lunes

2009/10/29 Después de una violación

Buenas tardes. Tengo un problema y quisiera que me ayudara. Mi problema es que fui violada hace dos meses y me siento muy mal por lo que pasó, pero mi tormento es que quiero hacer que el tipo que abusó de mí pague por lo que hizo con la cárcel, claro, pero mis amigos me dicen que tengo que matarlo porque al salir de allí, de la cárcel, puede arremeter contra mí ya que él sabe dónde vivo yo y todas las pruebas lo culpan a él pero yo no quiero hacer eso de mandarlo a matar, porque me da miedo y, aparte de eso, estaría haciendo mal, y yo sé que a Dios no le gustaría que hiciera eso porque sería malo actuar así, de esa forma. ¿Qué hago? Estoy confundida... y no sé qué hacer. Si no hago lo que me dicen y si sale de la cárcel y me mata... ¿qué hago? Estoy confundida... El miedo que tengo es ese de que salga y me mate a mí… ¿o lo hago yo antes de que él lo haga? ¿Qué hago? Necesito ayuda porque estoy confundida... Ayúdeme.

La respuesta depende mucho de la edad que tengas, de la naturaleza y circunstancias de la violación, del estado mental en el que hayas estado antes de que todo esto ocurra, etc.

El que tus amigos recomienden matarlo hace ver que has podido compartir lo que te ha ocurrido con otros. Esto cumple un primer cometido en una situación como la que vives: descargarse, poder hablarlo, no tener que, encima de todo, verte obligada a guardarlo en secreto por temor.

Lo más importante es que no resultes luego temiéndole no sólo a él sino, también, al sexo, a los hombres, etc.

En todos los países hay agrupaciones que asesoran a personas violadas o maltratadas. Acércate a ellos para que te orienten sobre cuál es la conducta más adecuada en este caso (supongo que no te van a decir que lo mates).

Pero, en cuanto a ti, necesitas ayuda personal, una terapia psicológica, para no quedarte pegada a la rabia, al miedo o a la sensación de impotencia. No olvides que ser fuerte no significa tener que ser violento. Más fuerte es quien renuncia a la violencia y encuentra la manera de ser justo sin ajusticiar.

En medio de ello lo que hay que buscar es lo que sea más saludable para ti, lo que realmente sea digno de ti. Por ello, es importante que esta adversidad termine dejándote una enseñanza. Es necesario que veas en esto una oportunidad de elevarte, de que logres encaminarte hacia realizaciones que terminen haciéndote sentirte más valiosa, que incrementen tu autoestima.

Busca la ayuda que te sugiero. Allí debe haber algún psicólogo o consejero que te rescate de la ofuscación en que te encuentras. No lo dejes de hacer, te condenarías tú a tu propia cárcel. Tu libertad futura depende de lo que hagas hoy.

Suerte.

No hay comentarios: