lunes

2012/02/14 Trastorno de Ansiedad Generalizado

Estimado Dr., mi esposo jubilado de 69 años y yo secretaria de 63, tenemos un hijo que nació después de 17 años de nuestra segunda hija, y como tal, siempre fue sobreprotegido y durante toda su etapa escolar sufrió burlas de sus compañeros y él nunca se defendió. Fue un niño noble, pero por lo mismo lo "chancaban". Tiene muchos temores y fobias, es tímido, y sobre todo su autoestima es muy baja. Logró estudiar un tiempo en la universidad, pero lo dejó por su gran temor a las exposiciones. También tuvo una enamorada, pero también dependía de ella. Desde los 11 o 12 años lo hemos llevado a psicólogos y psiquiatras y ha recibido muchos tratamientos para la ansiedad, antidepresivos y antipsicóticos. El último médico le diagnosticó que era "border line". Actualmente toma fluoexitna, sertralina y clozapina, pero no recibe terapia psicológica alternativa. En realidad está estancado, pues no sale a la calle, tiene temor a la gente y está encerrado en su habitación. No tiene voluntad para hacer nada, le cuesta hacer esfuerzos, si empieza algo, al final lo deja y no tiene ninguna motivación ni perseverancia. Si el médico le manda hacer una tarea y no la cumple, después ya no quiere volver a la consulta, rehuye y se retrae. Duerme hasta tarde y ya se acostumbró a esta vida fácil y sedentaria. Nosotros le repetimos como cantaleta que nuestro gran temor es que ya estamos mayores y no le duraremos mucho tiempo más, y qué va a ser de él pues depende totalmente de nosotros. Disculpe doctor, su opinión y consejo son muy valiosos para nosotros. Por favor oriéntenos. Muchísimas gracias. Elsa


Estimada Elsa:

Es posible que aún necesite precisar bien el diagnóstico de lo que su hijo padece. Para eso lo mejor es recurrir a un Psiquiatra con experiencia y agudeza clínica.

El tratamiento que recibe adolece de lo más importante: psicoterapia. Los fármacos ayudan, pero no resuelven el tema de su desarrollo personal. Estamos en una conducta puramente de contención y, lamentablemente, de protección. El ya está asustado ante la vida y necesita remontar las huellas de una timidez y ansiedad que vienen desde muy temprano. Eso lo tiene que trabajar en una psicoterapia, mientras los medicamentos atenúan la ansiedad de manera que le resulte posible asistir a la terapia.

En los últimos años se ha venido desarrollando un cuadro de retracción en los muchachos y mucho tiene que ver con el temor de enfrentar un mundo que resulta abrumador. (Lea mi artículo   “Los Hikikomoris” en http://pedromoralespaiva.blogspot.com/2011/05/18052011-los-hikikomoris-un.html ). 

El problema suele complementarse con la comprobación de que los sentimientos de impotencia de la familia tienden más a sobrellevarlo o sobreprotegerlo. Vean de qué manera lo ayudan a integrarse a las pautas básicas de la rutina familiar: comer en la mesa, acostarse a una hora adecuada, ponerle límites en el uso de la computadora, etc. Pero, todo eso requiere de la incorporación de la conducción de un terapeuta afiatado.

Suerte.

No hay comentarios: