lunes

2009/07/25 Relación tormentosa

Hola doctor,
Tengo un novio hace 6 años. Un día una chica me envió un mail diciéndome que él mantenía relaciones sexuales con ella y que él le había prometido no volver conmigo. Parece que la dejó pero me siento mal, siento que no confío en él. A veces, sin disimulo, cuando sale conmigo, mira fijamente y demasiado a las mujeres. Dice que deje mis celos.
El trabajaba en un hotel. Un día, que me dijo que se iba al trabajo. Llamé y me hice pasar por una clienta que quería rentar un cuarto. En el hotel me dijeron que él tenía el día libre. Luego, me llamó a las ocho de la noche diciéndome que iba para mi casa porque había salido temprano. Entonces, discutimos y nos dejamos.
Otro día mi hermana lo vio con otra chica agarrado de la mano. Él lo negó todo y rompimos de nuevo. A veces trato de quitármelo de encima. Un día me vengué, le hice lo mismo. Estuve con otro chico y él lo sabe, pero sigue ahí, persistente, llamándome, diciéndome que me quiere.
Va a casa constantemente y no puedo evitar caer en sus brazos porque lo quiero. Nos vemos casi todos los días, tenemos relaciones, pero no sé si tiene otra más como algunos hombres que son así.
¿Estará bien sentir celos de esta manera que me agobia el pensamiento queriendo saber qué estará haciendo? ¿Me querrá verdaderamente o estará jugando conmigo? No lo sé, pero lo que sé es que lo amo mucho.
Usted, ¿qué me aconseja hacer? Él dice que me ama, me regala cosas, me lleva al cine, salimos, nos vamos de viaje por una semana juntos… pero suelo pensar si tendrá otra.


Estimada amiga

Lo que voy a decir no tiene para nada que ver con un consejo sobre qué decidir respecto a su relación de pareja. Eso es tan delicado que sólo usted podrá hacerlo.


Intentaré alguna reflexión sobre este tipo de relación que aparece tan tormentosa y exaltada, pero que no deja de impulsarlos al reencuentro vehemente y apasionado. Se ha convertido en algo más parecido a una obsesión agridulce, ambivalente; amor y odio se entrelazan y confunden en alternancias que hacen que el fantasma de perderse el uno al otro los lleve nuevamente a un aferramiento exaltado que más pronto que tarde los amenaza con atraparlos y… nuevamente a mover el piso para que la distancia reaparezca.

Cuando se ama de esta manera el otro es odiado en simultáneo por el solo hecho de poder ser demasiado necesitado por uno. Se mueven pasiones muy primitivas en medio de las que resurgen fantasmas de viejos abandonos o motivos de inseguridad de nuestra infancia. Predomina el clima de sospecha, de necesidad de control, de posesividad y el sentimiento de que nos van a engañar o de que, una vez más, aparecerá alguien más importante.

Son relaciones tormentosas que no van a modificarse salvo que alguno de los dos o ambos decidan hacerse un espacio y entrar en una psicoterapia que los prepare mejor para llevar adelante un vínculo de pareja, con más garantías de seguridad, pero basadas en una mejor autoestima , respeto por el otro y un mejor control de impulsos.


Tengo la impresión de que les falta madurar personalmente, individualmente. La idea de una psicoterapia tendría que ver con la aspiración de ser mejores como individuos, no pensando en que lo hacen para adaptarse al otro o para que los quieran más.

En principio está el lograr conocerse mejor y quererse uno mismo. Todo va mejor si uno vive en armonía consigo mismo y se tiene un buen aprecio, cuando sabe lo que vale y es digno de sí. Si eso se logra, por extensión natural, uno va teniendo una mejor comprensión y respeto hacia el otro. Se llega, de esta manera, a saber y aceptar lo que el otro puede y lo que no, más allá de lo que quisiéramos que sea.

1 comentario:

eric dijo...

mi problema trata sobre el no poder evitar pensar en las cosas del pasado de mi novia, por ejemplo me duele que ella anteriormente alla tenido relaciones sexuales con sus dos anteriores novios y me atormenta mas que la alla tenido con el segundo el cual duro 7 años y el era mucho mayor que ella me lamento por no ser el primero lo que se es que ella me quiere por lo que me lo demuestra y me dice que sufrio mucho con sus relaciones anteriores porque ambos la traicionaron y eso me hace sentir mal, ella me quiere y me lo demuestra al maximo y es una relacion maravillosa pero a mi aveces me hace sentir incomodo cuando me atacan esos pensamientos y recuerdos de ella, aveces pienso que hubiese sido mejor no conocerla, pero que va no doy para dejarla por que la quiero y no creo encontrar a alguien que me quiera como ella. ¿que puedo hacer para evitar esos malos pensamientos? ayundenme por favor ...