lunes

2013/09/16 Si quieres que cambie... ¡déjalo ser!

Hola Dr. gracias por la oportunidad.
Le comento lo siguiente, conocí a un hombre hace unos 8 meses, nos encontramos regularmente por cuestiones de intercambio cultural. Al inicio fue una simple grata impresión con un recién conocido pero a medida que ha pasado el tiempo he llegado a valorarlo y apreciarlo bastante y me alegra muchísimo pensar en él. Creo que el sentimiento es compartido. Tengo un perfil más o menos de él, y lo que más me da temor, es que sus anteriores relaciones, han sido con mujeres dominantes. Y ese justamente no es mi forma de ser. Me da temor que arribe a un fracaso si iniciamos junto una historia. Me gustaría ayudarlo a que él se desarrolle, dejando ese temor de ser objetado y acepte los gustos de otro. Es quizás una labor de él, pero me gustaría apoyarlo ya que nos convendría a ambos tener una relación lo más equilibrada posible. Nuevamente gracias por dedicarse a leerme.
Un gran abrazo.

Cristina

Estimada Cristina:
Quien debe agradecer por ser leído soy yo. Bienvenida la consulta y la confianza que trasunta el hacerla.
Los gestos de gratitud que nos prodigamos son casi una garantía, para cualquier relación, de la viabilidad de un vínculo de reconocimiento y respeto.

Respecto al análisis del “currículum”  de este apreciado caballero, vale la pena tenerlo en cuenta. Es ciertamente una tendencia que las personas tienen o pueden tener. Son cosas, sin embargo, susceptibles de una reformulación en una nueva interacción, en un nuevo vínculo. Si no es usted dominante como las anteriores parejas, es probable que las bases puedan orientar el futuro de una manera diferente, pero, es importante que lo que es él, como es ahora, sea aceptado en principio. Importa que sea apreciado y aceptado como es. 

Se entiende que al buscarla a usted como una mujer diferente, surjan de él otros potenciales. Pero, no caiga en la trampa de querer cambiarlo o “ayudarlo”, simplemente sea lo que usted es y sabe ser, no se trata de ser para el otro (ni en su caso ni en el de él). 

Agradézcanse siempre el mutuo interés y la apertura, la aceptación sin condiciones (salvo que  surjan cosas claramente dañinas). Cualquier desarrollo hacia la maduración como pareja se nutre de la libertad para ser lo que son y para darse en la relación sostenidos por la mutua confianza.

Cuando uno emprende una relación de pareja, de amor, las cosas pueden o no salir como esperamos, siempre puede ocurrir algo que nos frustre o perturbe, incluso que nosotros mismos perdamos el interés, así es que no es buen compañero de ruta el temor a que las cosas terminen. Que duren lo que tengan que durar, disfrútenlo mientras tanto.

Nuevamente gracias por la confianza.

Suerte.

No hay comentarios: