lunes

2009/06/03 Comer compulsivamente

Por favor ayude a mi hija tiene 19 años y me pide ayuda a mi...no se como hacerlo... se le da por comer de todo y en cantidades, ella cree que siente un vacio en su vida que quiere llenar, lamenta que de niña nunca logró premios y reconocimientos a pesar de sus esfuerzos, otros lo lograban, se siente frustrada y con muy baja autoestima, lo mismo le pasa ahora en la universidad por más que se esfuerza...ayúdela... está engordando…

Estimada señora,

En principio, gracias por consultar. Acogemos su preocupación como una extensión de la que padece su hija. Ella pide también ser acogida. Algo está poniendo en jaque su integración a la vida, su integración en la vida. Quiero decir que parece ser que ella misma no anda suficientemente integrada. Ese vacío que siente correspondería en principio a un vacío de sí misma, aquello que no le permite tener un control de sus impulsos y necesidades.

Necesita que se le mire, que se le atienda, pero no sólo físicamente. Necesita una mirada al alma, a la persona que habita ese cuerpo. El cuerpo requiere atención y cuidados, tal vez caricias y abrazos, pero no es el problema prioritario el que esté engordando. Algo hay detrás más bien muy enflaquecido.

Es conmovedor cómo siente esa necesidad de ser calificada en excelencia. Siguen inasibles los premios que nunca tuvo. ¿Qué representarán? De hecho, esto nos habla de un vacío interior. Habrá que investigar de dónde viene este sentimiento. A veces tiene que ver con todo el esfuerzo que las personas hacen por que se les quiera y la sensación de que el cariño está condicionado al buen comportamiento o a los atributos físicos o a algún tipo de preferencia de los padres, como, por ejemplo, ser mujer o varón. Tremendos dilemas para un niño (ahora adulto) que percibe, a veces de manera totalmente inconsciente, lo que serían requisitos para ser reconocido, aceptado o querido.

Suele ocurrir que el sentirse exigido a cumplir con lo que se registra como una condición centrada en los vacíos de los padres lleva a resultados paradójicos porque algo se rebela dentro, generándose mucha tensión en el trámite de lograrlo. Estas presiones internas movilizan angustia e inseguridad, lo que interfiere en la capacidad de concentrarse.

Ella aún espera que el suministro de reconocimiento venga desde fuera y esto merma su posibilidad de reconocerse por sí misma. De ahí la baja autoestima: no le es posible reconocerse por sí misma, menos aún quererse o valorar sus cualidades y esfuerzos. Hay todavía un trayecto por recorrer para hacerse independiente. Para eso necesita ayuda.

A estas explicaciones, que intentan dar sentido a lo que está ocurriendo, habrá que agregarle que parece que su hija está padeciendo de un trastorno de ansiedad y síntomas depresivos. Es posible que requiera de medicamentos como ayuda para compensarse. Adicionalmente, es necesario un proceso de psicoterapia que la ayude a organizarse para la vida. No dejen pasar el tiempo, está en una edad de tránsito y los síntomas nos avisan que hay que intervenir.

Gracias nuevamente.

1 comentario:

Anónimo dijo...

doc creo q estoy un poco lokita me enamore de un personaje de peliculas ,,
no tengo pareja desde hace años, y esa fantasia loca, me devolvio mi deseo sexual que pensaba que habia perdido, verlo con todo ese cuero negro y esos guantes me fascina..
el protagonista esta muy lindo.. es una locura no¡
que me aconseja usted,