lunes

2012/06/18 Bulimia

Estimado Dr. MoraLes,


Le escribo debido a que soy una joven universitaria con problemas de bulimia y he estado buscando un especialista que pueda ayudarme en este tema específico y no he tenido éxito. Le escribo a usted debido a que confío mucho en su capacidad profesional, por lo que veo, leo y sé de usted. Sin embargo, creo que sería ideal si fuera una profesional mujer que haya tenido experiencia en casos como el mio.

Le agradeceré si puede ayudarme con este asunto.

Atentamente,

Firu. G

Estimada Firu:

Vicio de psicoanalista, me llama la atención la manera en que has escrito mi nombre: MoraLes. Si enfocamos en el lapsus, podrías estar anticipándome que, detrás del problema, hay un tema vinculado con la moral. Podría pensar en la importancia que tiene para ti el aspecto moral: “MoraL es”.

La bulimia suele ser ese ejercicio, en el que una persona se ha entrampado, que oscila entre comer exageradamente y luego vomitar.

No existe una sola lectura del problema. Es más, casi siempre tiene que ver con una estructura familiar disfuncional, que ha movilizado sentimientos de carencia afectiva o conflictos en la relación, derivando simultáneamente en el ansia por recibir afecto a la vez que en una fuerza intensa que impulsa al rechazo de lo recibido-anhelado y al vómito.

Hay mucho que decir al respecto, Firu, pero quizás lo más importante de tu consulta es el detalle de estar buscando un profesional a tu medida. Anticipo que, si bien es importante la ayuda y la calidad profesional de quien elijas, lo que más va a contribuir a la solución es tu decisión de superarlo. Todo depende de cuánto estés dispuesta a comprometer para resolver el problema que, en principio, es como un terminar de llevarte bien contigo misma.

Mucho del superar lo que está pasando implica el que sepas cuidarte, tratarte con suficiente afecto, ser tu propia madre… y padre; poder sentirte libre de esas exigencias a las que te sometes de manera ritual… y, seguramente también, a las que te rebelas pasivamente.

Vamos, ¡decídete! Sea hombre o mujer, con mayor o menor experiencia, consigue alguien que te acompañe en TU esfuerzo por resolver esta coyuntura. Créeme que puedes más de lo que te imaginas. Simplemente supera esa ambivalencia que puedes tener para enfrentar el problema.

No hay comentarios: