lunes

2010/07/20 Construyendo el Puente

buen dia, antes que nada agredecerle su atencion, me llamo victor, y le escribo porque hoy buscando en la red la definicion de "sobrado" me tope con su texto y me identifico en buena parte con el personaje del sobrado, tengo 28 años, desgraciadamente no termine la universidad, me costo mucho adaptarme a ella, mas que nada a las personas, no logre empatia con los que me rodeaban, ahora soy trunco en mi carrera, y aparte de no encontrar un trabajo adecuado, me cuesta mucho trabajo entablar relaciones, a veces me pregunto que pasa? al momento de construir una amistad o tansiquiera hablar con alguien noto rechazo, ahora no es solo el que yo me sienta ma por mil, sino es que otros dependen economicamente de mi, y no puedo conseguir empleo, o si lo consigo, no duro mas de una semana, he tratado de leer muchos textos de humildad, de superacion o de como ganarse a la gente, y me sirve unos minutos pero luego en automatico vuelvo a ser el mismo, siento que llevo un letrero en mi frente que dice antipatico o puente roto, ya no quiero estar asi desde hace mucho, me ha costado mucho ser asi, y hasta que lei su texto comprendi, pk la gente es asi conmigo, porfavor doctor le pido ayuda, unos consejos, unas palabras que me puedan guiar para ya no ser asi o para remediar este asunto, he tenido muchos problemas porque siento que no soy aceptado, ahora tengo un hijo que depende de mi y quisiera ser una persona de la cual el pueda aprender y en un futuro el pueda desenvolverse sin problemas y ser una persona productiva, libre y que crezca con las herramientas necesarias para poder enfrentar los problemas, y salir con ahinco, y cuando caiga sepa levantarse.
le agradezco que me haya leido, le mando saludos y un fuerte abrazo, no tengo el placer de conocerlo pero se por lo que leido en sus escritos que su punto de vista o sus reflexiones me daran una clara de lo que es la humildad y el razonamiento claro sin ataduras.
saludos cordiales

Estimado amigo,

Ante todo, disculpe la demora en responderle. Releí mi artículo al que hace mención, el de “el sobrado” ( http://reflexionesdelavidadiaria.blogspot.com/2009/05/el-sobrado.html ). Veo que en él hago una serie de propuestas de entendimiento y menciono eventuales formas de abordar el problema. Sugiero que lo vuelva a leer con detenimiento.

Notará que, en medio de todo lo que escribo, suele asistirme el buen humor. Es que creo fervientemente que uno debe procurar no perder el humor, mantenerse “en positivo”. Me gusta escribir, me gusta ayudar mientras me ayudo, porque me ayuda ayudar, me realizo escribiendo y creando respuestas.

Con el hecho de mandarme su carta, ha dado un paso importantísimo. Está buscando ayuda. Esto quiere decir que está queriendo cambiar las cosas que me cuenta que están fallando en su vida.

Creo que importa que sepa que el cerebro humano -nuestros comandos emocionales- se puede reorientar prácticamente hasta que nos morimos. Pero las cosas no se modifican de un día para otro. Se requiere de un tratamiento y de mucha perseverancia. Por lo que cuenta, muchas veces ha intentado cambiar y se pierde en el intento. A veces uno solo no puede y es entonces que hay que visitar a un terapeuta. Pudiera ser necesario que tome algún medicamento que disminuya su impulsividad y, más aún, esa posible timidez que lo lleva a retraerse.

Este momento de vida es muy especial. La motivación por criar un hijo cambia la química cerebral (si es que uno oficia realmente su rol de padre) y ayuda a que uno mismo tenga otra actitud ante la vida, más responsable, más cuidadosa, más humilde, como usted menciona.

No dé nada por cerrado. Usted ha sido un buen estudiante, tiene capacidades que puede reflotar, refleja una inteligencia que, con disciplina, puede ayudar a que se encamine bien.

Trate de cambiar su visión de sí mismo. Ese letrero que metaforiza en su frente es el letrero que refleja la idea que usted tiene de sí mismo y que, a veces, no facilita que los demás se acerquen, que "crucen el puente"… Trate de sonreír a la gente. Nadie piensa anticipadamente que usted es antipático. Es posible que esté a la defensiva por timidez y necesidad de control, pero eso se puede suavizar a voluntad.

No se critique tanto, sea más amigo de usted mismo, trate a los demás como si todos fueran tímidos y usted buscara calmarlos.

Como padre, le va a salir más fácil ser protector. Aplíquelo a los demás.

En suma: si no puede solo, busque un terapeuta. Si no lo puede pagar, arme una rutina en la que incluya el sonreír más a menudo. Trate de disfrutar de lo que esté haciendo. No se queje. Las cosas mejores vendrán pero lo bueno está aquí y ahora, es eso que está haciendo ya mismo. Siento que es usted una buena persona y merece todo esto.

Cuénteme en 6 meses como le fue.

Dr. Morales.

2010/06/29 Atrapada en mi isla

Hola, soy de Argentina y buscando en la web algún sitio que me ayude a entender la vida mediocre que llevo me encontré con este sitio.  No sé como expresar todo lo que me pasa, y de hecho si pudiera y contara con los medios volaría a Perú a verlo personalmente, pero eso es imposible.
Soy una mujer de 48 años que vive sumida en una soledad que ya asfixia, tolero un medio y entorno que no logro comprender, añoro cosas imposibles como por ejemplo tener una familia unida y afectos sinceros, sufro en mi trabajo cuando veo que la competencia y la hipocresía son puntos prioritarios, me condeno cuando pienso que he vivido siempre esperando la aprobación de los demás para hacer lo que realmente deseaba, me maldigo cuando pienso que me he privado de decir lo que realmente sentía, etc, etc...
Hoy lo que más me duele es haber llegado al punto de odiar mi vida y desear que se termine, pero lo peor es que ni siquiera tengo el valor de terminarla porque le temo al dolor...
Si tengo que definir mi estado diría que, estoy parada en una pequeñísima isla en medio del océano y no veo un horizonte de tierra firme donde escapar. Para colmo todos dicen que estoy deprsiva y se alejan, hasta mis hijos lo han hecho. Es verdad, estoy depresiva y pedí ayuda, grité que necesitaba afecto, pero nadie lo aceptó. Hoy entiendo que si no recibí ayuda ha de ser porque soy una porquería en el mundo y por eso me dejan de lado, el problema es que si soy una porquería lo acepto, puede ser así, pero lo que me duele aceptar es que nadie quiere entender que si no soy lo que quieren que sea, no es culpa tan grande para que me condenen a una soledad tan cruel.
Puede que mi comentario sea confuso, lamento eso, no encuentro la manera de expresar breve toda la porquería de existencia que ha sido mi vida, si me otorgaran un deseo inmenso, pediría desaparecer del mundo ya.


Cuando era muchacho, solía fantasear con vivir en una isla, de repente a la manera de Robinson Crusoe. Tener un compañero como Viernes... También, por entonces, Tarzán era otro ícono… pero, a él lo acompañaban Jane, la naturaleza, los animales… en medio de esos vínculos indestructibles y fantásticos con los que uno se siente el rey…Creo que así he caminado en la vida, ora deseando retirarme a una isla protectora, ora queriendo encontrarme con mi Jane y los animalitos incondicionales.

Mi querida amiga, hay mucha amargura en usted. Se está maltratando. Su llanto y dolor son un paradójico intento de calmar un dolor de ausencia, de soledad. Pero la misma amargura no permite que el portador de la pócima calmante llegue lo suficientemente cerca y a tiempo como para que usted lo acepte.

Está demasiado mezclado su grito de llamada con el de la rabia de estar siendo abandonada o incomprendida. Es posible que ya no sepa si está llamando o espantando: está usted muy confundida. Es así que no se sabe bien si el resto se aleja o usted se retrae. Lo que es visible es que está en un torbellino vertiginoso sin control ni dirección.

Pareciera que no quiere seguir viviendo así pero, en su confusión, está usted pensando que eso equivale a no querer vivir… lo cual no es lo mismo.

He dedicado casi toda mi vida a trabajar desde los principios del psicoanálisis y creo que es algo que ayuda. Pero, esta ayuda requiere que uno tenga la suficiente capacidad de “resetearse”, la suficiente motivación para reformular su sentido de la vida, de enrumbar por la ruta que nos propongamos; en principio, retomar la senda de sentirse bien.

Ocurre que, en los últimos años, he aprendido bastante de las neurociencias como para saber que con el tiempo se instala en las personas una alteración neuroquímica que necesita ser atendida con fármacos; se trate de depresión o de un jaque que nos hace el miedo a la vida. Si ya está fuera de control, es necesario tomar algún medicamento. Esto disminuirá la intensidad de las emociones desencadenadas, paso indispensable como para hacer una psicoterapia. Es eso lo que le puedo sugerir.

Cuando uno está deprimido y más aún cuando está ya agotado por las tensiones de la vida tiene poco impulso para hacer los movimientos adecuados… Pero ¡ojo! está buscando ayuda de alguien que está a miles de kilómetros… quizás a suficiente distancia como para frustrarse de que no la pueda atender… o quizás a suficiente distancia como para poderme oír… No lo sé. Lo que sé es que necesita ayuda.

También sé que en Argentina hay excelentes profesionales (me formé allá) que la pueden ayudar, igual o mejor que yo. Todo depende de que tome la decisión de darse el espacio, de hacer la conexión… Como en los comerciales: “¡Llame ya!” Créame que habrá alguien dispuesto a escucharla y acompañarla en esta búsqueda de estar bien.

Mejor si consulta primero a un Psiquiatra; o, a un Psiquiatra que, a la vez, sea psicoterapeuta… Anímese…
Cuénteme como le fue, en un mes. Le deseo lo mejor.

Dr. Pedro Morales

2010/06/07 ¿Extraterrestre yo?

HOLA, SOY RICARDO DE MONTEVIDEO, TENGO 34 AÑOS, ESTOY EN TERAPIA CON UNA PSICÓLOGA QUE UTILIZA EL ENFOQUE MODULAR TRANSFORMACIONAL, YA TENGO CASI 9 AÑOS DE TERAPIA CON ELLA. VOY PORQUE TENGO UN PROBLEMA DE ADAPTACIÓN A LA REALIDAD EXTERIOR DEBIDO A LA MUERTE DE MI MADRE CUANDO YO TENIA 4 AÑOS EN UN ENTORNO AFECTIVO-FAMILIAR NO ERA EL ADECUADO PARA PODER PROCESAR ESE DUELO, ESTO SE SUMÓ A LOS MALTRATOS DE MI PADRE, Y A QUE NOS TRASLADÓ DE PAÍS VARIAS VECES.
HE MEJORADO MUCHO, TRABAJO Y VOY A LA FACULTAD DE ARQUITECTURA, PERO EN REALIDAD HAGO LAS COSAS POR OBLIGACIÓN, SIENTO QUE LAS COSAS HECHAS POR MI MISMO NO VALEN LA PENA Y SIENTO QUE LA VIDA NO TIENE SENTIDO, ES MÁS, NO SIENTO LA VIDA, COMO QUE NO ME IMPORTA, SALVO EL DE QUEDAR BIEN CON LOS DEMÁS, O PASAR DESAPERCIBIDO PAR NO SER AGREDIDO O DESPRECIADO, AUNQUE ES MUY DESAGRADABLE IR POR LA VIDA SINTIÉNDOSE COMO UN FANTASMA, COMO UN MUERTO.
SE QUE HAY LIBROS QUE HABLAN SOBRE EL DUELO, EN ESPECIAL "LA MADRE MUERTA DE ANDRÉ GREEN", Y OTROS LIBROS DE C. BOLLAS. PERO MIS PROBLEMAS NO SE RESUELVEN CON LA INTELECTUALIZACIÓN, SINO QUE NECESITO APRENDER A SENTIR, A PERCIBIR EL MUNDO COMO FORMANDO PARTE DE EL. Y A SENTIRME IGUAL QUE LOS OTROS, NO EXCLUIDO O DISCRIMINADO, O COMO UN EXTRATERRESTRE O UN FANTASMA. SOLO QUIERO QUE USTED ME DE UNA ORIENTACIÓN RESPECTO A LO QUE USTED ENTIENDE SOBRE LO QUE LE ESTOY ESCRIBIENDO. ESPERO QUE ME ENTIENDA, JAJA. GRACIAS.
RICARDO.


¿Extraterrestre yo? Ja ja…

Ricardo, veo que tienes calle en esto de “entender lo que pasa…” pero, como dices, no se trata de intelectualizar.

Veo en ti una ilusión que no se atreve… es decir, de repente se insinúa, te pones y te repliegas.

Me mueves la vena de padre. Eso de identificar nuestro común origen (con tu padre) quizás signifique que sigues esperando el apoyo para detenerte un rato y llorar, sentir que no se te mira como “ese extraterrestre”, a distancia de lo que sientes o urgido a portarte “como debe ser…”.

De repente esta consulta, que encuentra como de casualidad un “hito de destino” (el peruano que te escuchó…) sea la expresión de tu disposición actual a que ocurra este aterrizaje en esta tierra, en este espacio de gentes con ganas de comunicarse compartiendo emociones y esperanzas.

Escribes con mayúsculas, pero pareciera que no sientes lo mayúsculo de tu esfuerzo por mantener el control.

Algo en ti, sin embargo, está esperando salir, expresarse, quizás “explotar”, permitirte emociones “mayores”… Es muy tímida tu alegría y deseo de jugar, pero, allí está (como en tu “ja ja” del final).

No sé por qué alucinas que no se te va a comprender. Me parece que ya es tiempo que aceptes que puedes ser comprendido y aceptado. Empieza por ti mismo, más allá del aceitado intelecto que luces.

Te agradezco que te acerques a mi blog y me consultes. Siempre es grato responder a una consulta como la tuya. Espero, más que nada, que sientas que estuve aquí, para escucharte, para decirte algo.

Un afectuoso abrazo

2010/05/27 ¿Y si no le gusto…?

hola Doctor
soy una chica de 30 años, hasta ahora no he tenido una pareja con la cual haya pensado en casarme porque todos me decepcionaron, porque tenian otra chica estando conmigo, porque eran desatentos, ó quedaba en llamarme por telef, luego no cumplia y la siguiente vez que hablábamos era como que nada había pasado, me hablaba normal de lo más campante, esa clase de actitudes a mí me enardecen y hace que le pierda la confianza a cualquier persona, que no cumple con su palabra; yo sé que se presentan imprevistos pero para eso existe el telef fijo o Celular para avisar que no se va a poder acudir a la cita. Bueno hace unos meses he conocido a un chico por internet, él vive en el extranjero, nos hemos enviado fotos, pero él me ha dicho que quiere que nos veamos por cámara webb y siento miedo de no agradarle cuando me vea en vivo, no entiendo por qué siento tanto temor, porque él me ha dicho que le gusto mucho por mis fotos y él también me gusta pero sobre todo me agrada su trato hacia mí, aunque hasta el momento solo haya sido por escrito por mesaje. Muchas gracias doctor

Estimada amiga,

A lo largo de mi vida, son pocas las mujeres a las que he percibido como seguras de su imagen, como que siempre sienten que puede faltarles algo que no va a gustarle al varón, más aún si es alguien que les interesa. Lo que es notorio es que quienes se fijan en los detalles y critican a sus congéneres, son las propias mujeres.

Por qué no creerle cuando le dice que le gustan sus fotos… quizás lo que quiere es comprobar que realmente es usted…

En tanto así, creo que hay que empezar por no ser tan crítico con uno mismo. Sentirnos bien con lo que somos nos llena de seguridad y eso se traduce en simpatía. No hay que tratar de agradar, se trata de ser simplemente como somos. Nada más atractivo que lo natural, la soltura, la espontaneidad, la apertura sincera en el encuentro humano.

No hay nada más grato que sentirse aceptado como uno es, pero eso tiene que partir de uno mismo. Dispóngase también a conocerlo. Disfrute de la conversación, que no sea un examen ante el gran jurado (vale para los dos).

No ponga demasiadas expectativas, eso tensa las circunstancias. Lo que haya de ser será… Lo que se presenta ahora es la oportunidad de dar vida a esas fotos. Luzca su mejor sonrisa… saque a pasear la buena onda… ¡suerte!

2010/05/18 De lo ideal a lo real, de la niña a la mujer

Hola Doctor: Me cuesta comenzar porque no se por donde. Soy estudiante de Profesorado de pedagogía y cada vez me intereso más por la psicología pero con el objetivo de comprenderme a mi misma, de analizarme. Leyendo encontré que tal vez mi problema tenga que ver con una proyección exagerada de afectos y/o deseos idealizados: Soy hija de madre soltera y totalmente conciente de las carencias afectivas que tuve por parte de ella. Hacia mi padre experimento una enorme necesidad que le he expresado pero que no acepta. Cuando era adolescente (al menos lo que recuerdo) fui abusada por mi padrino, el único hombre que provocó en mi exitación... algo que jamás pude volver a sentir hasta el momento por ningun hombre. Este "señor" falleció hace ya muchos años.


Constantemente busco sentir adrenalina, exitación...por eso me enamoro rápidamente, idealizo a los hombres que. claro, al momento de tener relaciones no me provocan nada. Mi cuerpo no responde a mi mente y eso me genera mucha frustracion y dolor..lo que seguramente intento sublimar a través del exito profesional. Tengo casi 25 años y estoy muy cansada de no tener una vida sexual/amorosa "normal..


Que puedo hacer? AYUDEME POR FAVOR...


¡Hola!

No saber por dónde empezar me hace pensar que está pendiente empezar. “Al principio era el caos”, hace recordar lo que dice. Lo que está pendiente es encontrarse a sí misma, empezar a ser usted misma. Esto significa integrarse como una persona dueña de sus deseos y acciones, no dividida como actualmente parece estar.

Tiene una confusión entre la niña y la mujer, temas pendientes de resolver, que traban el camino y generan confusión. Necesita que se le acompañe un trecho, que se le ayude a desenredar la trama que intenta resolver por su cuenta. Creo que no le va a ser posible sola. Busque un psicoterapeuta psicoanalítico y dese el tiempo que necesite para encontrarse a sí misma.

Siento de su parte una vena de autenticidad que clama por aterrizar en la realidad, pero no le es posible hacerlo sola, no basta con su propio esfuerzo. Apacigüe sus tormentas al amparo de alguien que garantice que puede diferenciar consistentemente a una niña de una mujer, tema en el que falló el padrino (sustituto natural del padre... y de la madre).

Creo que está sintiendo que éste es su momento. No lo deje pasar.

Que construya el camino… Tome éste como su primer paso. ¡Suerte!

2010/05/18 ¿De qué intimidad hablamos?

doctor, de antemano le agradezco por su respuesta y por este espacio.
He leido sus respuestas a las consultas y me ha agradado mucho su manera de responder, de forma clara y sencilla.
Mire tuve un enamorado que continuamente me pedia tener intimidad y eso me disgustaba porque me parecía que eso era lo que mas le importaba ya que el trabajaba en el interior y me llamaba muy poco, pero cuando ya venía a la ciudad me buscaba para vernos y al final de encontrarnos quería que tuviéramos intimidad, yo no me sentía bien y empecé a decirle que no, y se alejó poco a poco hasta que no me llamó más. Pasó pocos meses y me enteré que se caso por terceras personas, me lo encontré de manera casual luego de tres meses y se hizo el desentendido y me dijo que no me había llamado porque había estado de viaje por un trabajo y que ahora estaba con más tiempo y me dijo para vernos y salir, me llené de indignación pero lo disimulé y solo le respondí "bien" con la mirada muy fija, obviamente yo no iba a salir con él ni de broma, pero tampoco él me buscó. Tengo un amigo muy cercano a quien le conté esta historia, le pregunté a él como hombre qué pensaba al respecto, me sorprendió su respuesta, me dijo que me lo iba a decir con toda sinceridad porque era mi amigo, me dijo que el susodicho seguramente se alejó porque pensaba que yo no estaba completamente enamorada de él puesto que yo no me mostraba tan entusiasta de tener intimidad como él si lo demostraba, mi amigo me dijo que él también piensa de esa forma. Doctor yo creo que el sexo es parte de una relación y que no puede resumirse a eso la solidez de una relación, no me gustaría que mi pareja tenga esa forma de pensar, más me interesa poder conversar mucho y la confianza mutua que nos demostremos, solo así me sentiría estimulada a tener algo más intimo con mi pareja. Actualmente estoy sola y me quedé pensando mucho en lo que me dijo mi amigo, será esa la forma de pensar de todos los hombres??


Estimada amiga,

Entiendo que cuando se refiere a “intimidad”, está hablando de sexo. Pero, deduzco, por lo que expresa en el resto de su consulta, que lo que usted está buscando es otro tipo de intimidad, es decir, una cercanía más personal, un emparejamiento, con todo lo que implica: comunicación, reconocimiento, respeto mutuo, anhelo de compartir espacios, amigos comunes, etc.… lo cual, por cierto, incluye el sexo.

Creo que, en ese sentido, tiene usted las cosas claras. El asunto es que lograr una relación de intimidad, un emparejamiento estable, no es cosa sencilla. Si bien es lo que la mayoría desea… ¡y necesita!, existen una cantidad de dificultades para lograr un entendimiento equilibrado en la pareja. Casarse no significa que uno lo logró, tampoco el que uno lo pase bien en la cama con el otro.

La intimidad se construye con el tiempo, con la experiencia. Más que en el otro, es necesario tener mucha seguridad en uno mismo para abrirse a una relación. Es necesario saber que siempre está el riesgo de que las cosas no funcionen o de que, después de haber caminado un trecho juntos, uno mismo se dé cuenta de que no es la persona con quien valdría la pena seguir andando.

Aún así, no hay que perder la ilusión. El camino del amor está empedrado de frustraciones de las cuales uno debe aprender. Hay una cierta tolerancia necesaria para conocer bien al otro, saber que somos todos imperfectos y, más bien aportar para que cada quien saque lo mejor de sí.

En ese sentido, con el paulatino encuentro, uno encontrará naturalmente las posibilidades de abrirse, en el plano que sea, sexual, afectivo o personal. Nada está garantizado de por sí; es nuestra experiencia del otro, con el otro, la que nos va diciendo cómo son las cosas.

Lamentablemente, la euforia del enamoramiento suele enceguecer a las personas. Y, por un tiempo, no nos damos cuenta de los detalles negativos. El reto mayor en la vida es no perder la cabeza o confiar en que en algún momento la razón nos traerá a la realidad.

Hay que perder el temor a enamorarse, a entregarse con todo. Una sana desconfianza nos será útil, pero no hay que ponerla por delante. En todo caso, las cosas lindas que uno recoge de lo vivido valen la pena… mientras duren, hasta encontrar aquella intimidad a la que aspiramos.

Algo más: no se olvide que la intimidad se construye de a dos; siempre tendremos que hacer un espacio para preguntarnos, “que estoy haciendo yo para que esto me pase”, especialmente si las dificultades se repiten.

Toda experiencia, buena o mala, nos deja una enseñanza. Nadie le dará una mejor respuesta sobre cómo son los hombres que su propio aprendizaje de la vida. Siga buscando, siga viviendo, siga conociéndose más a sí misma.

¡Que su premio sea la intimidad!

2010/05/13 Trazos sin lazos

hola doc, como esta no se como afliarme asu pagina , pero le pido un consejo,yo soy madre soltera, tengo 54 años, me gradue en la unniv, y estoy cursando otra carrera, me siento triste , y no tengo pareja, como como un caballo estoy gordisima, ese siempre ha sido mi complejo, mi hija s igual depresiva como yo, no tengo amigos para salir y en el pasado sabotie mis relaciones, estoy frustrada y muy triste, no tengo bienes de fortuna, pero logre comprar mi casita...
q puedo hacer ....estuve leyendo los comentarios a varios casos ...
sera q tengo qir aun psicologo, ya estiuve hace años en terapia por una violacion, y por una familia destructiva donde me crie., pero siento que no he tenido exito..........
judi


Estimada Judi,

Me salta a la vista aquello de querer afiliarse a mi página. Afiliarse, invita a pensar en unirse, juntarse. Claro que, “afiliación” tiene algo que ver con asumir un lugar como hijo; pero, tomémoslo más en el sentido de buscar un “pertenecer a”… “formar parte de”… De hecho,¡bienvenida!

Me satisface su consulta, me da lugar a un encuentro humano que, aunque fortuito, otorga sentido a este espacio de consulta. Es una disposición abierta y es bueno encontrar respuestas. Así se producen los encuentros, así se alimentan los lazos, se hace posible la realización solidaria. Gracias por visitarme y compartir. Son otros, además, los que compartirán este diálogo y, tal vez, les sea útil para sus propias búsquedas personales.

Por lo que voy diciendo, pienso en que se puede haber encerrado mucho en sí misma, llena de desconfianza en nuestros semejantes, por las experiencias vividas. Además, quizás sea muy exigente consigo misma, siempre pendiente de completarse con algún estudio, como el que está haciendo, sin terminar de sentirse bien consigo misma, de ahí que se sienta frustrada.

Me llama ahora la atención aquello de “logré comprar mi casita”. Demuestra esfuerzo y, también, por supuesto, logro. Es oportuno poner ese esfuerzo en generar un “hogar”, en el sentido de poner lo mejor de sí para que la casita tenga la calidez y el acogimiento suficiente como para que, quienes la visitemos nos sintamos bien con Judi, como que Judi nos hace sentir acogidos.

Una de los aforismos que nos pueden guiar en estas circunstancias podría ser “¿Quieres afecto..?, pues, ¡da afecto!…” Judi, sal de tu encierro, sonríele a la vida, a lo que haces, a lo que tienes, a tu casita, a tu hija, a este consultor que también te acoge sin retaceos.

Toma la decisión de no sentirte víctima. Recoge ese potencial que hay en ti que te permite realizaciones y ponle un norte, el que tú quieras, pero que sea a favor de realizarte como persona capaz de acercarte a otros y disfrutar del compartir.

Si no bastara con tu propio esfuerzo, resulta pertinente lo que dices en tus líneas, en el sentido de buscar la ayuda de alguien que te acompañe en el trámite. Pueden ser un terapeuta, un grupo de autoayuda, quien sea, pero no pierdas de vista que lo que sostiene todo es tu motivación. ¡Ponle fuerza!

Un fuerte abrazo.

2010/05/11 Sobre llovido, mojado

Buenas noches Doctor me llamo David, desde hace unos meses cuando fui asaltado siento que algo en mi interior cambio, no me siento igual animicamente siento que algo se rompio, y eso me tiene aburrido mi autoestima siento que no es la misma; no se si fue el hecho de sentirme estúpido en ese momento porque los criminales a pesar de no mostrarmen armas si me insinuaron que las tenian. En mi cabeza esta esa duda que m,e tortura que no tenga armas y que yo allá accedido a entregarle mis cosas de una manera tan fácil. No se que hacer para volver a sentirme igual. Quisiera tomar tratamiendo psicoanálitico; sin emabargo acá en Colombia no se como se manejan, y por otra poarte los actuales sistemas de salud, son muy complejos no cubren estas especialidades, que hacer Doctor. Siento que necesito un tratamiento como este.


Estimado David:

Ser asaltado es en sí misma una situación traumática. Más allá de que nos hayan golpeado o maltratado, se trata de una situación violenta que moviliza intensos sentimientos de temor e impotencia. Pero, también, se nos moviliza mucha rabia.

Existe lo que se llama estrés post traumático y es, entre otras cosas, motivo de un desequilibrio en lo personal, que se expresa con diferentes síntomas: inseguridad, falta de sueño, ideas obsesivas respecto a lo que pasó, miedo a exponerse a situaciones parecidas, etc.

Pareciera que la bronca y la impotencia que la situación le generó se la está tirando encima, catalogándose como un tonto. Si lo piensa bien, lo que se suele recomendar es no provocar al asaltante si está en riesgo su vida; lo mejor es negociar de la mejor manera, sin provocar la violencia en los asaltantes. Eso es lo que hizo usted, no tiene nada que reprocharse. Lo que siente es producto de la cólera posterior por haber sido violentado.

Muchas veces un accidente o un asalto mueven cosas que preexisten y cobran ahora intensidad. Esto hace aconsejable que acuda a un psicoterapeuta analítico o a un colega psiquiatra que lo ayude a catalogar mejor lo que le pasa.

Comparta sus sentimientos con amigos o familiares, no se retraiga, procure encontrar compañía en gente a quien estime. A veces, cuando tengo bronca guardada, me voy al mar a tirar piedras hasta que me canso… Saque su cólera, pero no hacia sí mismo. Deje de reprocharse, lo que hizo fue lo adecuado. Lo que no estuvo bien fue que lo asalten.

Un fuerte abrazo

2010/05/11 Efectos negativos del estrés

Buenas tardes doctor, Soy una mujer casada por 9 años, con una niña de 6 y con 4 meses de embarazo. Quisiera preguntarle sobre mi esposo, quien me parece tener un trastorno obsesivo compulsivo, (todo en casa tiene que estar en excesivo orden y limpieza, desinfectado, etc), quien tiene episodios de ira incontrolable que estallan por cualquier cosa. No se como manejar la situacion con el, empieza a ser muy agresivo con su tono de voz conmigo y con mi hija, desquita su ira maltratando a nuestro perro y la verdad es que estoy muy asustada al respecto. Se que tiene presiones en su trabajo, que nos mudamos de ciudad hace casi un año y el cambio ha sido dificil, yo estoy en cama por tener un embarazo de alto riesgo y siento que todo esto altera mucho a mi esposo. El dice sentirse bien consigo mismo y que todo lo hace bien por nuestro bienestar y que nosotras no apreciamos lo que el hace por nosotras. Su agresividad no es nueva, si no de años atras, pero aumenta con el paso de los dias... hay algo que pueda hacer o que me oriente a mi para ayudarlo o ayudarme a mi y a mi familia? Gracias, ME.



Estimada señora:

Plantea usted un problema muy difícil, más que nada porque se encuentra en esa franja de “normalidad” que es a la que apela su esposo para explicar las cosas. “Lo hago por ustedes…” Sin embargo, es más que evidente el problema de irritabilidad y la saturación que le ha provocado el estrés.

Todo lo que usted aduce, en el intento de entender lo que le pasa, es válido. Debe estar pasando por una situación de estrés excesivo, a lo que se suma su embarazo complicado. Pero, entender no necesariamente implica aceptar o tolerar. Hay un ambiente nefasto para el desarrollo de la familia, además, para el producto de su embarazo. Ese niño mostrará huellas de la tensión en que está viviendo.

Parte importante de la solución es no paralizarse por el miedo, poder abordar el tema sin generar un enfrentamiento. Ayuda mucho el que usted pierda el miedo, parece mentira, pero más miedo le tiene usted y más irritable se puede tornar su marido. Su esposo necesita ayuda, lo difícil es que él lo acepte.

Una vez sacudida del temor, encuentre un momento para conversar. Cuéntele que ha consultado con un especialista y que hay un alto riesgo de que toda la familia se afecte con esta tensión, de seguir las cosas como están. Una consulta con un psiquiatra lo podría orientar a darse cuenta del nivel de estrés o angustia en el que se encuentra. Mientras tanto, usted, procure mantenerse serena. No pierda de vista que está en un momento en que necesita que la cuiden y la apoyen. De repente es posible que la acompañe alguien de su entorno cercano.

Suerte

2010/04/30 Quien mucho se despide…

Buenos dias doctor, mi consulta es que no sè como hacer para decirle a mis padres que quiero vivir sola, quiero vivir independientemente desde hace mucho tiempo pero he ido postergandolo porque aparecia algun motivo, por ejemplo que alguno de mis padres se enfermaba y me ponìa a pensar que me necesitaban, ellos son mayores de los 70 años pero estan muy bien conservados, digamos que econòmicamente pueden vivir por sì mismos ya que mi papà recibe un sueldo de jubilaciòn, que para ellos dos les alcanzarìa moderadamente, ademàs todas las hermanas que somos cuatro les apoyamos dentro de nuestras posibilidades para que de cuando en cuando tomen un paseo y siempre estamos pendientes de ellos. Ellos tienen su forma de ser muy preocupados, no creo que todos los adultos mayores sean asì de todos modos ellos siempre han sido desde que tengo uso de razòn, yo fuì asì pero me di cuenta que eso me hacìa daño y no solucionaba nada con esa actitud, he asistido a numerosas charlas, conferencias, he leido muchos libros de autoayuda, he ido a la psicòloga o sea me he informado por todos lados buscando una respuesta y la encontrè, ahora sè que debo vivir mi vida de acuerdo a lo que yo crea que me haga sentir bien y no para complacer a los demàs, asì sea quien sea. Mis demàs hermanas son muy apegadas a mis padres, y màs parecen niñas grandotas, economicamente son independientes pero su mundo gira en torno a su trabajo, y a la casa, no tienen amigos solo amigas y muy pocas, casi no converso con ellas porque se aterrorizarìan de lo que pienso, por ejemplo quiero saltar en parapente, seguro que si se los digo, empezarìan a criticar a decirme que estoy loca, que no pienso en las consecuencias o sea todo un rollo de personas aburridas y que me da la sensaciòn de que viven en un burbuja del que cren que no deben ni pueden salir. Yo durante mi vida he hecho muchas cosas que ellos no saben ni se los pienso contar nunca, he tenido algunas parejas aunque sea fui feliz por poquito tiempo pero sentì esa emociòn, que nadie puede saberlo solo si se lo cuentan, tambièn me dejaron sufrì mucho llorè hasta los huesos pero aprendì, me fortalecì, si les cuento eso a mis hermanas y mamà seguro que dirìan que como puedo haber llorado por un hombre sì no valen la pena, es lo que siempre hablan. Sinceramente estoy hastiada de sus conversaciones, de su inercia, yo he aprendido que solo actuando puedo conseguir algo y si me equivoco pues me queda la lecciòn, creo que toda experiencia sirve, y he borrado de mi vocabulario la palabra fracaso porque sè que no es eso sino un paso màs en mi camino de aprender en la vida, mi forma de ver la vida es muy distinta a la de mi familia, en sus conversaciones les he escuchado decir que cuando alguien quier vivir solo es porque quiere hacer su vida, y me pregunto què de malo hay en eso?, pero interpreto que lo dicen en el sentido de vivir una vida libertina. Yo soy una mujer bien centrada, tengo metas en la vida, dentro de ellos quiero casarme, tambièn quiero tener amigos, los tengo pero pocos porque estando en casa de mis padres tengo que guardar ciertas formas como no llegar muy tarde porque se "preocupan", mejor dicho se molestan, y otras cosas por el estilo. Quiero salir de mi casa en buenos tèrminos, y claro que estarè siempre llamàndolos y visitàndolos y apoyàndolos econòmicamente, pero yo vivir sola mientras encuentre a alguien para formar una familia. Gracias por la respuesta que me vaya a dar

¡Pero si ya ha hecho usted todos los previos…! Lo que la detiene se parece a aquello que es la especialidad de la casa: “la preocupación”, que es una modalidad de relacionarse sin que se produzca una verdadera relación. Es una forma de aferrarse con cualquier justificación. Es evidente que su estructura familiar tiene una tremenda fuerza centrípeta (hacia adentro). Siendo así, no es fácil salir. Reproducen un apego tal que la fantasía resultante es que usted parece convencida de que les va a pasar algo a los demás por culpa suya.

El mayor problema es que aún teme usted lo que le pueda pasar a usted misma. En estos casos, aunque parezca mentira, funciona aquello de “más vale malo conocido…” Entonces, se queda.

Creo que necesita hacer un duelo.   Irse del lado de los padres, de la casa familiar, de todas maneras representa una pérdida y nos duele desprendernos. Nos da pena, por lo que fue y por lo que no fue. No se olvide que existen situaciones objetivas en las que esto ocurre. Es lo que se llama “síndrome de Estocolmo”, lo que le pasa al preso cuando sale en libertad y luego extraña la cárcel…

Mi abuelita solía decir: “quien mucho se despide, es que no se quiere ir…” Pudiera ser su caso. Anímese, felizmente ha desarrollado recursos y ya tiene un pie afuera. Dése un plazo. Si en ese tiempo, pase lo que pase, no se ha ido, consulte a un terapeuta para que la ayude a comprender lo que está sucediendo. Suerte

2010/04/29 "Locamente enamorado II"

En primer lugar Doctor le agradezco por haberme respondido y ayudado a hacerme reflexionar con su respuesta. Le habla "locamente enamorado" como Ud me ha llamado y me parece que me describe muy bien.

Le comento que ya no pude màs y la invitè a salir a esa mujer que me quita el sueño y que ha llegado a mi vida haciendome reflexionar sobre mi mismo y como Ud dice darme cuenta que tengo muchos vacìos, quiza no lo hacìa porque no me sentìa motivado, pero ahora siento que me ha entrado ganas de mejorar de emprender cosas que ya las habìa hecho a un lado como estudiar y tener mi propio negocio. La invitè a salir hace tres dìas, conversamos bastante me sentì muy relajado muy feliz de tenerla junto a mì, aunque claro como amiga aùn, produjo en mì esa sensaciòn de libertad de tranquilidad de espontaneidad que no lo experimentaba hace mucho tiempo, ella me inspira la confianza necesaria para sentirme asì. Le preguntè como una mujer tan guapa y encantadora puede estar soltera, me dijo que no le gustan los hombres con vicios ni celosos, yo no tomo ni fumo pero con ella sì serìa celoso, aunque recièn la estoy conociendo apostarìa que es una mujer honesta y no tendrìa por què dudar de ella, pero ya me da como celos al pensar que ella tenga pretendientes en su trabajo, por què siento eso?, como Ud me respondiò en mi consulta anterior quizà tenga algunas inseguridades sobre mi mismo pero con todo sigo adelante con esto porque estoy cautivado por ella, es tan segura y madura en lo que habla, su forma de hablar a diferencia de la mìa que es un poco ràpida, la de ella es màs bien pausada pero con vitalidad, dulzura, espontaneidad que la hacen ver como una jovencita. Mi consulta es que prometì a mi hija llevarla a los juegos para este fin de mes, no sè si estè yendo muy ràpido pero quiero invitarla a ella para que conozca a mi hijita, cree Ud que sea buena idea, no quisiera hacer nada que pudiera entorpecer acercarme màs y hablarle de mis sentimientos, porque siento que la amo y que no puedo vivir sin ella.


Bueno, mi estimado “loquito” (por lo de “locamente enamorado”):

La idea no es hacer un seguimiento inmediato, como una secuencia de consultas. Para eso sería conveniente que busque usted una terapia. Sí me gustaría saber, dentro de unos meses, cómo le fue, con o sin una terapia. Adelanto que no le voy a responder en lo inmediato si es que me hace nuevas consultas. Sólo hago “primeras consultas”, con alguna reflexión y recomendaciones que puedan ser útiles.

Los celos traducen inseguridad, es cierto, pero son, también, expresión de un afán posesivo que nos habla de necesidades de control y manejo de la persona amada. Por cierto, detrás hay un gran temor al abandono o un sentimiento de que siempre hay un tercero en discordia ante el cual le toca el amargo turno de la derrota y la exclusión. Los psicoanalistas solemos relacionar esta última fantasía con problemas de la infancia que alguna vez Freud relacionó con el drama edípico.

Dicho lo anterior, consideremos la pregunta central: va o no con su hija a los juegos con su amiga. Preferible que no. Puede generar sentimientos encontrados. Su hija puede sentirse cómplice de un engaño a su mamá y ya bastante difícil le es sobrellevar la separación de los padres. Primero vea hasta dónde llegará este nuevo vínculo. El apresuramiento no es el mejor consejero, atenúe esa vehemencia; por lo menos en relación a su hija, no hay que quemar etapas.

Por otro lado, lo registro como un seductor nada tímido, lo más probable es que a la brevedad esta relación derive a un mayor acercamiento. No se olvide, entonces, de toda esta intención de crecer y salir adelante, que todo eso no dependa sólo de estar con ella o no. No nos encontremos con que, si las cosas fallan, abandone nuevamente sus planes personales. Eso se lo tiene que dedicar usted a usted mismo.

2010/04/20 El amor… ¿con amor se paga?

El amor es un tema tan complejo, que algunos por ahì dicen que como es una enfermedad al que no se le ha encontrado cura, se lo ha elevado a la categorìa de sentimiento. En mi caso, he experimentado ese sentimiento y por algunos momentos sentì que tocaba el cielo, pero luego me dì cuenta que yo daba y daba y no recibìa lo mismo de parte de èl, y eso me empezò a hacer infeliz, pero aùn con todo yo trataba de disculparlo en silencio, sin que èl me lo pidiera, basàndome en que el amor todo lo perdona, todo lo da sin esperar nada, creo que elevè el amor a su màxima expresiòn, pero me cansè, me agotè llegando a irritarme porque me sentìa la que todo tenìa que comprender, la que tenìa que estar siempre dispuesta a disculpar cualquier promesa no cumplida, lo que se hizo una rutina en mi relaciòn, para colmo un dìa me dice que estaba pensando en volver con su esposa (èl era separado) y eso fuè lo que colmò mi paciencia. Creo que idealicè mucho la situaciòn, lo cual me trajo mucho sufrimiento al no sentirme amada tal como yo sì lo hacìa. Acaso entonces en una relaciòn de pareja, hay que estar midièndolo todo? si uno de los miembros de la pareja siente que no està recibiendo lo mismo que està dando, debe entonces reclamarle?, a mi no me agrada para nada llegar a tener que hacerlo porque me parece que llegar a ese punto equivale a perder la espontaneidad y eso le quita la magia al romance, pero tampoco se puede ser muy idealista creo. O es bueno vivir en base a la frase: "amor con amor se paga"?

Creo que usted no se ha percatado de que su fórmula ha sido a la inversa: “desamor con amor se paga”. ¡Todo ha corrido por su cuenta!! Ha vivido esta etapa sosteniendo la relación desde su clarísima idealización de un vínculo que no dio la talla.

Nos pasa a menudo que, cuando queremos a quien no nos corresponde con la misma moneda –y esta relación dura ya tiempo- alguna satisfacción debe encontrarse en ella. La más elemental proviene de que el ejercicio de amar es de por sí satisfactorio.

Visto así, recoja la satisfacción de lo vivido. No hay que enojarse con uno mismo por abrirnos a la aventura del amor. Lo que describe, de las maneras en que se vinculó con él, habla de una gran tolerancia a la frustración y a la espera pero, también, de una dificultad para aterrizar en la realidad al percatarse de que no obtenía respuestas de parte de su pareja como para pensar en ir más allá en esta relación.

En cierto sentido es válido el dicho con el que iniciamos esta nota, pero la verdad es que el amor es y será siempre algo gratuito, no hay un pago en proporciones o deudas que nos puedan terminar embargando o algo que el otro nos deba. El amor se nutre del amor. Si no hay respuesta, lo natural es que se apague o que nos lleve a un corte oportuno. La realidad nos llevará en algún momento al desengaño si es que no hay alguna equidad entre las partes. Entonces, como usted lo menciona, uno se da cuenta de que lo que mantuvo la relación fue una idealización o mucha negación de la realidad.

Intentar retener a una pareja que no nos quiere nos lleva a preguntarnos sobre el por qué lo hacemos. ¿Temor a la soledad? ¿Una forma de asegurar el final de la relación, evitando, así, la verdadera intimidad o compromiso? ¿Un maltrato que reitera un vacío anterior? ¿Una forma de placer sacrificial…?

Se pueden ensayar muchas preguntas y otras tantas respuestas. Importa, sí, revisar el por qué nos pasa lo que nos pasa y, por supuesto, reemprender el camino del amor enriquecidos por la experiencia fallida (ciertamente, habiendo corregido lo que haya que corregir). La psicoterapia analítica sirve para estos fines introspectivos; los grupos de terapia o de autoayuda, también.

2010/04/19 Locamente enamorado I

Estimado Dr, su blog es excelente y de gran ayuda para los que tenemos algùn problema, como la mayorìa de la gente.

Tengo 31 años, soltero hace 5 años tuve una relaciòn con una chica de 22 años, tuve una hija con ella que ahora tiene 4 años, al principio iba todo bien pero ella resultò ser muy celosa, yo no soy mal parecido pero tampoco soy una estrella de cine ni mucho menos, el caso es que ademàs de ser celosa ella querìa que le compre de todo y siempre me exigìa que me busque otro trabajo para que gane màs, me lleguè a sentir solo como un proveedor de cosas materiales y ademàs tener que soportar escenas de celos, llamadas a mi celular para controlarme què estaba haciendo, todo eso hizo que la deje de querer y le dije que eso era insostenible pero que porsupuesto me iba a hacer cargo de mi niña. Yo no gano mucho, soy independiente y trabajo por comisiones, pero no le hago faltar a mi hija aunque yo a veces me quede con muy poco para mì. Hace un año que estoy solo, hace unos meses fuì a una empresa a ofrecer mis productos mientras me encontraba parado en la sala de espera, se me acerco una dama muy amable y me preguntò si ya me habìan atendido y le dije que aùn no, me preguntò con quien iba a entrevistarme y enseguida ella le indicò a la recepcionista que comunicara de mi presencia, me agrado mucho su trato, su mirada tan dulce, no sè creo que por primera vez me puse a pensar en el amor a primera vista, nunca antes me habìa sucedido algo asì ni siquiera cuando era un adolescente, el caso es que me quedè muy ansioso de saber quien era ella y a mi salida le preguntè a la recepcionista quien era, me dio su nombre nada màs. Pasaban los dìas y esa inquietud por querer saber màs de ella iba en aumento aceleradamente asì es que un dìa llamè a la empresa preguntando por ella y para mi sorpresa me contestaron y me pasaron con ella, al escucharla sentì un cosquilleo en el estòmago y me puse algo nervioso pero tratè de disimular y soltè mi pretexto que habìa preparado de preguntarle sì podìa visitarla para ofrecerle mis productos, aunque yo sabìa que en esa empresa otra era la persona encargada de las compras, ella se sorprendiò y con justa razòn porque hacìa dìas que yo habìa ido a hablar con esa persona de compras, creo que quedè en evidencia que yo llamaba màs por hablar con ella por lo que le dije que tambièn querìa saludarla y agradecerle por la atenciòn que me habìa dado en dìas anteriores, se sonriò y me respondiò que no me preocupara, me armè de valor y le dije que es una dama muy agradable y que me gustarìa contar con su amistad a lo que me respondiò que sì, saltè de alegrìa. Los dìas siguientes he frecuentado mucho las cercanìas a esa empresa a la hora del almuerzo para ver si la encontraba y que pareciera casualidad, solo la vì un dìa de lejos que salìa con otra chica a la hora de almuerzo, pero no me atrevì a acercarme, en cambio me acerquè al vigilante y le consultè por ella y me contò que era jefe de una secciòn. Le llamè dìas despuès segùn yo para saludarla, pero en realidad querìa llegar en un momento de la conversaciòn a preguntarle si era casada para no hacerme ilusiones, ella amablemente me respondiò que no lo era y ademàs me atrevì a preguntarle su edad pensando que tendrìa 30 años como màximo pero me quedè mudo cuando me dijo que tenìa 39 y que "prontito" iba a cumplir 40, es que no lo parece para nada. No es que me disguste que ella sea mayor que yo, sino que nunca habìa pensado en esa situaciòn, pero soy sincero y la verdad ella me encanta, estoy loco por ella hasta he soñado con ella.... Ud me entiende. Doctor ahora tengo un poco de miedo de presentarme como un galàn ante ella, tengo temor que me rechace por ser menor y ademàs me siento como inferior porque ella tiene un buen cargo en su trabajo y no quisiera que pensara que soy un aprovechado porque no lo soy para nada, soy un hombre muy responsable y me considero maduro. Ya estoy buscando otro trabajo ojalà lo consiga pronto para tener mejores cartas y ya hablarle a ella para salir, mientras tanto me agobia que pasen los dìas ese miedo del que le hablo me impide invitarla aunque sea a tomar un cafè, yo sè que ella como es tan linda tan amable quizà por delicadeza me aceptarìa tomar un cafè pero yo quisiera poder ofrecerle algo sòlido hasta trabajarìa las 24 horas del dìa para poder conseguirlo. Què hago Doctor?, ayer le enviè un mensaje a su correo y le adjuntè una foto de una rosa roja que la busquè en internet especialmente para ella, me contestò ràpido y me dijo que era un chico muy lindo y que le encantò, me contuve porque casi le respondo dicièndole que la amo. Ayùdeme por favor.


Estimado amigo:

Veo que su "carta – consulta" parte de la lectura de una nota que hice el año pasado y que titulé “para ser mejor en la vida”. Sugiero releerla y meditar un poco en relación a puntos que tienen que ver con el motivo de su consulta.

Es una carta larga, toda una historia de amores y desamores, en medio de la cual hay montones de cosas que se podría comentar, por ejemplo, el lugar de la relación con su hija, El síndrome de “proveedor” en el que se ahoga su primera relación, etc.

Pero, vayamos al tema central de sus inquietudes. De pronto, una mañana cualquiera, encuentra a “la mujer de sus sueños”, el flechazo de ese amor a primera vista que ha trastornado su vida al punto de no poder dejar de pensar en su amada, ese motor de actos llevados por el impulso que van encaminando las cosas hacia una posible realización de sus afanes: alcanzar la gloria de tener un lugar en los afectos de esta agradable mujer… esto es, la expresión típica de un enamoramiento. Nada más emocionante que enamorarse, el mundo se llena de ilusión, el corazón palpita acelerado, nuestras noches se pueblan de fantasías… y de insomnio.

En la medida que nuestro ser amado crece en la desmesura de la ilusión, nuestro yo se empequeñece (más aún si tenemos predisposición para ello) y sentimos el fantasma de no ser dignos de sus favores. A veces resulta éste el punto de partida de un deseo de ser mejores, de cambiar lo que hemos sido hasta ahora, de “portarnos bien”, etc.

Estas motivaciones, basadas en el enamoramiento, suelen ser, sin embargo, bastante endebles... tanto que, con el tiempo, se viven como exigencias engorrosas y hasta abusivas (como en su relación anterior). Lamentablemente, duran lo que nos puede durar la ilusión del enamoramiento.

Si buscamos la estabilidad en una relación de pareja, es mejor ingresar en ella sostenidos en la seguridad o la fortaleza que podamos haber logrado en nosotros mismos, en la confianza en nuestro juicio, en nuestra capacidad para superar adversidades, de lograr nuestras metas, tolerar frustraciones, compartir y dialogar con los demás, sobre bases razonables y equitativas.

El enamoramiento es un período de ilusión, un “estado alterado de la mente”. Usted aún no conoce a su “amada”. El amor o la consistencia de una relación es producto ineludible de la experiencia que desarrollen juntos, bastante a distancia de la pura ilusión. Ojalá lo que está sintiendo sea algo más que un capricho de la química y de su soledad. Si es así, en buena hora. Si no, tenga presente que pareciera necesitar llenar algunas expectativas suyas, propias de sí mismo, en las que hay un requerimiento de algo más que necesita ofrecerse a sí mismo para sentirse realizado.

2010/04/14 Pareja a la carta

Buenas tardes Dr.
Mi consulta es que estoy en un dilema porque siento como nunca antes lo he sentido que quiero formar una familia, ser esposa, tener mi esposo e hijos, sin embargo me agrada mucho mi libertad, pienso que debe existir un "marciano" que piense igual que yo (discùlpeme la bromita), estoy consciente de que tener una familia implica asumir nuevas responsabilidades pero creo que eso no debe significar perder la individualidad y espacio propio, por ej. todos los dìas antes de trabajar (soy Ingeniera) hago aeròbicos por salud y para estar en forma y porque me siento bien hacerlo, los feriados cojo mi maleta y me voy a donde me lleven mis pies, y asì tengo mis cosumbres. Sè cocinar muy bien, pero la verdad no soy fanàtica de la cocina ni de los quehaceres de la casa, paso la mayor parte de mi tiempo trabajando, por lo que solo me ocupo de ello los fines de semana, no me canso pero me resulta muy aburrido lavar platos, barrer, etc, en fin lo hago porque me gusta el orden y la limpieza (vaya mi admiraciòn para todas las amas de casa que trabajan un montòn); quisiera que me ayude para saber como abordar este asunto de saber respetar y comprender las respectivas individualidades con alguna futura pareja, actualmente no lo tengo, pero un pretendiente me preguntò si sabìa cocinar, tan solo el hecho que me lo haya preguntado me hizo sentir fastidiada, porque me pareciò que me lo preguntaba calculadoramente, y casi toda su converaciòn era en torno a las comidas, que tal o cual plato y postre le gustaban, me pareciò tediosa su conversaciòn, que diferente hubiera sido si me hubiera dicho que èl tambièn sabe cocinar ò aùn màs me hubiera agradado escuchar que quiere aprender. Pienso que las tareas de casa deben ser compartidas por ambos esposos, teniendo en cuenta que ambos trabajan y ambos se cansan, he escuchado decir que la mujer se da tiempo para todo y se las arregla para atender a su esposo e hijos aunque ella tambièn trabaje, me suena muy machista y muy facilista, lo que no se detienen a pensar los que lo dicen, es en el inmenso strèss que lleva consigo esa mujer. Yo no quiero casarme para ser una empledad encerrada en cuatro paredes, quiero casarme para compartir mi vida con alguien, y compartirlo en todo el sentido de la palabra, y porsupuesto seguir trabajando.
Le agradecerè mucho que me diga en detalle, como puedo decirle todo esto a mi futura pareja sin asustarlo, ojalà me encuentre con alguien con una mentalidad similar a la mìa para no tener que tomarme ese duro trabajo de hacerle entender mi posiciòn, ya que los hombres muchas veces son cerrados en ese aspecto.
Saludos


¡Qué solicitud tan difícil!

Debe usted estar convencida que las relaciones de pareja funcionan a la manera de un recetario de cocina! Aún así, no se olvide (a mí me gusta la cocina) que el mayor placer al preparar un plato es improvisar, hacer variaciones, arriesgar combinaciones de sabor, darle un toque personal… ¡y todo ello para satisfacer al comensal!!. No hay mayor placer para quien cocina que nuestros invitados disfruten de lo que preparamos para la ocasión.

Una fórmula casi infalible para que las cosas nos salgan bien en la cocina (y en la vida) es hacerlo con el mayor gusto, disfrutando de la tarea, realizándonos en cada cosa que hacemos, en cada detalle que agregamos. El disfrute simplemente crece cuando lo compartimos. Quizás es por eso que buscamos alguien con quien compartir.

Pareciera que está usted predispuesta en negativo, la siento como a la defensiva, el hombre se le antoja como un sujeto incierto con “aderezos” de machista. Luce, así, más como un rival con quien tiene que discutir las condiciones de un contrato de no agresión, que alguien con quien fluir en las intimidades de un encuentro anhelado.

Graciosamente, cuando se refiere a ese marciano que de repente la puede entender, me recuerda que alguien escribió “las mujeres son de Venus y los hombres son de Marte”. No sé si el título es exacto, pero allí el autor justamente se explaya en la necesidad de que nos demos cuenta de que somos diferentes. El pensamiento masculino y el femenino tienen sus peculiaridades y el reto mayor es integrarse en función de las diferencias.

Creo que, como muchas mujeres, ha desarrollado usted una posición de pretendida autonomía e independencia. Para formar pareja es necesario declinar en algo la subjetividad a favor de reconocer lo que el otro nos muestra, no adelantar prejuicios o imponer el imperio de cómo desearíamos que las cosas sean.

Descalifica usted con mucha facilidad y así no hay lugar para que el otro entienda qué es lo que realmente le quiso decir.

Tengo la impresión que necesita modificar su criterio respecto a los varones, conocerlos mejor, perderles el temor, desearlos sin conflicto. Pero, me parece que también sería bueno que conozca mejor a las mujeres, a usted misma. Explorar el mundo de las emociones, del amor, del dolor, de la ternura, de la emoción irreproducible de prodigar atención y placer al otro, gozando con ello, sin sentir que es una forma en que el otro se aprovecha de usted.

En fin, lea la obra que sugerí, la de los marcianos y las venusinas. Considere oportuno un paseíto por el diván de un psicoanalista… es como ir al gimnasio, pero para conocerse mejor a uno mismo.

2010/04/12 Más turbado que confundido

Estimado Doctor, primero que nada agradezco su tiempo y su dedicación para con este blog que por lo que e visto a ayudado a mas de uno.

Bueno ahora mi problema, soy un joven de 19 y la verdad es que tengo un serio problema con la masturbación, aproximadamente desde los 12 años e estado masturbándome continuamente, no e durado mas de dos semanas sin sentir el deseo de querer darme placer y la verdad siento que ya me esta afectando tanto en los estudios como en mi vida social e intima pues no e tenido una relación amorosa en aproximadamente unos 4 años; y últimamente e notado en mi unos nervios extremos, pulso algo descontrolado, iras sin razón, mareos y depresiones que a decir verdad creo que son síntomas ocasionados por mi problema no estoy seguro no soy doctor como para afirmar eso.
Otra acotación importante que tengo que hacer es mi vicio a la pornografía que definitivamente esta vinculada a mi descontrolada forma de querer darme placer, e tratado de dejar estos vicios pero sin observar resultados positivos.
Quisiera saber como puedo recuperar el autocontrol de mi mismo para librarme de estos malos vicios; por favor necesito su ayuda.
de antemano LE AGRADESCO MUCHO LA AYUDA.

Estimado amigo,

Este momento de tu vida supone la plenitud de tu persona, esa fuerza con la que la juventud empieza a explorar un mundo al que tiene que adaptarse, a la vez que configurar. Es el momento de perfilar los propios anhelos, de hacer una negociación en la que la resultante deseable sea que el interesado se encuentre a satisfacción con sus logros.

Es evidente que no estás obteniendo satisfacción, sólo obtienes placer. Más aún, la necesidad creciente de placer va generando un conflicto y una suerte de obsesión sexual que va poblando tu mundo.

Mi querido amigo, necesitas ayuda. Esta consulta es un primer paso. Hay algo, que no es necesariamente del orden sexual, que te está perturbando.

Estos síntomas (“vicios”, como los llamas) funcionan como un distractor, como algo que atrapa tu atención porque, de otra manera, tendrías que enfrentarte… a sabe Dios qué.

Los síntomas, sin embargo, tienen la misión de llamarnos la atención, nos avisan que algo no anda bien, que algo está fuera de control. Si no les prestamos atención a tiempo, el riesgo es que el síntoma crezca, como ya te está pasando.

Esto no tiene nada que ver con la masturbación. La masturbación es el escape. Hay que examinar el mapa general de tu vida para entender cabalmente qué te está pasando.

Creo que la primera consulta tendría que ser con un psiquiatra. Hay que construir un diagnóstico y, según eso, ver de qué manera se te puede ayudar, qué tratamiento podría ser el más adecuado.

Sería un error no consultar. Estás en el comienzo del resto de tu vida, por lo que es necesario consolidar tus fortalezas y resolver las posibles debilidades que interfieren en tu equilibrio emocional y en el normal desempeño en las tareas propias de tu edad.

2010/04/08 La condena del silencio

Hola... es difícil hablar o escribir de algo tan delicado como es una violación... hace tiempo que sufrí esta situación que marcó mi vida... fui al medico ni bien pasó todo me acompañaron mis padres y el que ahora es mi novio... por mi carácter en ese tiempo yo FINGÍ estar bien, no hay otra palabra, quería que mis padres no sufrieran más y que mi novio lo superara mucho mas rápido con el paso del tiempo fui tratando de pasar las cosas y olvidarlas, pero el miedo aun me carcome dentro, fui violada por un hombre que se hizo pasar por taxista, y me siento horrorizada cada que subo a una movilidad extraña... por otra parte aun en la intimidad con mi pareja no puedo concentrarme relajarme porque imágenes tormentosas pasan y repasan por mi mente, con lo que me paso ya mi pareja sufrió mucho no quiero hacerle mas daño. Siento a veces que todo recién me va a explotar... no aguando mi garganta se hace un nudo con frecuencia y llorar no es parte mía, tengo mucho atorado en el pecho en silencio.

A mi anónima consultante: 

Una violación no es precisamente “un detalle menor” en nuestras vidas. Desde sí conlleva un importante potencial traumático. Pero, siempre tenemos que considerar una serie de factores que contribuyen a favor o en contra de la superación del problema.

En su caso, usted misma describe que su carácter tiene peculiaridades que derivan incluso en simular que no pasa nada, que no hay problema, empieza más a preocuparse de los demás que de sí misma. Cuando uno emprende el camino de la simulación, se condena a una pérdida de libertad y la espontaneidad queda yugulada. Muchas cosas se quedan allí donde usted las señala, en la garganta, en el pecho, en el cuerpo. Todo se torna tenso y la necesidad de control predomina al punto de que cualquier cosa se convierte en una preocupación.

Lo que describe pareciera corresponder a una forma de comportamiento marcada por la exigencia de ser perfecta o, por lo menos, de no ser mala, de tratar de satisfacer a todo el mundo, pero más por el temor a ser criticada o no querida. Diría que le falta una confianza básica en sí misma y/o en los demás. Nadie la juzga de manera más dura que usted misma. ¿No le parece que ya ha sufrido bastante con su condena de silencio?

El problema, cuando esto ocurre, es que el tiempo se detiene en aquel escenario que no se modifica. No se renueva su vida, no se enriquece con lo nuevo. El único juez que sostiene el criterio de su condena es usted misma y no hay otra consecuencia que la reiterada negación del indulto. No hay lugar para una comprensión ampliada de lo que le ocurre. Queda así atrapada en su subjetividad.

Creo que en su caso hay mucho por elaborar, ese carácter del que habla (¿orgullo?... ¿temor?... ¿verguenza?) que ha impedido por tanto tiempo que sea usted una persona espontánea, como para permitirse llorar o gozar de su sexualidad, para aceptar que puede ser querida, como para compartir sus debilidades y necesidades de apoyo. Me parece dramático, en cualquier caso, el no poder hablar.

Este es su momento, es momento de hablar, es momento de descomprimir esa mochila ya demasiado pesada. Consideremos que esta consulta es un primer paso hacia una psicoterapia. Comprenda que no hay peor condena que la de no poder hablar, los contenidos que uno no expresa crecen a la manera de un tumor y terminan por ahogar el disfrute de vivir.

La violación ha sido un incidente importante pero no olvide que la adversidad que se logra enfrentar adecuadamente casi siempre resulta en un fortalecimiento de la persona que la sufrió. Para eso necesita modificar algunas pautas en su posicionamiento en la vida; la más importante, por ahora, es la de no poder hablar sinceramente del tema, no poder compartirlo con alguien que la ayude a ampliar su mirada de las cosas, su mirada de sí misma.

No deje pasar más tiempo, no sea usted ahora la que prolonga la condena del sufrimiento y de la impotencia. Empiece una psicoterapia. Estoy seguro que la van a ayudar mucho más de lo que imagina.

2010/04/08 En síntesis... ¿qué es el amor?

Hola estimado Doctor, muchas gracias por la respuesta que me brinde.

Soy una mujer profesional, soltera de 45 años, mis relaciones de pareja siempre han sido cortas, la relación terminaba por un alejamiento de ellos sin explicación alguna; muchas veces me negué a tener relaciones sexuales porque no me sentía motivada a hacerlo por cuanto para mí este es un acto de entrega total y no solo acto un frio de puro deseo, sino en el que tiene que estar totalmente comprendido el amor, me desmotivaba el hecho de no ver actitudes de compromiso como hablar del futuro en común... es extenso pero se lo resumo para que tenga una idea. Ahora con la tecnología, me inscribí en una pág. web de parejas, y resulta que varios me escriben pero siento mucha desconfianza, hay un hombre de Europa soltero, 4 años menos que yo, ninguno nos atrevemos a comunicarnos pero si es evidente que desde hace varios meses nos vemos solo en fotos... Gracias, saludos

Estimada amiga:

Me quedo pensando en su capacidad de síntesis. Muy adecuada al marco de la propuesta de consulta. Inusualmente siento como la necesidad de explayarme en el tema, a la vez que, en paralelo, tengo que ceñirme a las limitaciones de este contexto.

Me pregunto si esta dualidad que siento no es la misma que vive usted. Es decir, la necesidad de explayarse, limitada por la urgencia permanente de síntesis o de sacar conclusiones. Me parece que el rostro de la intolerancia a la incertidumbre asoma y me hace señas…”por aquí…” parece decir.

Detrás de una necesidad de certidumbres y definiciones, en donde todo tenga que ser puesto en términos de contrato para toda la vida, hay una inmensa necesidad de control y un temor al dolor de la pérdida o del abandono. Siendo así, temiendo que esto nos pase, nos encargamos, sin darnos cuenta, de “espantar a la paloma”.

Ningún pretendiente calza a la medida. En el fondo, hay un temor a que alguno “calce”, ya que inmediatamente se instala el miedo a perderle o de que no sea cierto lo que nos promete, peor aún, de que se de cuenta de que no somos la princesa sino la Cenicienta.

Hace un tiempo, escuchaba a una conferencista referirse al punto. Decía: “Es que la gente no puede entender que si yo digo ¨te amaré para toda la vida¨, es lo que siento hoy, ahora, y eso es sincero… Yo no sé que sentiré a futuro… Supongo que te seguiré queriendo, pero es imposible asegurarlo”.

En contraste con esta cita, he conocido casos de personas que empezaron “como jugando” y luego derivaron a una sólida relación.

Y es que el amor no se lleva bien con las imposiciones. El amor es lo gratuito que surge y crece al amparo del encuentro de las personas. Un punto de partida puede ser disfrutar del sexo; otro, el tener afinidades. Estadísticamente, de manera increíble, muchas veces el atractivo en una relación tiene que ver con  el poder económico o social. Es que las parejas se nutren, también, en la seguridad. Pero ninguno de estos factores es garantía de nada y nada es excluyente. Hay algo que va construyendo esa síntesis tan difícil y tan disímil que es el amor y el compromiso.

Nada nos protegerá del dolor; el amor tiene su cuota ineludible de este afecto pero, la primera cuota se paga con la declinación de nuestras demandas subjetivas: no hay amor sin humildad. Nuestro pretendiente, o nuestro elegido, no tiene que corresponder a un patrón exclusivo. Siempre hay un margen de riesgo y la necesidad de explorar con alguna incertidumbre. Ayuda mucho el sentir confianza en nosotros mismos, en particular el saber que podemos recogernos de la frustración haciendo juicios con equilibrio. Importa ser justos con los demás y con uno mismo.

La vida nos ofrece un día a día en el cual realizar nuestros anhelos. Nada es para siempre. Disfrutemos de lo que está, de lo que tenemos o podemos, mientras dure.

Es un peligro quedarnos pegados a la idea de una relación ideal.

No apresuremos las síntesis (conclusiones apresuradas), si aún no se han desarrollado suficientemente las experiencias. Para que éstas se den, hay que permitir que los protagonistas del ensayo amoroso puedan explayarse.

2010/04/05 Matrimonio a los ocho

Doctor, lo felicito y le agradezco por abrir esta valiosa posibilidad de hacer las consultas.

Tengo una hermana que es madre soltera, tiene un hijo de 8 años, el papá del niño no se comunica con él desde hace 5 años.

Mi sobrino es un niño muy inteligente, capta rápidamente lo que le enseñan en el colegio y es muy despierto, pero ahora menos que antes le cuesta hacer sus tareas. Le diagnosticaron hiperactividad cuando empezó a estudiar desde los 4 años, pero a las buenas y a las malas su mamá ha conseguido que se siente a hacer sus tareas. Mi hermana se siente muy agobiada porque desde hace más de un año empezó a contestarle, inclusive le dijo que se iba a ir de la casa, cuando era más niño ella no le tenía mucha paciencia y le castigaba cuando no le hacía caso en algo, ella quería que le obedezca de inmediato, lo cual nos parecía exagerado a nosotros su familia, le hablamos bastante a ella que debería tener paciencia, aunque la verdad a veces que nos visitaban, yo lo escuchaba a mi sobrino que era muy caprichoso y hacía exactamente lo contrario de lo que le decíamos, que provocaba darle unas nalgadas, pero me puse a pensar y también sentir que esa solo sería una forma de amargarse la vida y empobrecer la relación con el niño, pensé que era necesario más tolerancia ò tomarlo más deportivamente, no sé si esté bien mi razonamiento puesto que yo no tengo hijos, pero he visto de cerca como se comporta un niño y creo que no se le puede exigir una responsabilidad y madurez que aún no la tienen. Mi hermana llora mucho porque según dice no lo puede controlar y dice que le falta el respeto, ha ido al psicólogo después de tanto insistirle, porque en un principio nos respondía que ella no lo necesitaba que solo lo necesitaba su hijo, pero luego han ido ella y mi sobrino, la psicóloga le preguntó a mi sobrino por qué le contestaba de mala manera a su mamá a lo que le respondió que era porque su mama le gritaba.
Ahora mi sobrino ha aparecido con la novedad que tiene esposa, una niña de su clase, siguiéndole la corriente le preguntamos por qué la había elegido como esposa y nos dijo porque cada vez que subía a su movilidad ella se arrimaba de su asiento; nosotros suponemos que mi sobrino le simpatiza a la niña y que por eso ella quiere que se siente a su lado, bueno es una anécdota pero no deja de asombrar que hable de esposa a su corta edad.
Muchas gracias por su atención


Estimado amigo,

Permítame, también, felicitarlo. Ojalá todos tuviéramos esa inquietud que usted muestra, aunada a reflexiones y actitudes solidarias y sensatas que, ojalá, terminen por ayudar a este niño a encontrar su equilibrio.

El síndrome de hiperactividad es una lamentable epidemia en nuestros tiempos. Mucho tiene que ver con el fracaso de los padres en prodigar las atenciones elementales que los niños necesitan: presencia, afecto, interés, tolerancia.

Si los propios padres son intolerantes, no podemos esperar que los niños se comporten de manera adecuada. Decir “adecuada”, además, es decir que se comporten como niños. El problema mayor es cuando los adultos (por ejemplo, su hermana) se comportan como niños.

Este niño necesita que alguien (de repente un tío) lo tome en tutela, es decir, que lo “apadrine”, ya que no está tampoco el padre. Este padrinazgo significa tenerle aprecio y confianza, ayudarlo a sacar lo mejor de él, compartir sus fantasías, sus anhelos, sus logros y sus fallas. Necesita contar con alguien a quien verdaderamente le interese. Eso lo ayudará a calmarse y orientar sus potenciales (dice que es inteligente).

Lamentablemente, se le ve perdido en esas formas en que uno reacciona cuando la situación es adversa: portándose “mal”. Este comportamiento suele generar círculos viciosos porque la gente, la mamá por ejemplo, tiende a reaccionar y castigar, lo que lo lleva a ser cada vez más rebelde.

La noticia de su “matrimonio” con una compañera de colegio no le debe sorprender. Mi nieta, que tiene 4, habla de su novio… Son maneras en que los niños van perfilándose en el contexto social; fantasías y ensayos de identificarse con un mundo ideal para, quizás con ello, intentar resolver lo que los padres no pudieron: hacer una pareja.

2010/03/24 La mujer de Narciso

¿Cómo se trata a una persona egoista? Estoy casada con alguien que amo con locura, pero de a poco esta cambiando y solo se fija en él. En sus necesidades, en su fisico, se dice mas veces que el es joven guapo de lo que me me lo dice a mi. Al comenzar la relacion me prestaba mas atencion o me "alababa". Es imposible llegar a hacerlo razonar, siempre tiene la razón en todo, diria que tiene "mucha calle" y sabe siempre decir lo justo para la gente que lo rodea, pero en definitiva es un embaucador.


Sencillamente, cómo se le rompe ese juego? La verdad a secas, lo lleva a la ira.Cómo decirle, oye no eres el Dios del Universo y tengo que seguir tus designios? El temor a una pelea, me hace siempre dar un paso atrás.Lo que me gustaría es "dominarlo" de alguna manera y no ser la dominada.Cuál es talón de Aquiles de este tipo de personas?


Estimada amiga,

En la mitología griega Narciso era un personaje que vivía embelesado con su propia imagen. Una mujer que lo pretendía quedó convertida en eco, alguien que reiteraba su propio sonido, llevada por el viento.

En realidad, uno y otro estaban atrapados en la imposibilidad de hacer una relación de a verdad.

La parte que poco se menciona, es que el pobre de Narciso al final se muere, ahogado en el reflejo de su propia imagen.

De Eco, podríamos decir que estuvo vagando, perdida, en el intento frustrado de ser escuchada, reiterando su mensaje sin llegar ella misma a escucharse o reconocer que ella misma no escucha… Tampoco ve que no la ven, por lo tanto no se da oportunidad para mirarse o relacionarse consigo misma…

Muchas veces uno depende tanto de la mirada ajena que pierde la vista de uno mismo. La realidad, así armada, es lo que usted llama “amo locamente a este hombre…”

Veamos, está usted atrapada en una locura de a dos.

El problema seguirá en la medida en que usted protagonice el rol de complemento deleznable de un personaje disfrazado de superhéroe (esto es un problema que él necesita resolver). Como él no va a emprender el camino de la solución, por lo menos contribuya en algo que parece sencillo: se trata de no sentirse afectada por las poses de su amado.

Reflexione... Usted lo dice literalmente.. ¿en realidad, lo que usted quisiera es estar en el lugar de él… teniéndolo con una correa al cuello, dominado…sometido..?.

Es un juego mortal, como el de Narciso. Estos son juegos de poder que matan el amor. Allí no hay amor, es un drama de egoísmos que no reparan en que los ropajes son disfraces, remedos de la vida que no permiten rescatarse de sus miserias personales.

Uno se torna egoísta justamente porque en el fondo es muy vulnerable. Es una coraza defensiva, casi siempre se necesita a otro que protagonice la debilidad que uno no tolera en sí mismo.

Pero ¿quién se anima a salir del bunker si siente que afuera hay un constante bombardeo?

Salga del bunker usted, deje de protegerse en esta misión imposible que es convencerlo de que él salga. Sus pedidos son el bombardeo que él siente amenazantes. Vaya a terapia.

2010/03/24 Comenzar a los 50

Mi nombre es Bety, y queria consultar acerca de como se comienza una nueva vida. Estoy separada, con hijos grandes, casi independientes. Estuve 30 años casada y aunque he trabajado un poco, nada importante, me he dedicado de lleno a la familia. Ahora, con 50 años, sin titulo, me encuentro que no sirvo para nada, es decir para desempleñar laboralmente algo que valga la pena y bien renumerado. ¿Me siento y dejo que el tiempo pase? ¿Me busco un trabajo de esfuerzo fisico, mal renumerado y con el cuerpo que ya no me responde? No encuentro una buena opción , y siento por otra parte que todavia puedo hacer cosas que me den ilusión.


Muchas gracias..


Estimada Bety:

En realidad, todos los días estamos comenzando una nueva vida. Depende de nosotros si, en esta oportunidad, nos aventuramos a mirar el menú del nuevo día y nos atrevernos a pedir algo diferente, mejor aún si siempre lo quisimos y lo fuimos postergando.

Ha tenido un largo “primer round”, de ¡50 años!, al parecer, cumpliendo la programación del  ama de casa, como es ser mamá a tiempo completo, esposa más o menos adecuada a circunstancias etc... hasta que decidió que eso no iba más.

Cuando se ha estado ceñido a un repertorio por tanto tiempo, suele ocurrir que no se sabe por dónde empezar la nueva ruta y la persona se abruma, por no decir que se asusta. Está acostumbrada a cumplir con una rutina que está más allá de si misma y no sabe qué hacer con su libertad. Se llega a pensar que uno no va a poder. Lo que ocurre es que uno no sabe, pero lo que uno no sepa, se contrarresta con “estar dispuesto a saber”.

Que los hijos hayan crecido, que no la necesiten como antes, puede sumirla en lo que se conoce como “síndrome del nido vacío”, pero también puede encender la bombilla del “ahora me toca a mí”.

No teniendo las cargas que tenía antes, empezando por lo económico, es posible darse gustos, incluso estudiar. Parece que usted es de las que consideran que no tener títulos nos convierte en seres inferiores. Pues recapacite en que ser ama de casa, criar hijos y demás requiere de todo un talento, tiene méritos que uno suele no reconocer. Es cuestión de aplicar el modelo a cualquier otra circunstancia, los méritos van desde el ser “responsable y confiable” hasta “esforzado cumplidor de los objetivos que se propone”.

Hay algo como una magia que se produce cuando uno se abre a la ilusión, usted lo dice al final. De lo que se trata es de no temer nuestras ilusiones, cultivarlas en la esperanza paciente, mantenerlas vivas… y explorar con apertura. Las oportunidades no la irán a buscar (aunque, tampoco es descartable esta posibilidad si su deseo es firme, uno nunca sabe).

Parece mentira, pero de lo que se trata a veces es de no rechazar las oportunidades. En ese sentido, no olvide que lo ideal no siempre aparece con sus mejores ropajes, hay que ser modestos y acoger lo que la vida nos ofrece, ver cómo hacemos para aportar desde nosotros para ir convirtiendo lo que está a nuestro alcance en lo que deseamos y… bueno, usted parece que es capaz de dejar un proyecto si no funciona (su matrimonio, por ejemplo).

La realización implica cambio y el potencial más grande de transformación está en nosotros, en lo que nosotros podemos hacer con lo que nos toca.

Si se queda sentada, que no sea en resignación, que sea en alerta, en buena disposición. Tiene usted mucha vida por delante.

Creo que un capítulo importante en el encuentro conmigo mismo ha sido después de los 50. Hay mucha posibilidad para la serenidad y la resultante en sabiduría tiene otro sabor.

Suerte.

2010/03/23 No puedo separarme

Estimado Doctor, desde ya agradezco su tiempo y su dedicación en este espacio.


Trataré de resumir mi problema, tras 14 años de una relación de fuertes emociones,tanto positivas como negativas, he terminado por descubrir que detrás de un hombre maravilloso y simpatico, habiá un manipulador, mentiroso y mujeriego. Termino mal para mi, fisica, economica y espiritualmente. El desencadenante principal, eran muy "incomodas" mis preguntas y que "no tenia derecho" a hacerlas o pedir explicaciones.


Esta claro quien es y que queria de la relacion. El problema es que esta persona pasando mas de un año, aparece y desaparee a su antojo (solo conversar o tomar un cafe) y no se lo que pretende.


Lo peor que yo me martirizo, no comprendo el porque de su maldad, frialdad , no puedo olvidarle y vivo sumida en un estado cada vez peor de angustia. Nadie me comprende, "olvidalo si sabes que es malo" ya. Pero no domino mi espiritu, alma o lo que sea, el pensamiento vuelve hacia el, y no puedo odiarlo, no puedo guardar rencor, y aseguro que cuando descubri "su doble vida" senti hsta deseos de matarle.


No tengo ganas de nada, nada me hace ilusion, los medicos no me toman en serio, dicen que es normal, ya pasara. Los amigos, me tratan de mas que tonta, por un tipo asi? dicen, no te quieres, baja estima y tantos aclificativos.


No creo tener baja estima, soy simpatica, bien parecida y me gusta relacionarme.Pero no puedo olvidar, no puedo odiar , no puedo entender el actuar de el.No me lo puedo despegar de mi vida, este o no a su lado.Lo vea o no lo vea.


Pregunto, como se puede dejar de desear a quien se que solo me quiere mal?


Y la segunda pregunta sería, cómo dominar mis pensamientos a lo positivo,a las ganas de vivirß y a que sea mas fuerte que este martirio, el dar gracias a la vida por mi salud y la de mis hijos.Me avergüenzo de sabernos bien, sanos, unidos y yo no tener las fuerzas para arrancar de mi corazón al mismo diablo.


Sus respuestas a otras personas, son un bálsamo para mi, un abrazo, laura


Estimada Laura:

Esto que le está pasando, variables en más o en menos, es más frecuente de lo que se imagina. Partamos de, por lo menos, no reprocharse por lo que le ocurre. El reproche traduce una actitud de agresión hacia uno mismo.

Las emociones son una trampa terrible, no es sencillo rescatarse de sus oscuros designios. Los motivos son fundamentalmente inconscientes e irracionales, es muy difícil entenderlos y, más aún resolverlos. Entendiendo por "resolver", el logro de poder conducir nuestros afectos de manera coherente.

Su situación es la misma que la de un adicto, él sabe que la droga le hace daño, pero no puede dejarla.

En la gran mayoría de los casos esto remite a una situación infantil de carencia. De una separación o inconsistencia en el vínculo con la madre. Singularmente, a la hora de amar, uno tiende a repetir el trauma. El otro nos deja y no podemos optar por rearmar nuestras vidas, la emoción dentro de nosotros está ligada a que vuelva, a cualquier precio, nuestro ser “querido”.

Si nos fijamos en el detalle, en realidad, no es que nos sintamos queridos, simplemente es la sensación de una especie de necesidad vital, “sin él me muero, la vida no tiene sentido….” Algo parecido a un aferramiento a las piernas de mamá, aterrados porque nos puede dejar. Entonces ya no importa si me quiere o no, si es malo o no, necesito que esté porque si no, siento un terrible desamparo...

Hay terror de sentir agresión o cólera porque el riesgo de que la abandonen, de que no la quieran, es mayor, entonces opta usted por negar estos sentimientos y, casi siempre, de manera sutil, o no tan sutil, empieza a castigarse a sí misma, como por ejemplo por la vía de los reproches que usted misma se hace, o que induce a que se los hagan.

Hay una obra que se titula “mujeres que aman demasiado”. La leí hace años. Su autora es Robin Norwood, ella escribe sobre cientos de casos como el suyo, de los que hace un agudo análisis. Es muy ilustrativo, convendría leerlo.

Su consulta por esta vía es un primer paso hacia la salida. No retroceda. Es de gran ayuda el que usted tome la opción por la vida… y, paradójicamente, del dolor, porque duele y que, por evitarse el dolor, está usted prolongando esta larga agonía. Anímese, hay “otra Laura” que espera por esta decisión, dele su oportunidad.

Creo que si ha probado resolver esto sola, habrá que reconocer que no ha podido. Si es que ya ha tenido ayuda, ha sido insuficiente con la participación de doctores o pastillas, menos aún con consejos de amigos. Es Laura la que tiene que tomar el timón. El reto es gobernar esta barca y enrumbar por el lado que tiene sentido. Busque ayuda.

Le haría bien una psicoterapia analítica. Toma tiempo, hay que perseverar. También existen grupos de autoayuda, de repente en su ciudad encuentra alguno. Preferiría la psicoterapia, disciplina que practico y conozco mejor.

Le deseo suerte (importa que usted también lo desee, con mucha intensidad).

Escríbame en 6 meses.

2010/03/15 Confundida

Buenas doctor!! hace un par de años que conozco a carlos hoy en dia el padre de mi hija de 8 meses de vida yo tengo 19 años y el tiene 18 años, de novios todo era perfecto nos llevábamos muy bien como al año y medio mueren mis padres en un accidente de transito al mismo tiempo yo me aferre a carlos mas que a mi propia familia siempre estuvo cuando lo necesite al poco tiempo de fallecidos mis padres nos enteramos de que yo estaba embarazada para mi todo fue un caos pues no tenia el apoyo mas grande que eran mis padres aun asi el me decia que era una vida que merecia venir al mundo y que ambos saldriamos adelante con ella contando con el apoyo de los padres de el y luego mi familia se les unio mi embarazo fue placentero y dichoso al nacer mi hija brillaba la felicidad pero mis inseguridades y temores eran muchas las preocupaciones economicas me tenian muy mal y todo era un problema me molestaba hasta que el fuese a su casa sinembargo nunca deje de atenderlo en ningun sentido era muy atenta en sus cosas y con el. a los tres meses de nacida nuestra hija el llego una madrugada diciendome que no podia seguir a mi lado que ya no me queria y que todo acababa, para mi fue lo peor del mundo senti morir aun asi continue en mi trabajo en mi universidad y cuidando a mi hija,pero alli empezaron los mas grandes problemas por mi insistencia en arreglar las cosas el decia que no que no podiamos estar juntos,desaparecio un mes sin tener contactos de ninguna manera sus padres lo tapaban y lo apoyaban en todo parece ser que lo que hacia estaba bien.al poco tiempo me llego una citacion de la ley de parte de el y acudi la citacion era por que el queria ver a la niña lo mas raro del caso es que nunca se la negue el que desaparecio fue el yo acepte lo que la ley dice pero el de igual manera no ve a la niña al menos que yo lo llame o algo asi mi tristeza es grande no tengo animos de nada eh perdido el interes de arreglarme solo pienso en recuperar lo que era antes cuando estaba a su lado...muchas veces digo cosas por impulso que no quisiera y que despues me duelen peor a mi no quiero seguir en una guerra luego de eso el me busco un tiempo y estuvimos juntos manteniamos una buena comunicacion pero al ver que las relaciones con su familia mejoraban el me saco nuevamente de su vida y se pedio unos quince dias nuevamente lo llame yo a ver que pasaba y el contesto que solo quiere su espacio y que no quiere que yo le domine su vida yno es eso lo que pretendo mi insistencia en recuperarlo perdido se debe a querer darle una familia a la niña y por el amor que siento por el que a pesar de tantos problemas sigue allí me ah humillado y dicho malas palabras que hieren y yo eh aguantado solo dice que ya no hay nada junto y que esta cansado de que siempre que nos vemos yo diga lo mismo,pero ahora tengo la oportunidad de irme lejos a otra ciudad y dejar todo atras por un buen tiempo pero dejando atras mis estudios y mi vida me duele porque no se si es lo correcto salir corriendo del problema pero ya no tengo vida tambien me da miedo que el dia de mañana mi hija me reclame por separarla de su padre y me duele separarlo a el de la niña pero tengo que dejar de verlo como pareja y aun no eh podido en nuestra ultima discusion actuaba de una maneramuy patan y le di una cachetada se que no esta bien pero fue un impulso y nisiquiera me gustaria que vea a nuestra hija pues su forma de ser me hiere mucho..ayudeme por favor!!!


Estimada amiga

Es una larga carta, escrita de una manera peculiar, no hay comas ni puntos, y, por momentos las palabras  se funden, como que se aglomeraran en el intento de expresar el drama por el que está pasando.

Es que hay muchas cosas mezcladas. No ha tenido tiempo de hacer el duelo por la pérdida de sus padres y ya está embarcada en una maternidad que la sorprende. Trata de mantener estudios y trabajo, atender a las necesidades propias de armar una pareja, en medio de enredos familiares que no aparecen muy claros. Sea como fuere, está pasando por circunstancias muy pesadas y las emociones la desbordan.

La pareja se ha deteriorado y no está usted en las mejores condiciones para enfrentar su recuperación (de la pareja). Esta opción de tomar distancia pudiera ser prudente, pensando en principio en recuperarse usted.

Necesita calmarse, sanar heridas, sería ideal que, donde fuera a ir, sea un ambiente acogedor, en lo posible, familiar. Su hija la necesita tranquila, así es que hay que poner también eso en la balanza. De nada sirve forzar circunstancias que aumentan la inestabilidad. No se trata de una venganza (en todo caso no debiera serlo) el que se vaya a otro espacio. Sería deseable que el padre pueda visitar a su hija con libertad y sin forzamientos. Pero, por ahora, se necesita un clima estable y tranquilo.

Dese un tiempo, críe a su hija. No se olvide que existe el mañana y que, cuando se calmen las aguas podrá rehacer su vida, volver a estudiar, trabajar y ver con tranquilidad cual es el futuro de su relación de pareja.

Sugiero que reciba ayuda profesional, busque algún terapeuta con quien conversar de estas cosas y que la pueda acompañar en este delicado trecho de su camino.