lunes

2013/09/19 Atracada en el atracón

Estimado Dr. Morales:
Hace más de un año ( Junio del 2012) le escribí sobre el problema que tengo, cuando recién me estaba empezando a tratar la bulimia. Ahora (después de un poco más de un año ) aún no puedo acabar con la totalidad de este"tormento". He mejorado, pero en algunos momentos recaigo con atracones.
He dejado las prácticas de vomitar, que creo que es lo principal ( porque es lo que deteriora más), sin embargo, sigo teniendo atracones que me destruyen psicológicamente y no me dejan mantener un peso adecuado. Yo sé que me estoy centrando en los síntomas que tengo y que lo principal es trabajar en lo que esta detrás, pero igual quería su opinión ya que la respeto mucho.
Mi consulta va con respecto a mi plan B para eliminar todo lo relacionado a la bulimia. Lo que pasa es que en todo este año de tratamiento con una psicoanalista no he tomando ninguna pastilla que controle la ansiedad ni nada, sin embargo estaba pensando en empezar con eso ahora. Me da miedo tomar este tipo de pastillas porque me preocupa volverme dependiente a ellas desde tan temprano ( considerando que tengo 23 años).
Quería que me de su opinión al respecto,
Muchas gracias por todo,
Firu.


Estimada Firu: 

El tratamiento resulta más efectivo si es combinado. Ten presente que con los cambios psíquicos que han llevado a estos síntomas, también se han revuelto las vías sinápticas y químicas del cerebro. Esto no es tan sencillo de cambiar sólo con el esfuerzo de voluntad.  Es más, ayuda mucho al proceso el que estas fuerzas gravitantes se atenúen como para reconstruir la estructura del yo y construir “las nuevas sinapsis” y la regulación emocional correspondientes. Es como cuando, construyendo el “parque Rimac”, se desbordaron las barreras mal construidas... Se tienen que poner buenas barreras para hacer bien la obra.

Por otro lado, no conozco persona que, defendiéndose hasta con las uñas de la dependencia, no tema depender de las pastillas. De lo que no se dan cuenta es de que ya están dependiendo... ¡pero del síntoma! Ésta es una dependencia que atrapa, mientras que los medicamentos o la terapia son como el flotador que te ayuda a nadar.  Después los puedes dejar, cuando tu yo se ha fortalecido, cuando hayas aprendido a nadar.

Date con todo a tu proceso. Incluye lo que tengas que incluir. Eso sí, que sea un profesional muy calificado el que maneje la prescripción de los medicamentos. Tu juventud es más bien una ventaja para enfrentar los cambios.

No lo dudes.


Suerte.

1 comentario:

Anónimo dijo...

*por si no le llego
Dr Morales:
Claro, yo lo que quería darme es una última oportunidad de hacerlo sola ( de tener más fuerza de voluntad) , pero entiendo... Es verdad que ahora no me siento libre. A sique las cosas no cambiarían mucho si acepto. Otro tema que no sé como resolver es : ¿Cómo hago para que los que me tratan confíen en mi y me crean?
Una de las características de este problema es que normalmente el paciente se miente y miente. Sin embargo, aunque no pueda negar que al principio es así, ahora soy 100% sincera con lo que hago y dejo de hacer, pero no siento que la persona que me trata me crea. Eso me frustra un poco y creo que predispone las decisiones que se toman sobre este tema y me angustia.
Muchísimas gracias por la respuesta tan clara y precisa, me ha ayudado por lo menos un par de semanas de indecisión.

Gracias nuevamente,
Firu.