martes

Para Consultar

Haga clic en la palabra "comentarios",  abajo de esta entrada, y luego haga clic en "Formulario de Comentarios". Encontrará un recuadro debajo de "Haga su comentario". Escriba ahí su consulta. Donde dice "elegir una identidad", haga clic en ANÓNIMO y luego haga clic en "Publicar Comentario".  Le responderé de todas maneras aunque  puedo tardarme unos días.

lunes

2017 08 22 Pasar la página

Buenas tardes, quisiera ayudar a una amiga y no se muy bien como hacerlo, tiene problemas con su hermana, enquistados desde hace bastante tiempo, pero su hermana dice que ya ha pasado pagina y dice que pasa de hablar con ella, y ella no es capaz de pasar pagina, algún consejo para que pueda pasar pagina y no le afecte...


De lo que se trata es de que tu amiga pase la página. Si su hermana no permite la oportunidad de hacerlo, tal vez teniendo una conversación entre ellas, tendrá que esperar a que muestre disposición, no puede ser de otra manera. El asunto es que la hermana puede no llegar nunca a ese momento. Entonces, se trata de que tu amiga haga un trabajo de introspección, una suerte de diálogo reflexivo consigo misma y logre comprender mejor lo que pasó. 

De ello deriva la forma más consistente de perdón, si es eso lo que busca. Quien comprende, no necesita que la perdonen.  Es más, es posible que tenga que perdonar a su hermana por no permitirle que repare un hecho que ella siente necesidad de abordar. Tiene que comprender que su hermana puede estar en otro canal y jugar a pasar la página de manera superficial, apostando a la apariencia de que “no pasó nada”; pero, también, puede ocurrir que, en realidad, lo que ocurrió no la afectó de la misma manera; entonces, simplemente, es tu amiga la que se está haciendo el problema.

Que tenga paciencia y aborde las cosas desde donde le es accesible y viable: trabajar consigo misma el problema o en un diálogo con una persona amiga que la escuche y no se parcialice.  Quizás, la simple experiencia de intimidad y encuentro resuelva el vacío que deja la hermana.

Es posible que haya otros problemas. Quizás entre ellas existan rivalidades, celos u otros conflictos de la infancia… 

De ser necesario, cabe que considere la visita a un psicoterapeuta psicoanalítico.

2017 08 22 Susurros perturbadores

Hola que tal... Tengo 20 años.. Siempre he escuchado susurros gente hablar y gritar... Solo esta en mi cabeza y aparte aparecen pensamientos muy pertubadores que aunque no quiera pensar estan ahy... Se que tengo algo pero me gustaria que me digan que es... Aveces siento que quiero mover la cabeza para todos lados rapidamente y gritar ... Ahy tantas cosas que se que no es normal pero quisiera saber que es lo que realmente tengo. Gracias por su atención


Estimada amiga, pequeña aún, difícil darte una respuesta precisa respecto a qué es lo que te pasa o de dónde proviene. Lo que sí puedo comentar es que tu equilibrio mental o emocional está dando síntomas de que algo en ti necesita ordenarse, organizarse, integrarse y dejar de perturbarte.

A la salida de la adolescencia, podemos notar las consecuencias de nuestra vida previa y/o las manifestaciones de lo que nos han dejado estos años que han pasado. Algo debe haber sucedido en tu vida que te ha generado un costo alto de tensión, ansiedad o de requerimientos de esfuerzo para seguir adelante. Tu máquina mental anda como “descalibrada”. 

Si se tratara de que tienes tos, sería fácil para ti aceptarlo y tratarla; pero, en los temas de la mente no nos es tan claro.  Aún así, igualmente, tenemos que entender que son síntomas que nos invitan a visitar al doctor o, quizás, como en este caso, a un terapeuta, que nos ayude a encontrar la “calibración” pertinente, en base a una mejor comprensión de lo que nos pasó y lograr una mejor adecuación a las circunstancias que nos toca enfrentar en el presente. 

Es posible que necesites tomar algún medicamento que te ayude a recuperar el equilibrio mental.  Pero lo que sí necesitas, de todas maneras, es acercarte a tí misma para tomar el control de lo que te pasa. En eso ayuda mucho el trabajo en compañía de un psicoterapeuta, con el cual puedas explayarte, facilitando que él pueda entender mejor lo que intentas transmitir en este mensaje. 

Eso sí: no lo dejes pasar. Muchas veces lo dejamos al tiempo y luego todo esto se hace crónico y más difícil de resolver. Hazlo ahora que estás comenzando una nueva etapa y necesitas estar en la plenitud de tus capacidades.

2017 08 22 Una ilusión que no levanta vuelo

Hola Doctor, mire le escribo porque en mi familia (abuelo vivo con el) me dice que debo de ir a un psiquiatra por las siguientes razones:
1 tengo 30años y no he terminado la secundaria
2 estuve en 8 trabajos y siempre renuncie
3 tuve problemas con drogas pero sali de ellas solo por mi mismo sin la ayuda de mis familiares ni amigos 7 años limpio
4 dice que debo poner los pies en la tierra solo porque dije que quería ser un corredor de bolsa para ganar dinero
4 que vivo en sueños razones desde chico quería estudiar física matemática pero con la meta de poder hacer naves espaciales o artilugios de películas de ciencia ficción que una gran parte de ellos hoy por hoy son reales tales como celulares relojes celulares paneles solares etc.Su respuesta a mis sueños eran no seas tonto esas cosas no existen son puras fantasías busca otra cosa que quieras estudiar hacer.
5 porque le tengo un gran rencor a mi padre por meterme de chico una vela en el ano ó porque cuando mi madre me pegaba con palos fierros puño serrado nunca me defendió solo miraba ó porque cuando volvió de españa (yo tenia 22 años) me prometió que quería solucionar sus errores del pasado y lo que hizo fue hacerme a un costado y seguir su vida con su mujer(no mi madre) y mi hermanastra con la cual me chateo con ella y nos llevamos muy bien dijo que ahora su vida son sus mujeres que yo ya estoy grande para pavadas teniendo en cuenta que nunca estuvo en mi vida de niño yo creo que la ilusión me afecto muy fuerte.
bueno eso seria lo primordial hay mas pero tendria que escribir un libro.
Que me recomienda que haga? En este momento estoy desempleado.
Desde ya muchas gracias por su tiempo.


Estimado, se me ha venido a la mente la imagen de esas aves que anidan en acantilados y que, a veces, estando ya grandes y con el plumaje completo, sienten miedo de dar el paso y lanzarse a volar.

Es posible que tengas una serie de potenciales creativos, pero, como que estás entrampado en un conflicto de sometimiento y rebeldía. Probablemente exista de fondo un trauma que se origina en tu infancia.  Lo violatorio y cruel que has vivido sigue presente y sin darte cuenta no estás encontrando la salida. 

Puede ser que un psiquiatra y/o una psicoterapia te ayuden a reparar estos hechos traumáticos y a salir adelante, pero esto sólo funcionará si estás dispuesto a salir del hoyo, a buscar el apoyo para salir, sumando para ello tu propio aprecio por lo que eres y lo que puedes conseguir. Quizás necesites medicamentos; no rechaces esa posibilidad. Haz lo que sea necesario si es que ponerte bien es lo que buscas.

No es mala idea escribir un libro.  El día que lo hagas, seguramente será cuando logres amistarte con la vida y en particular contigo mismo. Tu libro será la resultante creativa y saludable de haber puesto las cosas en orden, logrando la armonía en tu corazón.

Dale, déjate ayudar a ser tú mismo, pero, hazlo por propia convicción, no porque lo diga el abuelo. Tienes que conectarse con lo mejor de ti mismo y salir de estas cadenas de resentimiento y maltrato que no te dejan. 

No se trata de olvidarlo o solamente “perdonarlo”, se trata de que te des cuenta de que estás atrapado en ello y necesitas salir de todo eso para ser lo que puedas ser, ahora, hecho por ti mismo, para ti, con cuidados y cariño por ti mismo.

2017 08 22 Una relación que no suma, consume

Hola,necesitaria Consejo,tengo dudas en mi relación y ya no se que hacer para que funcione como antes o dejarlo definitivamente.
Llevo casi dos años de relación con mi pareja,ambos estamos separados con hijos de otras relaciones y hasta ahora lo llevamos bien,nos vemos fines de semana con o sin hijos,no hay intenciones de convivencia ,ya que al ser los críos pequeños es dificil,pero se hace lo posible para verse.Al conocernos todo fue fantástico y genial,era atento,cariñoso,queria estaras tiempo conmigo,ahora llevamos un año que todo son discusiones ,lo hablamos y intentamos que sea como antes ,pero todo se vuelve de nuevo con peleas,el ya no es la persona cariñosa que conocí y se escuda en que ya no lo es por las continuas discusiones que yo provoco y yo las provoco por la falta de atención y pasotismo que tiene en la relación.Se habla,parece k en unos días bien y luego de nuevo peleas....Hemos vuelto de vacaciones una semana de relax y playa ,a ratos muy bien y a ratos mal...A la vuelta veníamos bien hasta que me ha dicho que se iba a su casa y que necesitaba todo el día para preparar lavadoras y si iba a dormir a su casa (algo que siempre hago al ser un domingo ) se acostaría tarde para trabajar lunes y que ya habíamos estado juntos una semana .Me ha descolocado,se supone que aunque hayamos estado de vacaciones juntos ,aprovechar lo que queda del día para seguir juntos,y si tiene k hacer cosas,el que esté en su casa parece que le moleste.Esto ha hecho replantearme el dejarlo totalmente,ya que no quiero una relación así y quiero a alguien que esté por mi,el ya lo sabe y se escuda cn las peleas mías,pero ando cansada y total,el estar con el o estar sola es casi lo mismo,yo daría por estar con el todo mi tipo y elparece que me tiene para rellenar huecos libres.Esta relación me consume,lo quiero ,pero no se si distanciarnos un tiempo para ver las cosas con claridad o dejarlo definitivamente porque segundas partes nunca fueron buenas.
Un saludo y gracias


Estimada amiga, observo que ambos ya han tenido compromisos que no lograron prosperar. La relación de ustedes ha durado como un año en un punto de armonía y afecto que ahora sientes que ya no es el mismo. Pues bien, suele ser que el primer round de una relación amorosa pase por ese capítulo que llamamos enamoramiento, en el que uno encuentra en el otro al personaje de sus sueños. 

Pero, lamentablemente, este capítulo no está destinado a durar “para siempre”, como en los cuentos de hadas, y es entonces que aparecen estos rostros diferentes de la realidad del otro y de uno mismo, en donde las cosas no son las que quisiéramos ni como esperábamos. 

Pero, nosotros seguimos queriendo que sean como queremos… y la sensación frecuente que se genera es que uno tiene que someterse al otro.  Más o menos temprano… o tarde... uno se rebela frente a esta sensación y surgen el “no”, el “por qué”, el “no me da la gana” etc., que derivan en una pugna y generan tensión y peleas.  Las agresiones van generando cada vez más motivos de resentimiento y -al poco o mucho tiempo- se encuentra uno en un círculo vicioso del que es difícil salir, que consume el afecto y la ternura que, en el fondo, aún sehuimos esperando.

Lo paradójico es que el motor de todo esto es el anhelo de amor que, al fallar, moviliza una sensación de vacío y frustración que deriva en una búsqueda (ya rabiosa) del amor que uno necesita. 

El asunto es, entonces, dentro de la paradoja, considerar si el amor que esperamos es realmente posible de satisfacer… porque, si no, viviremos siempre con la sensación de frustración.

Un tema ligado a todo esto es el nivel de dependencia que puede llegar a tener uno respecto al otro. Tengamos presente que el verdadero amor se produce en libertad, no como una atadura.  Cuando uno depende demasiado de lo que haga o deje de hacer el otro, las cosas no auguran buen futuro. Uno necesita poder estar bien a solas consigo mismo para poder estar bien con el otro.

En resumen, el suyo puede ser un vínculo complicado. Haría bien en revisar la forma en que se vincula y proponerse aprender a partir de lo que han sido sus relaciones hasta ahora, de cuáles han sido sus propias maneras de actuar, de responder y qué juegos psicológicos ha utilizado.  Tendría que revisar si esto es algo que se repite y a lo cual tiende o si se trata de un desencuentro por una mala elección de pareja. 

Por cierto, tiene todo el derecho a plantearse si es esta una relación que le conviene o no. No se trata de entrar en situaciones de repetir una y otra vez el drama del desencuentro y vuelta a encontrarse; se trata de resolver las dimensiones de sus necesidades emocionales y ser consciente de si la dinámica de la relación con el otro lleva siempre a este tipo de conflictos.  De ser así, por más que el otro tenga lo suyo, lo más honesto es empezar por resolver los problemas personales.

Si no puede sola, busque ayuda… pero no se quede en esta situación que de hecho no es saludable.

2017/07/19 Aprendiendo a vivir

Tengo 28 años. Ultimamente me siento más inseguro que de costumbre. El año pasado terminé mi carrera e hice mi tesis y siempre estaba ocupado haciendo mis actividades de la universidad, inclusive participé en temas de investigación. Siempre me gustó la interacción social con compañeros y con los profesores porque durante mucho tiempo fui una persona muy tímida y cerrada pero en los últimos años me sentía más abierto y tolerante. Sin embargo, hoy me siento muy irritable, talvés porque pensé encontrar trabajo rapidamente. Otro factor es que no tengo mucha paciencia, me sulfuro rapidamente y en todos los trabajos que he tenido (porque tuve que alternar épocas de estudios con épocas de trabajos porque la educación en mi país es muy cara) siempre he perdidos los papales rapidamente y he tenido constantes ataques de nervios que me han costado el puesto. En épocas cuando he trabajado y estudiado al mismo teiempo he colapsado mentalmente y hasta estuve a punto de perder la universidad, mi salvación fue enfocarme exclusivamente en los estudios. En los estudios en el colegio fui uno de los primeros en mi promoción, pero en la universidad tuve más dificultades para mantener el ritmo puesto que no tengo el espíritu de devorarse el mundo ni ser un yuppie a pesar de haber estudiado Administración de empresas. Esa fue mi segunda carrera porque al inicio estudié periodismo porque me considero una persona muy curiosa y quiero saber muchas cosas de distintas materias, sin embargo me di cuenta trabajando que sin contactos y posición no podría llegar lejos por eso me trasladé a Administración(talvés porque lo vi algo mas seguro) a la edad de 24 años, así cuando la mayoría de alumnos a esa edad se graduaban yo practicamente volví de cero. Por otro lado, solo he tenido una enamorada en mi vida y fue hace diez años, la quería un montón pero a veces me impacientaba por su forma de ser y poco a poco me fui alejando, desde la fecha hace diez años no he tenido pareja alguna aunque si me he enamorado un par de veces con resultados algo infructuoso. Mi entorno siempre dice que soy una persona negativa y que reniega mucho. Mi único sostén es mi familia, aunque a veces siento nostalgia o melancolia por tener parientes tan cercanos viviendo lejos de mi ciudad o porque el trajín del mundo moderno ha separado los lazos entre mis parientes, o también me paro lamentando por no haber visitado mas seguido a mis abuelos antes que ellos fallecieran. Algo que si he podido percatar de mi es que al inicio me entusiasmo por proyectos personales o grupales pero al cabo de un tiempo o a veces muy rapidamente me pregunto porqué estoy haciendo eso y vienen las dudas y las preocupaciones. Mis familiares me ven como una persona buena gente porque siempre estoy atento a ellos hasta a veces muy fastidioso en buena onda. Mis amigos del colegio y la universidad me ven como una persona muy inocente e idiota, los del colegio piensan que soy gay porque no tengo pareja y os de la universidad piensan que soy una especie de sacerdote que cumple su celibato a arta cabal. Una vez fui a un burdel porque me preocupaba que a mi edad no haya tenido relaciones con nadie pero cuando estuve con la prostituta me sentía muy tenso y no disfruté el momento. Por otro lado, a veces soy una persona muy optimista y me involucro en proyectos pero otras veces duermo mucho y me tiro al olvido. Toda mi vida he parecido de sueño, siempre me ha costado conciliar el sueño y recién en madrugada como a las 2am puedo dormir. Pero en términos generales me considero una persona tranquila que ha podido superarse pero ultimamente siento qu han regresado ciertas incertidumbres por el tema laboral y la presión de realizarme como persona. 

PD: Tengo una especie de obsesión por estar comunicado con familiares así esten viviendo lejos y a veces priorizo a ellos antes que a mi vida, siento como que si no hablo con ellos a la larga se olvidarian de mi y lo que más me aterra es tener una vida solitaria.

Gracias anticipadas.



Estimado amigo:

Suelo no responder consultas muy largas, pero haré una excepción. Tengo la impresión de que has estudiado mucho pero no te has encontrado a ti mismo. Te falta esa maestría de la vida que nos instala en el encuentro de sentido en lo que hacemos.

Has sido muy tímido y, al parecer, lo sigues siendo.  Esto te lleva a no arriesgar verdaderamente en la exploración de la vida y la comprensión de cómo son las relaciones humanas. Estás como jaqueado por un miedo que no te deja margen a la espontaneidad o a las posibilidades de sostenerte en lo que emprendes. Junto con ello, dices que estás volviendo tu mirada “de forma obsesiva” a tu familia y amigos, pero que éstos están a distancia. Obviamente te estás sintiendo muy solo, pero no sabes qué hacer contigo mismo en tu entorno inmediato.

Cuando reaccionamos de manera demasiado irritable o nos ponemos intolerantes, muchas veces es porque estamos a la defensiva o porque somos demasiado sensibles. La irritabilidad suele tener que ver con manifestaciones depresivas o rasgos de carácter poco elásticos. Con estas características, estamos en dificultades para los retos adaptativos de la vida.

Pareciera que tienes un problema de ansiedad muy intenso y que toca resolver. Tómalo como una crisis existencial que te invita a enfrentar algo que has estado evitando: mirarte a ti mismo, comprenderte y enfrentar los retos de la vida. 

Sugiero que visites a un terapeuta o a un psiquiatra que te ayuden con un tratamiento. Se puede salir de esta situación, pero tienes que ir desarrollando la paciencia necesaria. Toma su tiempo cambiar y manejar la ansiedad; toma tiempo aprender a tener vínculos de intimidad. Si persistes en lograrlo, lo disfrutarás y sabrás que tomaste una buena decisión para lo que te resta de vida.

Suerte.

2017/07/07 Depresión post parto

Hola doctor! Tengo 2 meses q di a luz y en estps dos meses q han pasado siento mucho coraje, peleo mucho con mi esposo, no soporto bromas, algunos comentarios q hacen me molestan, siento q tengo mucho coraje hasta algunas cosas q tengo q hacer cotiadianamente las hago con coraje, sera depresion post parto? O yo ya tengo otro problema ? Gracias!


Una de las manifestaciones de la depresión suele tener rostro de irritabilidad. En cualquier caso, estamos frente a un desequilibrio afectivo que requiere de mucho apoyo de la familia.

Eventualmente, habría que considerar que esto pueda estar afectando emocionalmente también al bebé. En este caso, lo mejor sería que lo atienda otra persona mientras usted visita a un médico para que le prescriba algún medicamento que la calme. Si toma reguladores del ánimo no es conveniente que dé pecho a su bebé.


Busque ayuda, más allá de esta nota. Converse ampliamente con un psiquiatra acerca de lo que le está pasando.  Eso le permitirá, además de hacerle un buen diagnóstico, orientarla a usted y a su esposo sobre la conducta a seguir. Importa que sea hoy mismo, por su salud y por la de su bebito.

2017/06/27 Las palabras... expresan el momento

Buenos días.  Mi consulta  es  porque  hace  unos  meses  inicié  una relación de "amigos especiales" con un chico.  él al principio decía que estaba abierto a que surgiera algo más, pero yo empecé a preguntarle qué sentía por mí, empezamos a tener discusiones  porque yo  quería  más  y  él  no...  y  ha  terminado conmigo. Ahora mismo, ni  siquiera me habla, aunque  si  yo  lo  hago  sí me contesta...  ¿Es posible volver a gustarle  después de esto? ¿Qué debo hacer? Gracias de antemano.

Estimada amiga, es probable que, cuando él lo dijo, estuviera realmente abierto a una posibilidad de mayor compromiso.  Pero los afectos no se pueden forzar: surgen o no; crecen o no.  Muchas veces toma tiempo generar un lazo, el cual es variable y a veces cambiante. 

No resulta buen incentivo el reclamo.  Es más, por lo que vemos, a partir de confrontarlo, él tomó la iniciativa de cortar. La relación hubiera podido continuar en las condiciones planteadas… aunque tampoco eso se puede asegurar 100%.

Lo que sí, parece necesario que trates de apaciguar tus sentimientos. Cuando uno se enamora enloquece un poco y se vuelve muy vulnerable frente a la frustración de las expectativas de estar junto al otro, de que el otro sea y se comporte como quisiéramos.

Es posible que estés un poco vehemente, tratando de que la relación continúe o de que él vuelva. Solo sabrás si verdaderamente le interesa seguir si dejas que él tome la iniciativa, ante lo cual necesitas serenidad para ver cuál es la mejor respuesta de tu parte.  De hecho, conviene que te des cuenta de que tu expectativa amorosa puede ser poco tolerante frente a lo que él ofrece.

Si es una persona sensible, es posible que guarde sentimientos hacia ti y conteste o se muestre bien dispuesto; pero, también es posible que lo haga porque se siente culposo. Nada está claro del todo. 
Ahora, es posible que, por diferentes razones, él no quiera tener un compromiso. Si está en edad de estudios, por ejemplo, es frecuente que los muchachos posterguen ese nivel de entrega a la pareja. Otra razón puede ser que le sea difícil comprometerse o tema depender, más allá de las justificaciones que racionalice. 


Si no hay respuesta en un tiempo razonable, a otra cosa. El mundo tiene muchas opciones para tí, pero, tienes que reflexionar sobre tu manera de funcionar  cuando te enamoras.  Siempre se requiere establecer un "cable a tierra", tener mucha paciencia y la capacidad de discernir entre lo que uno siente y lo que la realidad ofrece... Todo depende de cómo lo tomas.

2017/07/05 El difícil proceso de separación conyugal

hola: les agradezco de antemano su respuesta
soy un madre de 2 niños: niño de 12 años y una niña de 5, mantuve una relacion de 17 años con el pdre de mis hijos q era un hombre que me hizo mucho daño, cuando por fin decidi terminar esta relacion, hace 1 año, siento que este hombre no me deja trankila, necesito sus consejos, no se como pedirle q no vuelva a mi casa a visitar a mis hijos, porque entra como si fuera la suya en cualquier horario, en fechas especiales como dia de la madre, dia del padre, cumpleaños se aparece sin que lo inviten, cabe decir que él mantiene una relación con una mujer hace 13 años producto de esa relacion tiene un hijo, pero él sigue negando esa relación, hace unos meses conoci a un hombre maravilloso con el que me quiero dar una oportunidad, pero tenemos problemas precisamente por el padre de mis hijos, que sigue entrando a mi casa, en algun momento quisiera hablarle a mi hijo sobre la separacion con su padre aunque él se lo imagina, y no se si estaria mal que yo deje que mi actual pareja me visite a mi casa, pero tengo miedo que se encuentre con el padre de mis hijos. ayudenme por favor, que debo hacer


Estimada amiga:

Creo que una parte del problema es que no ha terminado usted de cortar esa relación que ha implicado maltrato y sometimiento. Eso permite que él sienta que puede imponer su presencia sin importarle el otro.  Supongo que así ha sido siempre… 

Parte de lo que le digo tiene en cuenta el que no le haya transmitido la decisión a sus hijos. Es como si no hubiera pasado nada y seguramente su ex percibe esto y participa de esa dinámica.  Todo es “como si…”. 

Si verdaderamente está usted decidida a cortar con su ex, no haga las cosas a medias. Si no le puede poner límites es porque usted aún no termina de dar este paso.

Noto que habla de “mis hijos”, pero recordemos que él también es papá y no solo es “el padre de mis hijos”. Tiene derecho a verlos, al igual que los niños requieren mantener el lazo con su padre. Pero, es necesario definir cosas como los días y horarios de visita y las circunstancias en que esto se dé. Si no es posible una negociación dialogada entre ustedes, esto puede terminar estableciéndolo una junta de conciliación o el juez. 

Suele ser que estos temores se asienten en el lado económico, en el temor a que deje de pagar las cuentas y cosas así; pero, si de rehacer su vida se trata, creo que hablar claro sobre sus intenciones tiene que incluirse en la conversación. 

Sugiero que no se mezcle a los hijos en los conflictos que puedan ustedes tener. Lo óptimo sería hablar de una separación amigable (que ojalá pueda darse) y que ambos padres sigan viendo y queriendo a sus hijos como siempre.

Ya no hay lugar para él en su corazón. Esperemos nomás que su nueva elección no sea una repetición del capítulo que está cerrando (o intentando cerrar). Sería bueno que tenga unas cuantas sesiones con un psicoterapeuta para que tenga oportunidad de analizar este proceso de cambios, en el cual algo de usted misma debe haber contribuido a que resulte de esta manera.

El ideal de salida del matrimonio tendría mejor pronóstico si el futuro dependiera de usted misma y no de una relación con otra pareja, aunque, estas dos cosas no necesariamente se oponen. Hay que examinar esta elección. Debería darse un tiempo para reafirmar su autoestima y decidir sus opciones desde la seguridad de que, ante todo, cuenta consigo misma.

2017/06/14 Un rechazo, más que de piel, visceral

Hola.
Mi consulta es sobre un tema en específico.
Dentro  de  la universidad  a  la  que  asisto,  hay  un  joven cuyas actitudes me han molestado a tal punto de simplemente repudiarlo.  Parece algo simple, sin embargo, el sólo tenerlo cerca me disgusta e incluso asquea.
Para agravar la situación, dicho joven declaró un interés romántico por mi, lo rechacé por supuesto, no obstante, él continua persiguiéndome a todas partes, incluyéndose en las charlas que tengo con amigos e integrándose a talleres a los que asisto.
El rechazo que le tengo es demasiado, simplemente no lo soporto (Detesto a las cucarachas y él me parece una y la más asquerosa). Cada vez que siquiera escucho apenas su voz me dan ganas de gritarle cosas desagradables, ser mala, muy mala y herirlo para que deje de molestarme. Tristemente, he llegado al punto de pensar que la única forma de arrancar definitivamente las sensaciones de asco y disgusto, es que él muriera. Sé que este joven no comete ningún acto ilícito al interesarse por mí pero no puedo evitar sentir rabia cada vez que lo hace, así como frustración por no poder borrar su presencia.
Debido a este rechazo excesivo y anormal (Es la primera vez que me pasa.) ¿Sería necesario asistir a tratamiento psicológico? Lo pregunto debido a que exponiendo el conflicto a parientes, estos coinciden en que es un rechazo pasajero y debo simplemente alejarme.
"¿Cómo alejarme de una goma de mascar pegada en el pelo? ¿No es acaso mejor simplemente cortarla?" Suelo pensar eso continuamente cada vez que me aconsejan arrancar de él.
Agradezco de antemano la orientación.
Buen día.


Estimada amiga: 

En las relaciones humanas es natural sentir elementalmente agrado o desagrado, placer o displacer. La intensidad emocional de lo que uno siente frente a determinada persona o cosa varía en proporción a nuestra subjetiva sensibilidad o a la manera en que hemos vivido en el pasado alguna situación que, en el presente, nos moviliza emociones en formas algunas veces desproporcionadas frente al estímulo. 


Podría, por ejemplo, tratarse de miedo o hasta pánico ante otra persona… o de una terrible atracción, como la que siente este compañero de clase por usted, sin saber por qué… 


En su caso, es importante seguir las huellas del tremendo desagrado que le moviliza esta persona, pero como una forma de conocer mejor lo que le está movilizando a usted, descubrir qué huella o recuerdo, qué fantasma del pasado cargado de odio aparece con tanta violencia, al punto de sentirse tan mala (sentimiento con el que entra en conflicto, pero que no es fácil de manejar).


En fin, es cosa de indagar dentro de usted misma qué cosas se le están removiendo. Y eso sería aconsejable que lo hiciera con un psicoterapeuta psicoanalítico. 

Es claro que se da cuenta que no es normal.  Eso es parte del camino de aprender acerca de usted misma.  Ábrase a la indagación y resolución de aquello que habita en usted,  en su inconsciente, de aquello que está pendiente de solución  para la construcción de su equilibrio emocional.

La forma en que me escribe es bastante clara y hasta prolija en contraste con los sentimientos desbordantes que me describe. Esto me habla de problemas que existieron en un momento quizás muy temprano de su vida, cuando lo que predominaban eran los afectos y emociones.

Uno podría pensar que toda esta movilización emocional correspondería al hecho de ser pretendida por un varón que se fija en usted. En la tradición freudiana, podríamos pensar quizás en una movilización tremenda a partir de la sexualidad o cosas como envidia del varón (a la vez que sentirse amenazada),  pero su ejemplo del chicle pegado en el pelo me hace pensar en otra cosa. Una de las cosas más temidas en el ser humano es la dependencia absoluta del otro, esa que nos lleva al anhelo de la fusión y a la angustiante sensación de que podríamos quedarnos pegados al otro, en una situación tal, que estar juntos es terrible por la pérdida de uno mismo, por la fusión… pero más terrible y angustiante es el desamparo de la separación.

Esto, leído en clave adulta, no tiene mayor significado si manejamos una racionalidad que no le encontraría lógica. Pero, si un bebé de temprana edad pudiera contarnos al respecto, nos podría decir cosas por el estilo. 

2017/06/13 Oculta en el silencio

Buenas noches mi consulta es por que llevo 17 años con mi pareja el tiene 39 y yo 33 yo soy una persona demasiado callada se puede decir al extremo y el problema que tengo es que no dialogó con el y es algo que siempre el me a reclamado en estos momentos la relación está mal y no se como hacer para que haya un buen dialogó pero la del problema soy yo

Estimada amiga:

Ser demasiado callada es, ciertamente, un problema; todo extremo lo es. Pero, llevan ustedes 17 años juntos y supongo que siempre fue usted así; o sea, que él la conoció así… Claro, con los años se pueden cuestionar algunas pautas del otro, de la pareja… pero, probablemente, esto no lleva las cosas al punto de terminar la relación.

Varias cosas surgen para la reflexión.  La primera es: ¿usted está satisfecha con ser así?, ¿ha hecho intentos por cambiar por propia motivación? ¿tiene cosas para decir que no puede expresar? ¿se queda “en blanco” sin poder expresarse?  ¿tiene miedo a equivocarse? ¿fue así desde niña?, etc.

El peor estímulo para superar este problema es sentirse bajo presión. Creo que tiene que plantearse la situación de modo tal que soltarse y hablar sean el logro de superación de un problema que tuvo postergado, que hasta ahora no se propuso resolver. 

Me parece que sería importante revisar con un psicoterapeuta qué es aquello que puede estar dificultando en usted esta natural función de la comunicación.  Quizás se trate de un trauma infantil no superado... 

Mientras tanto, ensaye en el espejo, hable frente a éste, participe en grupos de reflexión. Haga cosas o busque personas que la motiven a conversar, a expresarse, pero enfrente el tema. Lo importante, lo básico, es que usted desee funcionar de otra manera. Creo que la ayudaría mucho una terapia. 

Puede participar en grupos de teatro, oratoria, lo que sea, pero lo importante es que usted quiera hacerlo, que ponga pasión en lograrlo, que encuentre satisfacción en el hecho, más allá de que contribuya a mejorar su relación de pareja.
Hablar, soltarse, expresarse, hacen que una persona enriquezca su vida en la interacción con los demás. Es una parte importante de la calidad de vida. 

Estar retraído, en silencio, con secretos que no se comparten, empobrece la vida o aumenta el tamaño de nuestros fantasmas. 


Hablar es liberador. Decir lo que pensamos o sentimos permite a la otra persona conectarse mejor con nosotros. Entonces, tiene sentido proponerse cambiar; creo que la hará sentirse más realizada y libre en la vida.

2017 05 25 El gato y el ratón

Hola! No sé que hacer con respecto a un amigo. Le conozco desde hace relativamente poco y, para no enrollarme con historias, digamos que hemos tenido desde el principio mucha "química" entre los dos, nunca llegó a haber nada entre nosotros, simplemente atracción. Sin embargo, él tuvo un lío con una chica, nada serio, y me pidió perdón, me dio explicaciones por ello, cosa que no entendí. Éste y otros comportamientos confusos, sumados a que hace poco descubrí que tiene novia, hicieron que yo desconfiara de sus intenciones e intentara distanciarme un poco. Cuanto menos caso le hacía, más me buscaba. Se supone que tiene novia pero me sigue buscando constantemente, sigue teniendo la misma actitud hacia mí, y me habla mucho por Whatsapp, a veces para decirme que pase la noche con él, que no quiere dormir sólo, y cosas de ese estilo. Además, le gusta mucho hacer que parezca que soy yo la que le busca, cuando es al revés. Me da la impresión de que no va a parar hasta que consiga que yo le haga ver que estoy detrás de él, aunque sólo sea para darse el placer de rechazarme. Desgraciadamente, aunque siempre intento que él no se de cuenta, está consiguiendo que yo me enganche a esto. No sé si lo hace por diversión o por qué. No sé que pensar de él ni tampoco qué hacer para que la situación tenga sentido.

Estamos ante un juego psicológico, aunque no lo parezca a primera vista, donde se intercambian roles.  Al final, el asunto es: quién persigue a quién…. Quién es el gato y quién el ratón. 

Resulta un poco ambiguo lo que pasa entre ustedes.  Al parecer, no tienen un compromiso, pero sí facilidades en la cama (si él la invita a pasar la noche juntos, infiero que no es para contarle cuentos). 

Hay algo que pasa, pero que tiene que ser negado. Quizás ambos estén evitando el que esa intensidad de “la química” pase a ser una intensidad emocional de necesidad y dependencia del otro. Tal vez tengan el temor a necesitar al otro de una manera excesiva o descontrolada. 

Por cierto, las cosas se facilitarían para cualquiera de los dos si  alguien “corre con la cuenta”; es decir, si uno de los dos asume el rol de necesidad y búsqueda. El problema es que, dado el temor subyacente, es en ese momento en que la otra parte se ve liberado de su propia necesidad. Eso ya está pasando, pero pareciera que tú estas empezando a ceder en el terreno de dejar que salgan tus afectos aún controlados. Dadas las leyes del juego, esto no determinaría la constitución de una pareja, porque se han unido, precisamente, porque ambos necesitan del juego para defenderse.

El tema es cuestión de definirse. ¿Qué quieres que te pase en relación a tener una pareja?, ¿eres consciente que temes depender emocionalmente?. 

Si tu objetivo es tener una pareja, creo que no necesitas mayor explicación. Con este tío no creo que pasen del juego en el que están. Tienes que encontrar algún otro, pero no solo eso, también tienes que renunciar a los juegos en los que evitas la entrega emocional al otro, sin sentir que es como una derrota o esclavitud. Hay temores que superar. El sentido que buscas tienes que definirlo tú misma… A partir de eso es más fácil elegir con quien.   


2017 05 25 Mi pareja y yo no tenemos intimidad… hace un mes

Hola mi pareja y yo ya no tenemos intimidad hace casi 1 mes y cuando le insinuo hacerlo dice que esta cansado lo hace de mala gana no me acaricia como antes prefiere que yo haga todo el proceso y no es así me preocupa esta situación y ahora prefiere ver videos para adultos y para eso no Está cansado.

¡Uf!, agradezco su esfuerzo de síntesis, pero quedan una serie de interrogantes: ¿cuánto tiempo tienen como pareja?, ¿hay hijos?, ¿pasó algo hace un mes o poco antes?, ¿cómo era el sexo antes?, ¿ha ocurrido que usted rechazara sus invitaciones o sólo lo hiciera a iniciativa de él...?

Creo positivo el que dé la alarma temprano ya que es claro que hay un problema.  El mensaje que él le da es “prefiero masturbarme que estar contigo” y eso resuena como que anda resentido o que se le activó algún conflicto de aquellos de “no dar el brazo a torcer”. 

¿Tienen temas en los que no se ponen de acuerdo?, ¿hay cosas que él le reprocha o que le molestan y ya no le dice nada?, ¿en qué tonos conversan?, ¿tienden a discutir?

Importa mucho que trate de comprender la situación, de no dejarse ganar por la reacción emocional inmediata. Procure no reaccionar con reclamos o reproches. Examine su propia situación, sin ánimo de buscar culpas. Estos son momentos propicios para la introspección antes de hacerse un espacio para conversar o simplemente para facilitar la solución.  No siempre la conversación refleja todo lo que ocurre en una persona. 

Como vemos, en ustedes la comunicación verbal ha sido sustituida por la actuación.  Están "actuando" el conflicto. 

Quizás tendrían que atenuar primero las cosas, salir, hacer cosas juntos o con amigos… , cualquier cosa menos cultivar el resentimiento o la victimización. Sea usted parte de la solución y no del problema.


2017 05 23 Los tiempos del Amor

Buenos días, mi consulta es la siguiente: soy hombre, tengo 45 años y en los últimos 7 meses he tenido una relación sentimental muy intensa con una mujer de 25 años, ella trabaja y estudia en la universidad. Ella también hace es parte de mi escuela de baile y yo soy el profesor, nunca antes había tenido relaciones con ningún estudiante pero esta vez las cosas fueron diferentes, ella es muy amorosa, tierna y me cuida muchísimo, está pendiente de mí siempre, me sorprende todo los días con algo nuevo, un poema, un café, un regalo una nota, siempre pasa por mi trabajo y me pregunta: Te Puedo robar?” , la comunicación en social media (Facebook/ Snapchat) es frecuente, cada hora, sentimos no podemos vivir sin uno del otro así que mantenemos en contacto frecuente, con snaps de lo que hacemos de done estamos, y mensajes en FB de lo que sentimos y que tan fuerte lo sentimos por el otro y cuanto extrañamos vernos, nos vemos casi todos los días y noches.
Ella muchas veces lo repite que me AMA, yo también la AMO, lo que siento por ella es muy fuerte, siempre hablamos de nuestro pasado, ella le interesa siempre saber todo de mí, de mi pasado, mis historias, ella disfruta mucho de mis historias, de mi compañía, de mis abrazos, su deseo siempre ese dormir entre mis brazos y sentirse protegida.
Desafortunadamente últimamente las cosas han cambiado, ella está muy estresada con trabajo y mucho más trabajo en la universidad, yo siempre le he ayudado mucho en todo esto, algo que ella adora de mí, también yo escuchaba todas sus frustraciones y problemas y le ayudaba en esto y le daba consejo, pero ahora se rehúsa a dejarme ayudarla, se rehúsa a decirme sus problemas, dice que yo tengo muchas cosas y ella se siente mal dándome más problemas, desde hace 3 semanas las cosas han cambiado radicalmente, ya no tenemos sexo, ya no hay besos, solo un abrazo es nuestro saludo, ella dice que está muy estresada y no puede mantener las cosas como antes y me ha dicho que todo está bien y que solo espera terminar este mes para que todo se calme así poder ser la misma persona que era conmigo antes, ella dice se siente mal no poder dedicarme el tiempo como antes lo hacía, pero también me dice que tiene muchas cosas en la cabeza y cosas que resolver pero no me las quiere decir pues no me quiere molestar con sus líos.
Ayer me dijo que juraba me amaba y se siente muy mal no poder ser la misma ya que tiene muchas cosas en la cabeza y que espera cuando todo su trabajo y estudios se calme volver a ser la misma.
Me pregunto, si antes en los 7 meses era el mismo estrés y trabajo ¿Por qué en ese momento no se sentía mal contándome sus problemas? Por que ahora si? Que ha cambiado en ella? Ella jura me AMA y no hay nadie más en su vida, solo yo, pero siento algo esta pasando y no sé qué es, le he preguntado si quiere dejemos todo y nos separemos, pero no quiere, ella me dice que me necesita a su lado.
Puede alguien decirme, que le está pasando?


Estimado amigo, la experiencia del enamoramiento moviliza, en muchos casos, un anhelo de relación tan grande, que si se pudieran fundirse el uno en el otro, lo harían. De alguna manera, algo de esto se da, cuando, como me cuenta, a cada instante estaban en contacto, por cualquier vía, casi minuto a minuto. 

Noto que al referirte a esto, en el relato, hablas en presente, como si se siguiera dando así. Sin embargo, la consulta es sobre el por qué ya no es así…

Esta intensidad del enamoramiento puede generar, en algún momento, sentimientos muy fuertes de necesidad de “reencontrarse” uno mismo, de tener su propio espacio; se puede llegar a sentir hasta que la relación asfixia y necesitamos aire…

El primer capítulo de la relación, por ser demasiado ideal, puede no tolerar el pasaje a un segundo momento de la relación, menos pasional, con mayor individualización, con una recomposición como sujetos. Si hay verdadera valoración y madurez en la elección, empieza a funcionar la capacidad para la frustración, la tolerancia a la espera y demás componentes de una relación de amor maduro, a veces es cuando recién conocemos a la otra persona.

Esto tiene un lado muy importante en la configuración de la pareja, ya que siendo los dos más diferenciados, los lazos exacerbados de la dependencia y el anhelo ideal de fusionarse empieza a pesar menos y pueden reconocerse mejor en la realidad de lo que cada uno es y puede aportar –o no- al otro.

Sugiero que, si se atenúa tu afán de poseerla es posible que ella viva con menos estrés la relación entre ustedes y ceda algún reflejo exagerado de distancia en su momento actual. “Si quieres realmente que esté a tu lado, déjala ir”, dice un pensamiento al respecto. No hay que olvidar que el amor no tiene ataduras. Si aparecen, nuestra necesidad exagerada de apego tendrá que ser domeñada, porque se convierte en un problema. Perdemos nosotros mismos nuestra libertad, aparecen los fantasmas de la infancia, el temor al desamparo. Paciencia. Creo que es una relación que recién se está definiendo y necesita tiempo para encontrar un equilibrio que garantice su viabilidad. 


2017 05 23 ¿Temor al compromiso o temor al castigo?

Buenos días. Mi consulta es la siguiente: Un amigo mio y yo os vemos muy poco, y las pocas veces que nos vemos él coquetea mucho conmigo. Él problema es que una vez que nos separamos él me rechaza y me promete que no volverá a suceder. Esta situación de ha ocurrido ya en varias ocasiones y ha llegado a un punto tal que no sé como interpretar su actitud. ¿Por qué me lanza la caña, si luego cuando se la recojo y surge lo que tenga que surgir, me rechaza y me dice que fue un error?


Estimada(o) amiga(o):

Me parece bastante posible hacer una lectura de su parte: “esta persona, que hace siempre lo mismo, tiene sentimientos contradictorios”. De esto, surgen dos vertientes: una, es entender cuál es el conflicto de él; y, la otra, es por qué juega usted el juego de ser seducido (pescado) para luego encontrarse con una suerte de culpa o arrepentimiento, que deriva en distanciamiento temporal.

Me parece que es un juego del que los dos participan y, como no sabemos más sobre los motivos de su amigo (puede ser que tenga miedo al compromiso, a convertirse en “el pescado”, que tienda a culparse porque siente que está mal lo que hace, que existan problemas emocionales infantiles no resueltos, etc.), resulta más conveniente fijarnos más en usted, en sus propias motivaciones para participar en este juego particular de seducción… 

¿Está usted repitiendo algo que forma parte de su experiencia pasada? Por ejemplo, en relación a la presencia y ausencia en sus relaciones tempranas... ¿la mamá que está, pero que es inconstante e incierta en su relación con usted…? ¿O una oculta atracción incestuosa hace que la culpa aparezca y se de el apartamiento de lo actuado-prohibido. 

En todo caso, tiende usted a jugar un rol pasivo, “el me lanza la caña”. Creo que, a estas alturas del partido, conviene que usted ocupe un lugar más activo en el juego para que no continúe este sentimiento de incertidumbre. Es así como es.  Jugamos a que somos y no somos… Otra posibilidad de ser activo(a) en esta situación, es definir si es o no un juego que quiere jugar.

En la vida nos enfrentaremos alguna vez con el reto de ser nosotros mismos los que decidimos lo que queremos y lo que somos. Eso conlleva renuncias, a veces penosas pero necesarias. Hay que asumirlas si es que es el sentido que queremos darle a nuestras vidas. En la capacidad para la renuncia encontramos el camino a la libertad y a la plenitud. Obviamente, ayuda también el hacer, lo que hagamos con conciencia de lo que implica, así, no nos sentiremos víctimas de nadie, solo dueños de nuestras propias decisiones.
Por cierto, importa saber qué es lo que pasa en el otro, eventualmente la comprensión permite una mayor estabilidad en la relación, por lo menos, el problema del otro quizás no me cause la misma perturbación que si lo ignoro y solo lo actúo, entrampándome en un rol (como en este caso, de víctima) sin muchas posibilidades de influir en un sentido positivo para el otro y para mí.


2017 05 23 “A veces tú, a veces yo…”

Ante todo gracias, mi problema es que conocí una mujer que por circustancias sufre depresion contantes por abusos en su infacia. Tengo 38 y ella 37, cuando nos conocimos, empezo a mejorar pero cn el paso de ls meses fue empeorando hasta el punto de sufrir una esquizofrenia a ls 10 meses. Acudi a un psiquiatra porque me importaba pero al final decidio de poner fin a la relación.Ella siguio acudiendo al médico el cual le recomendaba que se alejase de mi. Pase 2 mese de puro sufrimiento y me ahogaba en mis lágrimas hasta que heche valor y fui hablar con ella.Era una veleta, ahora si al dia siguiente que no, en fin volvimos pero seguia con sus inseguridades a pesar de mi apoyo y la medicación. Dias buenos y dias q q se llevaba todo el dia llorando. Escuchaba a muchas personas incluido la madre, la cual decian q me abandonase, no tenia futuro conmigo por oidas ( convivenvia de mi exmujer y maltrato, la cual me denunció saliendo absuelto). La semana pasada volvio a dejarme y al dia siguiente hablamos y se arregló, hadta que a la siguiente semana me ha vuelto a dejar sin explicación ni dar la cara. Como enamorado de ella fui a hablar cn ella pero no me abrió la puerta y por la cual me dijo que no emtendia yo de ya hayamos terminado. Hoy en dia stoy destrozado y con depresión, no tengo ganas de nada y esta inseguridad de q si va a volver o es para siempre. Gracias por su atención


Las cosas que surgen en nuestras relaciones de pareja suelen mostrar nuestras fragilidades y problemas. Muchas veces la elección de pareja tiene que ver con problemas propios. Por ejemplo, si es depresiva, es muy posible que en nosotros haya alguna historia al respecto; si es inestable, puede ser que encaje con relaciones infantiles en donde tuvimos inestabilidad emocional y falta de seguridad en el afecto de nuestros padres, en particular de nuestra madre.

En otras palabras, en la vida de pareja solemos reflejar nuestra historia emocional, tendemos a repetirla si no hemos resuelto nuestros problemas de origen. Usted ya tiene un fracaso matrimonial previo y está eligiendo una persona con problemas emocionales, todo lo cual genera sufrimiento e incertidumbre. Tiene que tomar esto como una señal de que necesita ayuda, necesita comprender el porqué está pasando lo que le pasa, porqué fracasa en el amor, qué cosas siguen funcionando en usted que representan el propio maltrato vivido, las propias carencias que lo predisponen a sentir lo que siente.

Es evidente que está intentando, sin éxito rehacer su vida de pareja, pero escapa a su voluntad encontrar el camino de la estabilidad y la confianza en la pareja. Tiene que acudir a un psicoterapeuta que lo ayude a encontrarse a sí mismo, a quererse, a conocerse mejor y discernir de manera adecuada qué es lo que lo afecta, qué es lo que busca y cómo manejar los sus afectos y decisiones. De otra manera, lo más probable es que siga repitiendo lo que usted relata. Sigue tropezando con la misma piedra y eso es porque no está aprendiendo las lecciones que le ofrece la vida, no está creciendo, no está madurando, está actuando por impulso, a merced de necesidades que no son precisamente saludables y que le garantizan el sufrimiento antes que la felicidad.

Deje de pensar que a quien tiene que ayudar es a esta pareja, lo que tiene que hacer es ayudarse a sí mismo…

2017 05 22 Tener “buen sexo”

Buenas tardes tengo 43 años mi esposa 48 tenemos 26 años juntos nuestro sexo siempre es muy mal porque ella es muy conservadora y tímida he comprado vibradores extensiones para penes y muchas cosas más y ella se pone muy molesta estoy tan ansioso de un buen sexo que le propuse hacer un trió y casi me corre de la casa no se qué hacer siempre la he respetado no quisiera acostarme con otra mujer pero quiero tener buen sexo

Amigo, habrá que entender mejor qué significa para usted “buen sexo”. Creo que parte de nuestro arte como varones es contribuir a que nuestras mujeres superen su timidez, saber estimularlas, seducirlas, con ternura y amor, conocer con ella los vericuetos de sus sensaciones, despertar sus sentidos a la vez que nos acercamos a su persona con tacto, con respeto, transmitiendo calma y paciencia en vez de ponernos impacientes y hacerle reproches.

El “buen sexo” no requiere de artefactos o, en todo caso, estos pueden surgir del  natural deseo compartido.  De no ser así, estamos en una actitud de forzamiento y de tratar de someter a la pareja antes que desarrollar juntos un entendimiento mutuamente satisfactorio. Es lo que un machista cualquiera haría. Tener buen sexo es la extensión de un buen encuentro con la pareja. Después de 26 años juntos, ya deberían conocerse bien.

De repente hay otras causas, si al comienzo de la relación el sexo era “bueno” y satisfactorio para ambos. Es posible que el casarse y tener hijos haya revuelto el sentido de los afectos y a veces predomine más el vínculo con los hijos que el deseo por el marido. También hace su parte el temor, si existe, de volver a embarazarse, en cuyo caso, hay que reconquistar los espacios perdidos, hacerse de espacios fuera de casa, estar solos, crear climas y variables, salir a comer o bailar, compartir espacios con amigos etc.... todo menos tratar de forzar las cosas a la bruta…

El sexo, mi amigo, es de a dos, y requiere de un buen entendimiento, que no hayan resentimientos guardados ni maltratos verbales, menos aún físicos.  Es importante que su mujer se sienta valorada, pero nada de “pasaditas de mano”.  Tiene que ser sincero, auténtico.

Si, en última instancia, la cosa no funciona, consulten con un profesional… No se agoten forzando intentos que no funcionan. 

2017 05 22 Castración psicológica

Buenos dias.
Soy un hombre maduro, de 52 años. Sin llegar nunca a saber cuando empecé pues sería muy niño, tuve el problema de la masturbación. En la adolescencia fui a peor (todos los días varias veces) sin poder pedir ayuda por vergüenza y sin saber las implicaciones negativas para la salud. Se que la ansiedad por tener un padre violento de palabra me afectaba. Ahora lo tengo superado pero las consecuencias de ser un inutil sexualmente (impotente) lo llevo encima además del daño psicológico que ser incapaz de tener amistades sobre todo femeninas. Mi pregunta es si pudiera ser que la causa que me masturbara desde muy niño fuera por haber recibido malos tratos físicos o no tiene nada que ver. Y si cree que un hombre impotente es menos hombre por no tener sexo y si alguna mujer pudiera estar interesada al conocer a un hombre que no le daría sexo.
Gracias.

Estimado, esta es una consulta que debió hacer hace mucho tiempo. Aunque, nunca es tarde!. Si bien se llama un hombre maduro, creo que una de las cosas que le falta es madurar.  Es como que se ha quedado pegado al trauma infantil y le cuesta asumir su lugar como adulto, luchar por recuperar su pene, sentir que lo puede compartir con una mujer… Infiero que aún se masturtba; si no es así, ¿tiene erecciones? Entonces, el tema es que las mujeres le causan algún temor y no puede ni acercarse a ellas.

En la mente de un niño sensible es frecuente asociar el castigo paterno con una prohibición sexual. Por otro lado, si bien es cierto que la ansiedad puede ser uno de los móviles de la masturbación compulsiva, caray, que se manda usted con fuerza, "tres veces al día”. Entonces, también es posible, más bien, que usted tenga una eroticidad temprana y créame, no se agota. 

En Medicina, el principio fisiológico es más bien al contrario: órgano que no se usa, se atrofia… y usted lo mantuvo en intenso ejercicio.  Pues, no deje de hacerlo, aunque sea masturbándose. 

El gran problema es su temor a acercarse a la mujer y tener sexo como corresponde. El miedo hace perder la erección con frecuencia. Entonces, busque ayuda; un sexólogo o un urólogo  lo pueden orientar, pero, me parece que le vendría bien una psicoterapia, para revisar bien los entreveros de su mundo inconsciente… Haga esas dos cosas; resuelva su ansiedad, sus temores… Se puede. Propóngase lograr ese objetivo y dése el gusto del mundo.  Suena resignado eso de que una mujer lo acepte sin sexo…

Eso puede perfectamente superarlo.