lunes

2012/02/03 Hermanitas que maltratan

Buenas noches estimado amigo: Trabajo actualmente en un colegio dirigido por religiosas, muy reconocido en el medio, pero como dicen también por ahí "por fuera flores y por dentro temblores" Estoy decepcionadísimo de la forma de actuar de las Hermanas, siempre tajantes, intolerantes y hasta algunas veces sin exagerar inhumanas. Siempre juzgando y criticando a todo aquel que no comparte su línea ni sus intereses, lamentablemente soy un maestro nombrado y deben "soportar" mis opiniones muy a pesar de ellas, porque créame que si hubiese estado en sus manos echarme, hace rato lo habrían hecho, y me indigna ver como otros se quedan callados, cuando lo que quisieran es gritar sus verdades. Soy muy creyente, pero me he decepcionado terriblemente de las autoridades de nuestra Iglesia, ahora comprendo porqué tanta gente se aleja de nuestra religión , y no los juzgo. No se que hacer con las hermanas, debo reincorporarme a trabajar en una semana y creame que estoy cansado de verlas y de imaginar lo duro que será trabajar con ellas este año. Esta mas parece una consulta de queja y hasta cierto punto lo es, fíjese que en el colmo de los colmos, éstas hermanitas ni siquiera quieren contratar un psicólogo que tanto ayudaría en el colegio, porque dicen que muchas de las cosas que ellos aconsejan (con respecto al sexo sobretodo) va contra Dios. ¿Qué opinión le merece este correo doctor? Gracias. José luis.


Estimado amigo. Creo que una de las cosas que uno necesita aprender en la vida es a tratar de adaptarse saludablemente a las circunstancias que le toca vivir… Si es que no es posible cambiar las cosas, tratar, en la medida de lo posible, de constituirse en un ejemplo de cómo podrían ser las cosas que el entorno se esfuerza en distorsionar. El gran reto es no entrar en oposicionismo, incluso, si se puede, llegar a sentir divertida la situación. Necesita encontrar esa veta, disfrutar de lo que hace, de la manera en que lo hace, ponerle su cuota personal, pasión, pero sostenido por la tolerancia y la paciencia.

El que la situación lo afecte nos lleva a preguntarle porqué sigue allí… Si puede cambiar de centro de trabajo porque le resulta intolerable, hágalo. Nada peor que trabajar en un contexto en el que estamos en total desacuerdo y, más aun, si tenemos serios cuestionamientos morales o éticos. Sin embargo, también cabe preguntarse si no hay algún temita pendiente entre usted y la autoridad, en particular la autoridad materna. Si esto está sumado a necesidades de dependencia no resueltos, nos podemos encontrar entrampados en una eterna queja sin solución.

Es notorio que hay grupos religiosos en los que la mente se enfoca en las formas rígidas y en los que la condena y la culpa se escudan en dogmas y justificaciones que funcionan como cuero de oveja de oscuras maldades que se realizan, a veces cruelmente, dejando huellas para toda la vida, especialmente en los niños, si estos son los que les han sido encargados. Pero, es posible que estas elecciones de colegios con las características que describe, a su vez, sean una elección de los padres….que entregan a sus hijos con fines poco claros a una formación marcada por la rigidez. Nada más distante de una formación espiritual basada en el bien y el amor.

Bueno. Espero que algo le pueda haber respondido. No se predisponga negativamente, supere la adversidad, trate de tomar distancia del entorno, siéntase seguro de usted mismo, no caiga en la trampa de ser contestatario…

Suerte

No hay comentarios: