lunes

2013/07/08 Gorda y fea

Hola doctor:
Siento que estoy atravesando un proceso difícil de mi vida, me volví a separar del padre de mis hijos después de diez mil intentos por rescatar nuestra relación,él me engañaba una y otra vez, he engordado una barbaridad lo cual me hace deprimirme mas aún , si salgo todo el mundo me dice lo gorda que me veo,me siento muy fea, sumando a ello la necesidad de bajar de peso, que me provoca comer más todavía, he pensado en tomar sibutramina, pero la verdad me da miedo porque pienso que algo puede pasarme y mis hijos sufrirían mucho por ello.
Ayúdeme por favor...me siento muy sola y tan necesitada de cariño que deseo encontrar algo de amor y calidez desesperadamente.

Estimada amiga:

Perdone que empiece con este título. Puede sonar ofensivo pero es terriblemente frecuente que esta mirada sobre nuestro cuerpo simbolice otra mirada, que es la que tenemos sobre la totalidad de nuestra persona. Llegamos a considerarnos feos e indignos de un buen trato, del respeto y del cariño por lo que nos aferramos de tal manera a nuestras parejas que, sin darnos cuenta, llegamos a provocar el que nos humillen y maltraten, como si fuera lo único a lo que podemos aspirar.

Lo que usted ha hecho es lo que corresponde: cortar con aquello que no tiene valor real, que es falso y engañoso, con aquello que mina gravosamente su confianza y autoestima y que, sencillamente, no resulta saludable ni para usted ni para su familia… Ojo, yo soy partidario de que las personas luchen por lo que quieren, pero siempre es importante plantearnos si lo que queremos es lo que tenemos o si es mejor darnos cuenta y aceptar que no es así, que nos estamos engañando o, peor aún, que tal vez estamos buscando una relación enfermiza a la cual aferrarnos a la manera de una adicción.

De todas maneras, aquí el gran tema es empezar por quererse uno mismo. Usted no luce como que sienta mucho aprecio por sí misma.  La manera en que se describe muestra que ha tenido que sacrificar mucho de sí para mantener esta relación.

Resulta evidente que tiene un vacío muy grande en la relación consigo misma. No se siente con la capacidad de cuidarse y, por tanto, desborda hacia la comida, con el resultado paradójico de que, necesitando estar bien, de esta manera cada vez se siente peor.  Es obvio, entonces, que ése no es el camino.

Una razón que salta a la vista es que no ha terminado aún de cerrar el capítulo de su matrimonio frustrado y es como si comiendo fuera a reemplazar lo perdido o llenar el vacío que queda luego de terminar la relación. Requiere reconectarse con usted misma, con la mujer, con aquella que es capaz de, por lo menos, decidir que quiere estar bien de verdad, con esa que me envía esta nota.  Puede considerar el envío de esta consulta  como un primer paso.

Esto  significa que necesita, por ahora, que alguien la ayude en la tarea de recomponerse. No es aconsejable automedicarse.  Busque la ayuda de un psiquiatra o psicoterapeuta, mejor si los dos oficios coinciden en algún profesional, que la ayude a encontrar el camino que la conduzca a buen fin. Los siguientes pasos pueden ser difíciles de dar, pero haga el esfuerzo, ¡usted se lo merece!

Suerte


No hay comentarios: