toca a usted, a menos que inconscientemente desee el destino de madre abandonada.

Cuando nos atraen estos personajes suele haber algún problema de autoestima o dificultades para establecer relaciones estables, sin mayores complicaciones. En muchos casos es que no hemos aprendido a querer adultamente, brindando garantías a nuestra apertura amorosa. Es posible que haya alguna razón para no haberse sentido querida en su infancia, tal vez fue abandonada ya, entonces.

Examine eso y… mejor empiece ya una psicoterapia. No le está funcionando bien el sentido común, el equipo de alerta natural, como para darse cuenta de las situaciones de peligro. ¡Cuídese! ¡Valórese!

Me gustaría saber como le fue, en unos meses.

No hay comentarios: