lunes

2010/05/18 De lo ideal a lo real, de la niña a la mujer

Hola Doctor: Me cuesta comenzar porque no se por donde. Soy estudiante de Profesorado de pedagogía y cada vez me intereso más por la psicología pero con el objetivo de comprenderme a mi misma, de analizarme. Leyendo encontré que tal vez mi problema tenga que ver con una proyección exagerada de afectos y/o deseos idealizados: Soy hija de madre soltera y totalmente conciente de las carencias afectivas que tuve por parte de ella. Hacia mi padre experimento una enorme necesidad que le he expresado pero que no acepta. Cuando era adolescente (al menos lo que recuerdo) fui abusada por mi padrino, el único hombre que provocó en mi exitación... algo que jamás pude volver a sentir hasta el momento por ningun hombre. Este "señor" falleció hace ya muchos años.


Constantemente busco sentir adrenalina, exitación...por eso me enamoro rápidamente, idealizo a los hombres que. claro, al momento de tener relaciones no me provocan nada. Mi cuerpo no responde a mi mente y eso me genera mucha frustracion y dolor..lo que seguramente intento sublimar a través del exito profesional. Tengo casi 25 años y estoy muy cansada de no tener una vida sexual/amorosa "normal..


Que puedo hacer? AYUDEME POR FAVOR...


¡Hola!

No saber por dónde empezar me hace pensar que está pendiente empezar. “Al principio era el caos”, hace recordar lo que dice. Lo que está pendiente es encontrarse a sí misma, empezar a ser usted misma. Esto significa integrarse como una persona dueña de sus deseos y acciones, no dividida como actualmente parece estar.

Tiene una confusión entre la niña y la mujer, temas pendientes de resolver, que traban el camino y generan confusión. Necesita que se le acompañe un trecho, que se le ayude a desenredar la trama que intenta resolver por su cuenta. Creo que no le va a ser posible sola. Busque un psicoterapeuta psicoanalítico y dese el tiempo que necesite para encontrarse a sí misma.

Siento de su parte una vena de autenticidad que clama por aterrizar en la realidad, pero no le es posible hacerlo sola, no basta con su propio esfuerzo. Apacigüe sus tormentas al amparo de alguien que garantice que puede diferenciar consistentemente a una niña de una mujer, tema en el que falló el padrino (sustituto natural del padre... y de la madre).

Creo que está sintiendo que éste es su momento. No lo deje pasar.

Que construya el camino… Tome éste como su primer paso. ¡Suerte!

No hay comentarios: