lunes

2010/07/20 Construyendo el Puente

buen dia, antes que nada agredecerle su atencion, me llamo victor, y le escribo porque hoy buscando en la red la definicion de "sobrado" me tope con su texto y me identifico en buena parte con el personaje del sobrado, tengo 28 años, desgraciadamente no termine la universidad, me costo mucho adaptarme a ella, mas que nada a las personas, no logre empatia con los que me rodeaban, ahora soy trunco en mi carrera, y aparte de no encontrar un trabajo adecuado, me cuesta mucho trabajo entablar relaciones, a veces me pregunto que pasa? al momento de construir una amistad o tansiquiera hablar con alguien noto rechazo, ahora no es solo el que yo me sienta ma por mil, sino es que otros dependen economicamente de mi, y no puedo conseguir empleo, o si lo consigo, no duro mas de una semana, he tratado de leer muchos textos de humildad, de superacion o de como ganarse a la gente, y me sirve unos minutos pero luego en automatico vuelvo a ser el mismo, siento que llevo un letrero en mi frente que dice antipatico o puente roto, ya no quiero estar asi desde hace mucho, me ha costado mucho ser asi, y hasta que lei su texto comprendi, pk la gente es asi conmigo, porfavor doctor le pido ayuda, unos consejos, unas palabras que me puedan guiar para ya no ser asi o para remediar este asunto, he tenido muchos problemas porque siento que no soy aceptado, ahora tengo un hijo que depende de mi y quisiera ser una persona de la cual el pueda aprender y en un futuro el pueda desenvolverse sin problemas y ser una persona productiva, libre y que crezca con las herramientas necesarias para poder enfrentar los problemas, y salir con ahinco, y cuando caiga sepa levantarse.
le agradezco que me haya leido, le mando saludos y un fuerte abrazo, no tengo el placer de conocerlo pero se por lo que leido en sus escritos que su punto de vista o sus reflexiones me daran una clara de lo que es la humildad y el razonamiento claro sin ataduras.
saludos cordiales

Estimado amigo,

Ante todo, disculpe la demora en responderle. Releí mi artículo al que hace mención, el de “el sobrado” ( http://reflexionesdelavidadiaria.blogspot.com/2009/05/el-sobrado.html ). Veo que en él hago una serie de propuestas de entendimiento y menciono eventuales formas de abordar el problema. Sugiero que lo vuelva a leer con detenimiento.

Notará que, en medio de todo lo que escribo, suele asistirme el buen humor. Es que creo fervientemente que uno debe procurar no perder el humor, mantenerse “en positivo”. Me gusta escribir, me gusta ayudar mientras me ayudo, porque me ayuda ayudar, me realizo escribiendo y creando respuestas.

Con el hecho de mandarme su carta, ha dado un paso importantísimo. Está buscando ayuda. Esto quiere decir que está queriendo cambiar las cosas que me cuenta que están fallando en su vida.

Creo que importa que sepa que el cerebro humano -nuestros comandos emocionales- se puede reorientar prácticamente hasta que nos morimos. Pero las cosas no se modifican de un día para otro. Se requiere de un tratamiento y de mucha perseverancia. Por lo que cuenta, muchas veces ha intentado cambiar y se pierde en el intento. A veces uno solo no puede y es entonces que hay que visitar a un terapeuta. Pudiera ser necesario que tome algún medicamento que disminuya su impulsividad y, más aún, esa posible timidez que lo lleva a retraerse.

Este momento de vida es muy especial. La motivación por criar un hijo cambia la química cerebral (si es que uno oficia realmente su rol de padre) y ayuda a que uno mismo tenga otra actitud ante la vida, más responsable, más cuidadosa, más humilde, como usted menciona.

No dé nada por cerrado. Usted ha sido un buen estudiante, tiene capacidades que puede reflotar, refleja una inteligencia que, con disciplina, puede ayudar a que se encamine bien.

Trate de cambiar su visión de sí mismo. Ese letrero que metaforiza en su frente es el letrero que refleja la idea que usted tiene de sí mismo y que, a veces, no facilita que los demás se acerquen, que "crucen el puente"… Trate de sonreír a la gente. Nadie piensa anticipadamente que usted es antipático. Es posible que esté a la defensiva por timidez y necesidad de control, pero eso se puede suavizar a voluntad.

No se critique tanto, sea más amigo de usted mismo, trate a los demás como si todos fueran tímidos y usted buscara calmarlos.

Como padre, le va a salir más fácil ser protector. Aplíquelo a los demás.

En suma: si no puede solo, busque un terapeuta. Si no lo puede pagar, arme una rutina en la que incluya el sonreír más a menudo. Trate de disfrutar de lo que esté haciendo. No se queje. Las cosas mejores vendrán pero lo bueno está aquí y ahora, es eso que está haciendo ya mismo. Siento que es usted una buena persona y merece todo esto.

Cuénteme en 6 meses como le fue.

Dr. Morales.

No hay comentarios: