lunes

2017 05 25 El gato y el ratón

Hola! No sé que hacer con respecto a un amigo. Le conozco desde hace relativamente poco y, para no enrollarme con historias, digamos que hemos tenido desde el principio mucha "química" entre los dos, nunca llegó a haber nada entre nosotros, simplemente atracción. Sin embargo, él tuvo un lío con una chica, nada serio, y me pidió perdón, me dio explicaciones por ello, cosa que no entendí. Éste y otros comportamientos confusos, sumados a que hace poco descubrí que tiene novia, hicieron que yo desconfiara de sus intenciones e intentara distanciarme un poco. Cuanto menos caso le hacía, más me buscaba. Se supone que tiene novia pero me sigue buscando constantemente, sigue teniendo la misma actitud hacia mí, y me habla mucho por Whatsapp, a veces para decirme que pase la noche con él, que no quiere dormir sólo, y cosas de ese estilo. Además, le gusta mucho hacer que parezca que soy yo la que le busca, cuando es al revés. Me da la impresión de que no va a parar hasta que consiga que yo le haga ver que estoy detrás de él, aunque sólo sea para darse el placer de rechazarme. Desgraciadamente, aunque siempre intento que él no se de cuenta, está consiguiendo que yo me enganche a esto. No sé si lo hace por diversión o por qué. No sé que pensar de él ni tampoco qué hacer para que la situación tenga sentido.

Estamos ante un juego psicológico, aunque no lo parezca a primera vista, donde se intercambian roles.  Al final, el asunto es: quién persigue a quién…. Quién es el gato y quién el ratón. 

Resulta un poco ambiguo lo que pasa entre ustedes.  Al parecer, no tienen un compromiso, pero sí facilidades en la cama (si él la invita a pasar la noche juntos, infiero que no es para contarle cuentos). 

Hay algo que pasa, pero que tiene que ser negado. Quizás ambos estén evitando el que esa intensidad de “la química” pase a ser una intensidad emocional de necesidad y dependencia del otro. Tal vez tengan el temor a necesitar al otro de una manera excesiva o descontrolada. 

Por cierto, las cosas se facilitarían para cualquiera de los dos si  alguien “corre con la cuenta”; es decir, si uno de los dos asume el rol de necesidad y búsqueda. El problema es que, dado el temor subyacente, es en ese momento en que la otra parte se ve liberado de su propia necesidad. Eso ya está pasando, pero pareciera que tú estas empezando a ceder en el terreno de dejar que salgan tus afectos aún controlados. Dadas las leyes del juego, esto no determinaría la constitución de una pareja, porque se han unido, precisamente, porque ambos necesitan del juego para defenderse.

El tema es cuestión de definirse. ¿Qué quieres que te pase en relación a tener una pareja?, ¿eres consciente que temes depender emocionalmente?. 

Si tu objetivo es tener una pareja, creo que no necesitas mayor explicación. Con este tío no creo que pasen del juego en el que están. Tienes que encontrar algún otro, pero no solo eso, también tienes que renunciar a los juegos en los que evitas la entrega emocional al otro, sin sentir que es como una derrota o esclavitud. Hay temores que superar. El sentido que buscas tienes que definirlo tú misma… A partir de eso es más fácil elegir con quien.   


No hay comentarios: