lunes

2015/07/07 Una persona “especial”

Buenas tardes,
Me dirijo a usd. para ver si me puede aconsejar.
Soy una chica de veintiocho años y nunca he tenido pareja, tampoco he tenido relaciones sexuales, no he llegado a la penetración. Siempre he esperado a querer hacerlo con "la pesona especial", y siento que no a llegado, por eso no he tenido aún sexo. Ese momento quiero que sea único, por eso todavía espero. He tenido oportunidades de estar en pareja, pero no he querido, porque no era ese ser especial.
Me han atraído y gustado bastantes personas, soy bisexual, y he tenido "rolletes" de una noche, pero sin llegar a tener sexo.
Qué piensa usd. ? Gracias de antemano!


Estimada amiga, me parece que el gran tema que traes a la consulta es una dificultad para hacer un compromiso de intimidad, probablemente hacer un vínculo demasiado cercano te intimida. Suele ocurrir cuando en el fondo de nuestra mente buscamos una relación de tanta dependencia como la que puede tener un bebé en el comienzo de su vida, con la mamá. En última instancia, ese ser especial que uno busca sería el equivalente de esa mamá.

Es probable que justamente la relación con mamá haya tenido alguna falla, ausencia o desconexión, por lo que uno necesita, pero teme a la vez lo que está buscando, entonces opta por idealizar. Es entonces que uno se crea un ser ilusorio, un “príncipe azul” o algo así, que es utópico e inalcanzable, debido básicamente al temor a la relación de compromiso, a la dependencia y a una intimidad que nos intimida.

Cuando uno idealiza a una persona, después verá que esta idealización se va derrumbando, hasta quedar el ser real, con virtudes y defectos.  Las relaciones amorosas se construyen entre dos, se ponen a prueba, se aprende a partir de los errores.  Las experiencias de intimidad nos ayudan a conocer mejor a las personas y a poder verlas de manera más realista. Nadie es perfecto, tenemos que aprender a aceptar algún punto de “equilibrio” traducido en que prevalezca lo bueno y deseable sobre aquello que puede resultarnos no deseable, pero “tolerable” (Por ejemplo, algo intolerable sería que nos maltraten de forma hiriente).

Creo que te estás perdiendo la posibilidad de abrirte a la experiencia, no solo del sexo sino, principalmente, de acercarte a los demás y conocerte mejor a ti a través de conocer mejor al resto, quizás necesites aceptarte en tu singularidad, pero siendo accesible al resto, pudiendo compartir más experiencias de cercanía.
 


No hay comentarios: